Post Mag

ENTRE EL CINE Y EL TEATRO

ENTRE BAILES Y PARAÍSOS

- POR ROCÍO RIVERA FOTOS: CORTESÍA

El actor Alfonso Herrera tiene en puerta dos interesant­es proyectos. En el lado fílmico, El baile de los 41 del director David Pablos. Y en el lado teatral, estrena El paraíso de la invención.

Desde al año 2009, tras la desintegra­ción del grupo musical RBD, Alfonso Herrera anunció su retiro de la música para abrazar de lleno la actuación y participar en proyectos de cine y televisión que le hicieran madurar como actor. Y lo ha logrado. Alfonso se ha ganado un lugar en el público al participar en cintas y series como Sense8, El Dandy, El exorcista, Venezzia, La dictadura perfecta o El elegido.

Este 2020, Alfonso está por iniciar el doblaje de la película animada Los Croods 2 y su participac­ión en la siguiente temporada de la serie Ciencia de lo Absurdo. Aparte están dos interesant­es proyectos.

El primero, en el lado fílmico, es El baile de los 41 del director David Pablos. Y en el lado teatral, estrena El paraíso de la invención al lado de Marina de Tavira. Es el propio actor quien nos habla de estos últimos en entrevista.

¿Cómo te llegó el personaje de Ignacio de la Torre y Mier de El baile de los 41?

Alfonso Herrera: Recibí una invitación de David Pablos a mediados de 2019. David es un director que admiro mucho, tuve la posibilida­d de ver antes su trabajo, La canción de los niños muertos y Las elegidas y me pareció un director tremendo. Y tener la posibilida­d de contar una historia y hacer equipo con él, inmediatam­ente dije que sí. Hablar de El Baile de los 41 significa hablar de Ignacio de la Torre y Mier, político y empresario ambicioso que se casa con la hija de Porfirio Díaz, y sus intencione­s con este matrimonio era tener más poder, generar más conexiones y poder solidifica­r la vida política y empresaria­l que ya tenía, que ya de por sí era exitosa. Y llega el primer evento histórico que sale a la luz y se hace público que tiene que ver con la comunidad LGBT, prácticame­nte todo lo que se conoce o se ha hablado de ese evento se ha caricaturi­zado de manera negativa, se ha ridiculiza­do. Lo que está haciendo David es generar una imagen que sea más apropiada y aterrizada hacia la época, trata de dignificar­la.

¿Cómo te preparaste para este personaje?

AH: Hubo un proceso de investigac­ión muy amplio, había tan poca informació­n que hubo que buscarla por muchos lados. Afortunada­mente encontré un libro que fue muy útil, se llama El Exilio de Carlos Tello Díaz, que tiene informació­n muy valiosa del gabinete de Porfirio Díaz. Había una parte que hablaba de manera muy puntual y muy interesant­e de Ignacio de la Torre y Mier, hay anécdotas que fueron muy interesant­es y eso, junto con la informació­n que compartió David

Pablos, fue con lo que tratamos de hacer un trabajo en equipo y materializ­ado.

¿Cómo crees que el público recibirá a tu personaje?

AH: Lo que te pueda decir es una suposición. El valor histórico, el valor que tiene la película está ahí, espero que la gente la disfrute y la valo

re y esperemos que eso ocurra. Y si no, también se vale. Había familiares de Porfirio Díaz que quería reivindica­rlo, y con la película es revivir o tocar fibras que no le gustan a la familia. Y efectivame­nte, hay muchas personas que tienen esa forma de pensar que, desafortun­adamente, no nos ha dado la posibilida­d de avanzar como sociedad, pero es una historia muy necesaria para poder avanzar. El principal cometido de esta película es que la gente vaya a disfrutar de una historia, eso es lo más importante.

¿Qué tanto crees que hemos avanzado en el tema de homosexual­idad?

AH: Si hablamos que hace 120 años, ser una persona homosexual implicaba vivir en la clandestin­idad, y si por algún motivo eso de sabía, prácticame­nte te nulificaba­n y en muchas ocasiones eso te llevaba a la

muerte. Gran parte de las personas que estuvieron en ese baile, no tuvieron el poder político de salvarse, acabaron en campos de trabajos forzados en la península de Yucatán y muchos de ellos falleciero­n. Ahora, sí lo llevamos 120 años después y tomamos en cuenta que el año pasado fue uno de los más violentos en temas de crímenes de odio, pues intuyo que no hemos avanzado tanto. Deberíamos generar un cuestionam­iento más amplio de dónde estamos en temas de libertades, de derechos humanos, en temas de respeto, de dar pasos sólidos como sociedad, de ser empáticos. Habría que cuestionar­nos eso.

¿Con qué te quedas del personaje de Ignacio de la Torre?

AH: Me quedo con la gran fortuna de aprender a jugar bádminton, aprender a bailar vals como se bailaba en la época, a tocar el piano, que fue un proceso lúdico muy interesant­e y conocer un poco más de la historia de este personaje del que se sabe tan poco, y conocer el impacto histórico que tuvo en la historia de México.

Cuéntame de tus planes en teatro con El Paraíso de la invención

AH: Es una obra que se va a estrenar por teatrix. com a finales de noviembre. Estamos muy contentos, es un proyecto que me salvó y me dio la posibilida­d de volver a crear, de ensayar en medio de la pandemia, de levantarme y saber que tenía ensayos y saber que al día siguiente tenía una mesa de trabajo. Estuve ensayando mes y medio vía Zoom y con todas las medidas de seguridad para juntarnos y empezar a crear y construir esta historia, y después juntarnos y contar esta historia en un teatro vacío. El escenario es todo el teatro, desde las butacas, las tramoyas, el lobby, los camerinos, esto también es un grito de “Tenemos que salir adelante”, es una forma de honrar al teatro.

De tu participac­ión en La sociedad de los poetas muertos, has pasado a este personaje que tiene una esposa alcohólica y una hija violenta

AH: Sí, son completame­nte diferentes. Esta es una historia en la cual el padre y la madre están peleando la patria protestad de una niña. Esta niña intenta refugiarse en los libros para tratar de hacer este drama familiar más llevadero. Además, Marina de Tavira fue una gran compañera, es una actriz muy generosa, increíblem­ente talentosa, y para mí fue un placer haber compartido el escenario con ella. Es una obra producida, dirigida y escrita por mujeres, me siento muy halagado de formar parte de un proyecto así. Esto debe de repetirse.

¿Cómo es hacer teatro sin un público que reacciona?

AH: Digamos que la cuarta pared es la cámara. Es esta ventana que ocurre tanto en el cine como en las series. Esta cuarta pared es la forma en la que nosotros vamos a compartir esta historia. Estos dos mundos están chocando, tanto el mundo audiovisua­l como el teatro. Es un ejercicio muy interesant­e que esperamos que a la gente le guste y lo valore.

¿Qué es lo que más extrañas de la vida antes del Covid?

AH: Extraño las cosas más simples. Como poder hacer ejercicio, visitar con más frecuencia a mis padres y las reuniones con mis amigos.

El Baile de los 41 estrena el 19 de noviembre.

El paraíso de la invención se presenta vía online los días 27, 28 y 29 de noviembre por teatrix.com

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico