Sue­ños cum­pli­dos

Periódico AM (León) - - SUPER DEPORTIVO - Ale­jan­dro Blan­co

Hay re­cuer­dos que siem­pre que­da­rán gra­ba­dos en la me­mo­ria de un ni­ño: el au­tó­gra­fo de su fut­bo­lis­ta fa­vo­ri­to, te­ner­lo ca­ra a ca­ra, esa son­ri­sa tras la vic­to­ria o la de­rro­ta y ese sue­ño de que un día po­drías ser ese que fir­ma un ba­lón o po­sa pa­ra una fo­to. Así me ima­gino a Car­los Uriel An­tu­na 10 años atrás, ju­gan­do en una can­cha de tie­rra, so­ñan­do ser pro­fe­sio­nal y al­gún día de­bu­tar con el Tri.

Ese día lle­gó, por­que los sue­ños se al­can­zan y más allá del hat-trick o lo que nos mos­tró en la can­cha, so­bre­sa­le la esen­cia, ese amor pu­ro por

el de­por­te. Y có­mo de­jar de ser ni­ño cuan­do se ano­tan tres go­les con el Tri­co­lor, có­mo sol­tar el ba­lón que be­só las re­des, có­mo de­jar de sen­tir esa ener­gía cuan­do el ba­lón be­sa­ba la red, có­mo no se­guir con la piel chi­ni­ta. Y cui­da­do, que An­tu­na si­gue so­ñan­do; por eso ca­mi­na por to­dos la­dos bien abra­za­do al ba­lón, ba­jan­do del au­to­bús con la pe­lo­ta ba­jo el bra­zo, imá­ge­nes que nos mues­tran esa inocen­cia que to­da­vía vi­ve un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Un fut­bo­lis­ta con el al­ma de ni­ño aún in­tac­ta, el cual —se nos ol­vi­da— jue­ga en el día a día con un hom­bre co­mo Zla­tan. Ini­ció en La Co­mar­ca y fue ad­qui­ri­do por el Man­ches­ter City, pa­ra

An­tu­na aún dis­fru­ta ju­gar y son­ríe con la ver­de

des­pués ser pres­ta­do al Gro­nin­gen ho­lan­dés, has­ta lle­gar a la MLS.

Ya en 2017 ha­bía si­do con­vo­ca­do a la Selección Ma­yor por Juan Car­los Oso­rio, cuan­do aún ju­ga­ba en el vie­jo con­ti­nen­te. El en­tre­na­dor co­lom­biano no es­ta­ba tan equi­vo­ca­do.

Dos años des­pués, en la Li­ga es­ta­dou­ni­den­se, el Ta­ta le pres­tó aten­ción y, por sus mi­nu­tos en el Ga­laxy, se ga­nó un lu­gar.

¡Ojo! Nun­ca es­tu­vo se­gu­ro y la in­cer­ti­dum­bre de sa­ber si se que­da­ba o no con el gru­po fi­nal nun­ca fue un fac­tor de dis­trac­ción o desáni­mo. Se­gu­ra­men­te, pro­duc­to del ba­ga­je men­cio­na­do y —pa­ra mí— lo más im­por­tan­te: se no­ta que, a di­fe­ren­cia de al­gu­nos se­lec­cio­na­dos, aún dis­fru­ta ju­gar y son­ríe al ves­tir­se de ver­de y tie­ne esa mis­ma ilu­sión, que cuan­do te­nía 10 años, por pa­tear un es­fé­ri­co.

Es fá­cil iden­ti­fi­car esa au­ten­ti­ci­dad del amor al jue­go.

Ge­rar­do Mar­tino lo hi­zo y lo te­nía muy cla­ro des­de aquel par­ti­do en Da­llas, cuan­do se le­sio­nó Ed­son Ál­va­rez y dio su lis­ta de­fi­ni­ti­va.

Él sa­bía que el ele­gi­do ha­bía si­do el ori­gi­na­rio de Gómez Pa­la­cio, Du­ran­go. Tam­bién fue cla­ro al man­dar el men­sa­je a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tras los tres go­les y la asis­ten­cia con­tra Cu­ba: ser cui­da­do­sos y no ele­var­lo al pa­raí­so de las si­re­nas, esas que can­tan de in­me­dia­to al triun­fo pa­sa­je­ro.

Me que­do con el con­se­jo que el téc­ni­co ar­gen­tino le dio al jo­ven me­xi­cano: “No veas los pro­gra­mas de­por­ti­vos o re­des so­cia­les”. Y es que, es­ta vo­rá­gi­ne de in­for­ma­ción di­gi­tal de nues­tra épo­ca, se vuel­ve una ola que se lle­va to­do a su pa­so.

De vez en cuan­do, de­be­ría­mos re­cor­dar ese mun­do pu­ro, a la an­ti­gua, ro­mán­ti­co al de­por­te, ese que nun­ca se de­be­ría ol­vi­dar y que por aho­ra, só­lo por aho­ra, pa­re­ce te­ner ta­tua­do Uriel An­tu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.