Exi­gen­cia de dig­ni­dad

Periódico AM Express Norte - - OPINIÓN -

Do­ña Jo­don­cia fue a vi­si­tar a su hi­ja ca­sa­da. El yerno le pre­gun­tó: “¿Va a me­ter­se en la ti­na de ba­ño, sue­gra?”. A la se­ño­ra le sor­pren­dió la pre­gun­ta: “¿Me­ter­me en la ti­na de ba­ño? -pre­gun­tó ex­tra­ña­da-. ¿Por qué?”. Res­pon­dió el yerno: “Co­mo se me­te en to­do”... Don As­ta­sio lle­gó a su ca­sa, y co­mo de cos­tum­bre, ha­lló a Fa­ci­li­sa, su mu­jer, en brazos y to­do lo de­más de un in­di­vi­duo. Echó mano a la li­bre­ta don­de te­nía ano­ta­das pa­la­bras de gran pe­so pa­ra de­cir­las en oca­sio­nes se­me­jan­tes, y pro­ce­dió a de­nos­tar a la pe­ca­triz en los si­guien­tes tér­mi­nos: “¡Ma­tu­rran­ga! ¡Co­cho­ne­ra! ¡Mu­jer de ra­me­ría!”. El fu­lano apro­ve­chó la lec­tu­ra pa­ra ves­tir­se y sa­lir de la ha­bi­ta­ción. “Eres muy in­jus­to, As­ta­sio -pro­tes­tó con tono las­ti­me­ro la mu­jer-. To­do me lo di­ces a mí. ¿Por qué no le di­jis­te na­da a él?”... Ce­li­be­ria Sin­va­rón, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra, le di­jo a su ami­ga Hi­me­nia Ca­ma­fría, cé­li­be tam­bién: “Su­pe que an­das de no­via con un ne­gro”. “Sí -res­pon­dió la se­ño­ri­ta Hi­me­nia-. Es­toy har­ta de pa­sar­me las no­ches en blan­co”... En la fies­ta le di­jo un in­vi­ta­do a otro: “Mi­re qué mu­jer tan fea aqué­lla. Ni por di­ne­ro me la so­pla­ría”. “¡Oi­ga us­ted! -pro­tes­tó el otro-. ¡Es mi es­po­sa!”. “Per­do­ne, ca­ba­lle­ro -se dis­cul­pó el in­di­vi­duo-. En­ton­ces sí me la so­plo. Es más: de gra­tis”... Si fue­ra yo fa­bu­lis­ta -de­tes­ta­ble pro­fe­sió­nes­cri­bi­ría un apó­lo­go se­gún el cual un hom­bre va a caer al fon­do de un ba­rran­co, pe­ro al­can­za a asir­se de las ra­mas de un ar­bus­to, y eso de­tie­ne su caí­da. El ar­bus­to no es una her­mo­sa plan­ta: sus ra­mas des­car­na­das es­tán se­cas; sus es­ca­sas ho­jas son de os­cu­ro co­lor y hue­len mal; hay en él es­pi­nas pun­za­do­ras. Pe­ro el hom­bre si­gue asi­do a él. No di­ce: “Qué feo ar­bus­to es és­te! ¿Có­mo no ha­bía aquí un her­mo­so ar­bo­li­to pa­ra asir­me de él, o un pre­cio­so ra­mo de flo­res, re­sis­ten­te? Pre­fie­ro sol­tar­me y caer al fon­do del abis­mo an­tes que sal­var­me gra­cias a es­ta plan­ta de as­pec­to tan des­agra­da­ble”. En esa si­tua­ción nos en­con­tra­mos los me­xi­ca­nos: pa­re­ce que es­ta­mos a pun­to de caer a un pre­ci­pi­cio, ago­bia­dos por pro­ble­mas de to­do or­den -el más re­cien­te y más ame­na­zan­te se lla­ma Do­nald Trump-, y pa­ra asir­nos de al­go con­ta­mos só­lo con ins­ti­tu­cio­nes lle­nas de de­fec­tos. No po­de­mos re­nun­ciar a ellas, pues eso sig­ni­fi­ca la caí­da. La mo­ra­le­ja es que de­be­mos con­fiar en no­so­tros mis­mos; no caer en el te­mor; bus­car otros asi­de­ros que no sean el de la de­pen­den­cia ab­so­lu­ta del ve­cino del nor­te y pre­pa­rar­nos pa­ra en­fren­tar las ame­na­zas que Trump ha he­cho con­tra Mé­xi­co y con­tra los me­xi­ca­nos. En es­te con­tex­to los par­ti­dos po­lí­ti­cos ten­drán un pa­pel muy im­por­tan­te. Les co­rres­pon­de la ta­rea de man­te­ner la uni­dad de la na­ción fren­te a los gra­ves ries­gos que en­tra­ña la lle­ga­da de ese in­di­vi­duo a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. Si no for­man un fren­te co­mún pa­ra re­sis­tir las ac­cio­nes que even­tual­men­te en­de­re­ce Trump con­tra no­so­tros, Mé­xi­co no po­drá ha­cer­les fren­te con dig­ni­dad y fuer­za. Mé­xi­co no es una re­pu­bli­qui­ta ba­na­ne­ra. Con to­dos nues­tros pro­ble­mas so­mos una na­ción fuer­te due­ña de una lar­ga historia y de gran­des riz­que­zas de to­do or­den. Na­die de­be hu­mi­llar­nos ni de­ni­grar a nues­tra pa­tria. Es­to no es pa­trio­te­ría ni na­cio­na­lis­mo cha­ba­cano. Tam­po­co es un “¡Vi­va Mé­xi­co, ca­bro­nes!”. Es exi­gen­cia de dig­ni­dad fren­te a un hom­bre ig­no­ran­te y pre­po­ten­te que por cau­sa de los ho­yos ne­gros que tie­ne la de­mo­cra­cia lle­gó al pues­to de má­xi­ma res­pon­da­bi­li­dad del País más poderoso del mun­do. Ante un in­di­vi­duo así Mé­xi­co no de­be in­cli­nar­se . Di­cho lo an­te­rior ¿qué más pue­do de­cir? Na­da. Cum­pli­do, pues, mi de­ber de orien­tar a la Re­pú­bli­ca me ale­jo ca­mi­nan­do con la pres­tan­cia de quien ha rea­li­za­do su la­bor... FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.