¿Qué ha­ré en el 17?

Periódico AM Express Norte - - OPINION - EN­RI­QUE GÓ­MEZ OROZCO

Esa es la pre­gun­ta que to­dos nos ha­ce­mos hoy an­te la ad­ver­si dad, an­te las di­fi­cul­ta­des de una eco­no­mía que nos aprie­ta a to­dos. Tan so­lo ver la fo­to­gra­fía de Do­nald Trump en los me­dios nos cau­sa náu­seas. Ver la in­creí­ble in­sen­si­bi­li­dad del Go­bierno me­xi­cano an­te las me­di­das dra­co­nia­nas, nos cau­sa desa­so­sie­go.

El pe­li­gro más gran­de no es la ca­res­tía ni la in­fla­ción que pro­vo­ca­rá; tam­po­co se­rá el as­cen­so de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ni la inep­ti­tud del PRI y el PAN pa­ra plan­tear so­lu­cio­nes. El pe­li­gro es la pér­di­da de la paz so­cial.

Pe­ro, ¿qué po­de­mos ha­cer en lo per­so­nal pa­ra en­fren­tar el año?

Siem­pre re­cu­rro al sabio con­se­jo de José Ortega y Gas­set, “Tú eres tú y tu cir­cuns­tan­cia y si no la sal­vas, no te sal­vas tú”. La su­ma de cir­cuns­tan­cias per­so­na­les es el mo­sai­co de nues­tra reali­dad. La ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos re­sol­ve­mos nues­tra reali­dad con es­fuer­zo, sa­cri­fi­cio y en­fren­ta­mos lo que ven­ga. No hay de otra.

Pe­ro las cir­cuns­tan­cias se pue­den sal­var con op­ti­mis­mo, amor al tra­ba­jo y de­di­ca­ción. Los pro­pó­si­tos de año nue­vo sir­ven siem­pre pa­ra es­cri­bir una lis­ta pe­que­ña de me­tas. No se ne­ce­si­tan mu­chas sino las esen­cia­les. Las pri­me­ras son las de la fa­mi­lia y los ami­gos, la si­guien­tes son las del tra­ba­jo y las ter­ce­ras son de la lu­cha por el cre­ci­mien­to per­so­nal. El es­fuer­zo por am­pliar los ho­ri­zon­tes.

Du­ran­te la cri­sis más gra­ve que su­fri­mos, en el 95, en­con­tré mu­chos afi­ches mo­ti­va­cio­na­les. Re­cuer­do “El vien­to en con­tra ayu­da a ele­var­nos”, “El rit­mo de avan­ce lo es­ta­ble­ce el lí­der” y otros que se fue­ron per­dien­do a lo lar­go de los años.

Hay quien no cree en los li­bros y los tra­ta­dos de mo­ti­va­ción, en las lec­tu­ras de au­to­ayu­da. Pe­ro re­cuer­do un li­bro ma­ra­vi­llo­so de Da­le Car­ne­gie so­bre có­mo su­pe­rar las preo­cu­pa­cio­nes, tal vez uno de los li­bros más ven­di­dos en la his­to­ria. Lue­go re­cuer­do una de las gran­des lec­cio­nes de Ro­ber­to Suá­rez Nie­to, cuan­do me ayu­da­ba a po­ner en pie es­te pe­rió­di­co ha­ce 37 años: “Si tu pro­ble­ma tie­ne so­lu­ción, de qué te preo­cu­pas y si no la tie­ne, tam­bién”. Se pien­sa que la sa­bi­du­ría de al­gu­nas ora­cio­nes so­lo apli­ca a quie­nes creen en los dog­mas al pie de la le­tra, pe­ro hay al­gu­nas que son uni­ver­sa­les y nos ayu­dan a en­fren­tar la vi­da. Una ma­ra­vi­llo­sa es la ora­ción de la se­re­ni­dad.

DIOS, con­cé­de­me la se­re­ni­dad de acep­tar las co­sas que no pue­do cam­biar, VA­LOR pa­ra cam­biar aque­llas que pue­do Y SA­BI­DU­RÍA pa­ra re­co­no­cer la di­fe­ren­cia, HÁ­GA­SE tu vo­lun­tad y no la mía. Amén.

Si al­guien es agnóstico o só­lo cree en una fuer­za su­pe­rior co­mo lo ha­cen los Alcohólicos Anó­ni­mos pue­de usar es­ta ora­ción pa­ra serenar el es­pí­ri­tu. Sa­be­mos que ob­te­ner se­re­ni­dad re­quie­re sa­bi­du­ría y pa­ra te­ner sa­bi­du­ría se ne­ce­si­ta humildad y pa­ra te­ner humildad se re­quie­re re­co­no­cer que la vi­da y el des­tino no nos per­te­ne­cen del to­do.

Lo sor­pren­den­te es que po­de­mos cam­biar mu­cho más co­sas de las que ima­gi­na­mos y con pa­cien­cia po­de­mos trans­for­mar nues­tra cir­cuns­tan­cia al ca­bo del tiem­po. Lo más que pue­de ob­te­ner­se en el 2017 es se­re­ni­dad en el es­pí­ri­tu, pa­sión en el tra­ba­jo y pro­fun­di­dad en el amor. Ca­da quien pue­de es­ta­ble­cer sus pro­pó­si­tos con es­tos tres ejes.

SI AL­GUIEN ES AGNÓSTICO O SÓ­LO CREE EN UNA FUER­ZA SU­PE­RIOR CO­MO LO HA­CEN LOS ALCOHÓLICOS ANÓ­NI­MOS PUE­DE USAR ES­TA ORA­CIÓN PA­RA SERENAR EL ES­PÍ­RI­TU. SA­BE­MOS QUE OB­TE­NER SE­RE­NI­DAD RE­QUIE­RE SA­BI­DU­RÍA Y PA­RA TE­NER SA­BI­DU­RÍA SE NE­CE­SI­TA HUMILDAD Y PA­RA TE­NER HUMILDAD SE RE­QUIE­RE RE­CO­NO­CER QUE LA VI­DA Y EL DES­TINO NO NOS PER­TE­NE­CEN DEL TO­DO EN­RI­QUE GÓ­MEZ OROZCO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.