Post Mag

VAMOS A PLATICAR

DESPUÉS DE QUE SU ÓPERA PRIMA, DESEO DESEO GANÓ DIVERSOS PREMIOS EN FESTIVALES, EDUARDO M. CLORIO REGRESA CON UNA NUEVA CINTA

- POR ROCÍO RIVERA FOTOS: CORTESÍA

El cineasta Eduardo M. Clorio regresa con Conversaci­ones, una cinta que relata 10 fantástica­s y oscuras historias interconec­tadas.

El segundo largometra­je del director mexicano Eduardo M. Clorio, es un drama que relata 10 fantástica­s y oscuras conversaci­ones que nos cuentan la historia de una familia mexicana a través de las relaciones y conflictos de dos hermanos.

Cada una de estas pequeñas conversaci­ones nos permiten conocer más a profundida­d a los integrante­s de la familia, revelando algunos secretos de ellos que, si se dan a conocer, podrían cambiar totalmente sus vidas. Todo esto a través de las complicada­s relaciones de pareja de dos hermanos.

Protagoniz­ada por Alberto Estrella, Marco Treviño, Tato Alexander, Pía Watson y Gimena Gómez, Conversaci­ones no solo posee una refrescant­e historia, sino también una original forma de contarla. Eduardo M. Clorio, su director, nos cuenta más en entrevista.

¿Qué fue lo que te inspiró a hacer Conversaci­ones?

Eduardo M. Clorio: Todas son historias personales, algunas me pasaron a mí, y todas están mezcladas con cosas y personalid­ades de los guionistas, que somos siete en total. Cada quien agarraba parte de la historia y le ponía cosas muy personales y a partir de eso se construyó una historia.

¿Cuáles fueron las influencia­s para esta historia?

E.M.C: Está inspirada en un chorro de cómics, de películas y tiene referencia­s a un buen de cosas. La estructura está basada en la de Pulp Fiction y mezclada con la estructura de Dunkerque de Chistopher Nolan, que tiene tres tiempos diferentes. Así que sugerí hacer lo mismo, partirla en capítulos, luego tenemos el tiempo completo de la historia, que es desde la primera escena hasta el final.

¿Cómo es que decides contar esta historia en un relato con varios puntos de vista?

E.M.C: Fueron dos cosas: necesidade­s y limitacion­es de producción. Necesitába­mos locaciones donde estuviéram­os poco tiempo y donde tuviéramos a los actores pocos días para que no estuvieran comprometi­dos mucho tiempo, ya que teníamos un presupuest­o muy ajustado. Y después encontramo­s unos guiones, que es la historia de Ana y Ramiro, la pareja que está peleando en distintos espacios, y la historia del principio. Esos eran cortitos que se habían hecho para otra cosa, y a partir de eso, se empezó a desarrolla­r Conversaci­ones.

¿Todos los personajes en Conversaci­ones están condenados a la tragedia?

E.M.C: Sí, todos cometen un error trágico. La estructura de la película tenía una premisa, que la audiencia crea que va a pasar una cosa y al final termina pasando otra. En algunas ocasiones es provocada por algún defecto de los mismos personajes. Esa misma estructura se repite en el desarrollo de la película.

¿Cómo fue trabajar con siete guionistas y desarrolla­r 10 historias que al final se unen?

E.M.C: Lo amé, es una súper experienci­a. Yo les contaba la línea de cada una de las historias: este es el personaje y tiene este conflicto. Y se empezaba a desarrolla­r y a dar la atmósfera y la realidad. Se va formando una historia muy rica, cada una tiene su personalid­ad muy específica y al final todas se unen y forman una sola obra. Tuvimos que darle un orden a la historia, romper los tiempos. Una va para adelante, y otra va para atrás. Tener estos juegos de tiempos fue muy divertido.

¿Cómo fue trabajar con Alberto Estrella?

E.M.C: Es un monstruo de la actuación. Desde que empezó a preparar su personaje, la disposició­n, la creativida­d, la generosida­d que tiene con todo mundo. Se le ocurrieron varias escenas que no estaban planeadas desde un inicio y fue una gran aportación a la película. De hecho, en Conversaci­ones utilizamos a los actores con los que yo ya había trabajado en Deseo, deseo. Tienen pequeños cameos o participan de una forma más amplia.

En cuanto a los cambios que se hicieron en IMCINE ¿te afectó?

E.M.C: Afecta en general quitarle apoyos al cine. Es evidente que la cultura no ha sido prioridad de los gobiernos, pero es peligroso perder estas batallas que tanto nos han costado a la comunidad… a mí nunca me han apoyado, 12 o 13 años seguidos me han mandado a la goma. Solo me apoyaron para un cortometra­je, pero eso no significa que yo no crea que los apoyos son importante­s para la industria. Es decir, sin esos apoyos a la gente que hace cine, habría menos cine, y el resultado es que la gente ya no creería en él. No me ha tocado ninguno, pero espero que no desaparezc­a.

Conversaci­ones estrena en cines el 27 de noviembre.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico