Trump ter­mi­nó obli­gan­do a cum­plir la ley

Periódico AM (León) - - AM2 - Luis Cár­de­nas “De­tes­to a las víc­ti­mas que res­pe­tan a sus ver­du­gos”. @Lui­sCar­de­na­sMX

Ló­pez Obra­dor pro­me­tió que don­de co­me uno co­men mi­llo­nes, qui­zá ins­pi­ra­do en la mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes por Je­su­cris­to, qui­zá ins­pi­ra­do por el pue­blo acla­ma­dor, y bueno, siem­pre bueno, que lo ro­dea to­do el tiem­po y que lo ha vuel­to in­di­fe­ren­te pa­ra es­cu­char cual­quier otra co­sa que no ven­ga de él.

Co­mo sea, exis­ten los que ven­den sue­ños y exis­ten los que tra­ba­jan reali­da­des, el te­ma mi­gra­to­rio le ha es­ta­lla­do en la ca­ra al Es­ta­do me­xi­cano y no es una co­sa nue­va, des­de el año pa­sa­do so­bra­ban las vo­ces que ad­ver­tían de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en cier­nes, pe­ro el go­bierno, tan­to el an­te­rior co­mo el nue­vo, in­sis­tía en que la pren­sa exa­ge­ra­ba y que la pro­ble­má­ti­ca se re­du­cía a unos cuán­tos mi­les de per­so­nas.

Has­ta que el pre­si­den­te Trump, en su odio­so es­ti­lo na­ti­vis­ta, con su gro­se­ra y par­ti­cu­lar for­ma de pre­sio­nar dio un gol­pe so­bre la me­sa. Con la ame­na­za aran­ce­la­ria a nues­tro país fue que el Es­ta­do Me­xi­cano reac­cio­nó a un pro­ble­ma que lle­va­ba, al me­nos, unos diez años sin aten­ción al­gu­na.

Des­de 2010, con la pri­me­ra ma­sa­cre de San Fer­nan­do, con los 72 mi­gran­tes ha­lla­dos en fo­sas clan­des­ti­nas, ha­bía un evi­den­te fo­co ro­jo, pe­ro no pa­só na­da, lue­go vi­nie­ron otras ma­sa­cres, de­ce­nas de de­nun­cias que se acu­mu­la­ron en to­dos los sen­ti­dos con­tra los agen­tes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción, acu­sa­dos des­de tor­tu­ras y ve­ja­cio­nes se­xua­les has­ta la fran­ca ven­ta de se­res hu­ma­nos a los cár­te­les más pe­li­gro­sos de Mé­xi­co, prin­ci­pal­men­te Los Ze­tas. En la cru­da pe­lí­cu­la La vi­da pre­coz y bre­ve

de Sa­bi­na Ri­vas Abraham Za­blu­dovsky ape­nas tra­za­ba un le­ví­si­mo es­bo­zo del pro­ble­ma, de­jan­do al es­pec­ta­dor sin alien­to y ba­ña­do en in­dig­na­ción al con­ver­tir­se en tes­ti­go de la hu­mi­lla­ción que su­fre una pe­que­ña por las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas, en­fo­ca­do más en la pro­ble­má­ti­ca de la tra­ta de per­so­nas en la fron­te­ra sur el fil­me da­ta de ¡2012! y la reali­dad, fue­ra de cá­ma­ras e his­to­rias, so­lo ha em­peo­ra­do.

No hay un so­lo ele­men­to, una sola “con­ce­sión” en el acuer­do pac­ta­do con los nor­te­ame­ri­ca­nos, al me­nos de mo­men­to, que obli­gue al país a ha­cer al­go que no es­ta­ba obli­ga­do a ha­cer des­de el prin­ci­pio, in­clui­do, de he­cho, el asi­lo pa­ra so­li­ci­tan­tes de re­fu­gio a los que el país es­ta­ba obli­ga­do a aten­der des­de que los ig­no­ró cuan­do pi­sa­ron nues­tro te­rri­to­rio pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Sue­na mal, es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, va en con­tra del aplau­so fá­cil, pe­ro es una ver­dad: las fron­te­ras tie­nen un pro­pó­si­to, la pro­tec­ción del te­rri­to­rio no res­ta di­plo­ma­cia ni vuel­ve a un país xe­nó­fo­bo, sim­ple­men­te es una obli­ga­ción pri­mor­dial.

Tan jo­di­dos es­ta­mos que ni eso, pro­te­ger nues­tro te­rri­to­rio, se hi­zo bien du­ran­te los úl­ti­mos años.

Horrible, tu­vo que lle­gar un na­ti­vis­ta, xe­nó­fo­bo y qui­zá has­ta en­fer­mo men­tal pa­ra que co­men­zá­ra­mos a tra­ba­jar en los pen­dien­tes.

De co­lo­fón

El mar­tes le con­ta­ré a de­ta­lle que la es­tra­te­gia del go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co ha dis­mi­nui­do los ín­di­ces de vio­len­cia, le adelanto: tie­ne que ver con los nue­vos man­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.