Pa­ta de pe­rro

Periódico AM Express Norte - - OPINION - CATÓN

Tu­ve un que­ri­do ami­go a quien nun­ca vi y con quien ja­más ha­blé. Mi amis­tad con él du­ró más de 30 años, pe­ro la vi­da no nos de­jó en­con­trar­nos, y el tra­to en­tre no­so­tros fue por te­lé­fono o por car­ta. Ha­blo del pa­dre Joaquín An­to­nio Pe­ña­lo­sa, his­to­ria­dor y li­te­ra­to po­to­sino. Cuan­do su­pe que ha­bía en­fer­ma­do gra­ve­men­te lo lla­mé pa­ra ex­pre­sar­le mi so­li­da­ri­dad. Se­reno, me di­jo que lo úni­co que la­men­ta­ba en ese tran­ce era que no se fa­bri­ca­ran ataú­des don­de se pu­die­ra es­tar de ro­di­llas. “Por­que has­ta muer­to -aña­dió­qui­sie­ra es­tar arro­di­lla­do dan­do gra­cias a Dios por to­do lo que me dio en la vi­da”. Lo mis­mo di­go: nue­ve vi­das po­dría yo te­ner, co­mo los ga­tos, y to­das nue­ve no me al­can­za­rían pa­ra agra­de­cer los in­con­ta­bles do­nes que de la vi­da (es de­cir de Dios) o de Dios (es de­cir de la vi­da) he re­ci­bi­do. En­tre esos bie­nes uno de los ma­yo­res es el de an­dar la le­gua. Com­par­to la ven­tu­ra de to­dos los ju­gla­res que en es­te mun­do han si­do, des­de mi­cer Ber­ceo, que re­ci­ta­ba ver­sos pa­ra ga­nar­se un va­so de buen vino y po­der yo­gar con fem­bra pla­cen­te­ra, has­ta el ir­lan­dés Wal­ter Star­kie, con cu­ya guía hi­ce el ca­mino de San­tia­go. To­ca­ba él en su vio­lín vie­jas ba­la­das de Éi­re y lue­go pa­sa­ba el som­bre­ro en­tre la gen­te. Así via­jó años por Eu­ro­pa, y es­cri­bió lue­go ma­ra­vi­llo­sos li­bros que acom­pa­ña­ron mi ju­ven­tud aven­tu­re­ra. Dí­gan­me us­te­des, que­ri­dos cua­tro lec­to­res con los que em­pie­zo el año: de no ser yo pa­ta de pe­rro, ¿ha­bría oí­do ha­blar de don Je­sús Val­dez, co­no­ci­do me­jor co­mo Don Chu -así, sin la ye-, ori­gi­na­rio y ve­cino de Huá­sa­bas, fa­mo­so pue­blo de la sie­rra de So­no­ra? Es­te se­ñor don Chu era po­lí­ti­co en los tiem­pos del PRI; esos tiem­pos que, di­cen unos, ya van a ter­mi­nar; esos tiem­pos que, di­cen otros, du­ra­rán eter­na­men­te. Don Chu fue al­cal­de priís­ta de su so­lar na­ti­vo. Cuan­do an­da­ba en cam­pa­ña or­ga­ni­zó un mi­tin, y su com­pa­dre más com­pa­dre no asis­tió a la reunión. El au­sen­te bus­có des­pués al can­di­da­to pa­ra dis­cul­par­se. Le di­jo, mag­ná­ni­mo, don Chu: “No se mor­ti­fi­que us­té, com­pa­dre. Me so­bró bu­rra­da”. En la mis­ma cam­pa­ña las fuer­zas vi­vas de Huá­sa­bas le ofre­cie­ron a don Chu un al­muer­zo. Las vian­das las pre­pa­ró un ja­mai­con­ci­to. Así, “ja­mai­co­nes”, son lla­ma­dos los gays en la sie­rra so­no­ren­se. Mo­do­so, con ati­pla­da voz, le in­for­mó el me­nú al vi­si­tan­te a fin de que es­co­gie­ra vian­da. Le di­jo: “Hay me­nu­do, ca­be­za, ta­ma­les, hue­vos, en­chi­la­das, ta­cos, tos­ta­das, que­sa­di­llas y fri­jo­les”. Con­tes­tó don Chu aco­mo­dán­do­se en la si­lla al tiem­po que se des­abro­cha­ba el cin­tu­rón pa­ra que no le re­du­je­ra la ca­pa­ci­dad ven­tral: “Sír­ve­me de to­do, y en ese or­den”. Don Chu fue elec­to al­cal­de. El pri­mer día de su ges­tión -un pri­me­ro de ene­ro- su com­pa­dre, aquel que fal­tó al mi­tin, fue a sa­lu­dar­lo. Lle­gó cu­bier­to con el tra­di­cio­nal som­bre­ro de fiel­tro y ala an­cha que los cam­pe­si­nos adi­ne­ra­dos de So­no­ra usan en oca­sio­nes es­pe­cia­les. “Des­cú­bra­se us­té, com­pa­dre” -le or­de­nó don Chu aun an­tes de sa­lu­dar­lo. Con­fu­so, atu­rru­lla­do, el com­pa­dre se qui­tó el som­bre­ro. Aña­dió el fla­man­te mu­ní­ci­pe pa­ra jus­ti­fi­car la or­den: “Si no se des­cu­bre por su com­pa­dre y por su em­bes­ti­du­ra há­ga­lo por esa reata en­ce­ra­da que ten­go atrás de mí”. La “reata en­ce­ra­da” a que don Chu se re­fe­ría era don Be­ni­to Juá­rez, cu­yo hie­rá­ti­co re­tra­to pre­si­día en aque­llos años to­das las ofi­ci­nas pú­bli­cas... Dí­gan­me mis cua­tro lec­to­res: si no an­du­vie­ra yo en la le­gua, ¿lle­ga­ría a te­ner no­ti­cia de gen­te co­mo don Chu? Pa­ra el buen ca­mi­nan­te lo me­jor del ca­mino es el ca­mino mis­mo. La po­sa­da es lo de me­nos. En la mis­ma for­ma lo me­jor de la vi­da, pa­ra el que sa­be vi­vir, es la vi­da mis­ma. La muer­te es lo de me­nos... FIN.

DÍ­GAN­ME US­TE­DES, QUE­RI­DOS CUA­TRO LEC­TO­RES CON LOS QUE EM­PIE­ZO EL AÑO: DE NO SER YO PA­TA DE PE­RRO, ¿HA­BRÍA OÍ­DO HA­BLAR DE DON JE­SÚS VAL­DEZ, CO­NO­CI­DO ME­JOR CO­MO DON CHU -ASÍ, SIN LA YE-, ORI­GI­NA­RIO Y VE­CINO DE HUÁ­SA­BAS, FA­MO­SO PUE­BLO DE LA SIE­RRA DE SO­NO­RA? CATÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.