Lo que Ru­bén Agui­lar qui­so (y no qui­so) de­cir

Periódico AM (León) - - AM2 - Gui­ller­mo Cruz Co­men­ta­rios: co­lum­na.per­for­man­[email protected] Twit­ter: @me­mo­crois

Ru­bén Agui­lar fue el vo­ce­ro (en reali­dad el in­tér­pre­te) de Vi­cen­te Fox, cuan­do el aho­ra es­po­so de Mar­ta Saha­gún ocu­pó la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos de 2000 a 2006.

Di­go que fue in­tér­pre­te y no vo­ce­ro, da igual có­mo lo quie­ra ver us­ted, por­que de lo que se en­car­ga­ba Agui­lar, era de ta­par, o más bien, in­ten­tar ta­par, un día sí, y el otro tam­bién, los ba­ches que abría el Fox pre­si­den­te, que ca­da

vez más, di­la­pi­da­ba el ca­ris­ma con el que nos en­ga­ñó a mu­chos.

Si Fox de­cía que el sol era azul, Agui­lar de­cía que lo que Fox ha­bía que­ri­do de­cir era que a Don Vi­cen­te le pa­re­cía que si us­ted usa­ba un ce­lo­fán azul y apun­ta­ba ha­cia el sol, en­ton­ces era pro­ba­ble que el sol pu­die­ra ver­se azul, y así su­ce­si­va­men­te, se­gún la ocu­rren­cia dia­ria.

Co­mo ca­si cual­quier ex­vo­ce­ro pre­si­den­cial, Agui­lar se con­vir­tió en con­sul­tor (el otro ca­mino era ser en­cues­ta­dor, ob­via­men­te, afín a cier­to par­ti­do po­lí­ti­co), pe­ro él de­ci­dió ser con­se­je­ro de po­lí­ti­cos y ade­más co­lum­nis­ta y aca­dé­mi­co, por­que de tan­ta far­sa y men­ti­ra al­go bueno de­be que­dar pa­ra ga­nar­se el asom­bro de los jó­ve­nes en las au­las, da igual si es de los de la Ibe­ro, en San­ta Fe, o de los de la UNAM, en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria: el chis­te es ven­der es­pe­jos.

Y tam­bién es un tui­te­ro “fa­mo­so”, fal­ta­ba más.

Por su­pues­to que cuen­ta con la au­to­ri­dad mo­ral (evi­den­te­men­te por ha­ber si­do el vo­ce­ro de Vi­cen­te Fox, el pri­mer pre­si­den­te de opo­si­ción de es­te país, el del cam­bio, el de la V de la vic­to­ria, el que re­sol­ve­ría el con­flic­to de Chia­pas en 15 mi­nu­tos, el del es­tan­dar­te de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, y el que nos di­jo a los cha­ma­cos y cha­ma­cos, hom­bres y mu­je­res, que iba a aca­bar con las te­po­ca­tas, ví­bo­ras prie­tas y de­más ali­ma­ñas lle­nas de pon­zo­ña de las que es­tá­ba­mos har­tos en el año 2000 −y lo se­gui­mos es­tan­do−).

Pues bien, el pa­sa­do vier­nes por la no­che, Agui­lar, es­cri­bió en Twit­ter que “PE­MEX se re­ser­va por cin­co años la in­for­ma­ción de la tra­ge­dia de Tlahue­lil­pan (Hidalgo). Qué es­con­de?? Des­de ya de­be ser pú­bli­ca”, di­jo en re­fe­ren­cia a la ex­plo­sión ocu­rri­da con la gen­te que ro­ba­ba com­bus­ti­ble y fa­lle­ció tras una ex­plo­sión en un ac­to en el que no in­ter­vino apro­pia­da­men­te el Ejér­ci­to.

La lec­tu­ra del he­cho, me pa­re­ce ati­na­da. ¿Pe­ro vi­nien­do de Agui­lar?

Es co­mo si Mi­guel Ángel Oso­rio Chong, ex­se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, ha­bla­ra aho­ra so­bre có­mo com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad, cuan­do des­de ese pues­to fue me­nos útil que un flo­re­ro.

O co­mo cuan­do el mis­mo Fox ha­bla de la si­tua­ción que en­fren­ta hoy Pe­mex, el mis­mo Pe­mex que en su se­xe­nio go­zó de los pre­cios más al­tos del ba­rril pe­tró­leo en dé­ca­das, pe­ro no su­po có­mo ges­tio­nar los ex­ce­den­tes pe­tro­le­ros, por ejem­plo, y que ter­mi­na­ron de­rro­cha­dos en quién sa­be qué.

O ima­gí­ne­se si le pi­dié­ra­mos a Ru­bén Agui­lar que hi­cie­ra pú­bli­cas las cau­sas REALES de la muer­te de Ra­món Mar­tín Huer­ta, el hom­bre que real­men­te go­ber­nó Gua­na­jua­to mien­tras Fox es­ta­ba de gi­ra pro­se­li­tis­ta ar­man­do su cam­pa­ña pre­si­den­cial.

O que Agui­lar nos di­je­ra lo que se sa­be de lo que ha­cían los hi­jos de Mar­ta Saha­gún (ofi­cial­men­te) por­que to­do mun­do lo sa­be −al me­nos en Gua­na­jua­to−, pe­ro na­die lo di­ce pú­bli­ca­men­te. Le­yen­das ur­ba­nas hay mu­chas, ver­dad só­lo hay una.

Tam­bién de­be­ría ser pú­bli­co si la señora Saha­gún te­nía as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les. ¡Va­mos, Mé­xi­co!, te­ne­mos de­re­cho a sa­ber si pu­di­mos caer más ba­jo que con Pe­ña. ¿No lo cree us­ted?

Otra co­sa que de­be­ría ser pú­bli­ca, es si al­gún ex­vo­ce­ro pre­si­den­cial, co­mo tam­bién se di­ce, ase­so­ró al ex­go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Ja­vier Duar­te, aho­ra pre­so, y cu­ya es­po­sa si­gue in­to­ca­ble en Lon­dres, aun­que ple­na­men­te lo­ca­li­za­da. Eso es lo que se di­ce. De­be­ría­mos co­no­cer la ver­dad o sa­lir de la men­ti­ra.

Pe­ro Ru­bén Agui­lar, sea­mos ho­nes­tos, ya no es un fun­cio­na­rio pú­bli­co, y la po­ca cre­di­bi­li­dad que al­gún día tu­vo, se di­lu­yó cuan­do pa­só de ser un hom­bre de con­vic­cio­nes al in­tér­pre­te de un per­so­na­je ca­ris­má­ti­co que lle­gó a ser pre­si­den­te y no su­po qué ha­cer con ese pa­que­te.

Sin­ce­ra­men­te, pien­so, que lo que Ru­bén Agui­lar quie­re de­cir, es: con­cé­dan­me otra opor­tu­ni­dad.

Y yo pien­so que to­dos nos la me­re­ce­mos, in­clu­so va­rias. Pe­ro tam­bién con­si­de­ro que la cla­ve ra­di­ca en có­mo la bus­que­mos y de qué ma­ne­ra la sus­ten­ta­mos. El tiem­po trans­cu­rre, no re­tro­ce­de, señor de “iz­quier­das”, in­tér­pre­te de un ex­pre­si­den­te de “de­re­cha”…

El au­tor es Di­rec­tor Edi­to­rial de Quin­to Po­der y co­la­bo­ra­dor de am en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.