SER UN ÉXITO

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER / RECREO -

¿Tie­nes cons­cien­tes los pa­rá­me­tros con los que mi­des tus ni­ve­les de éxito? O sen­ci­lla­men­te has de­ja­do que se in­crus­ten en ti des­de la men­te co­lec­ti­va y per­ma­nez­can en el in­cons­cien­te ge­ne­ran­do un gran es­trés y un sen­ti­do de cons­tan­te in­sa­tis­fac­ción. Ge­ne­ral­men­te te­ne­mos aso­cia­do el éxito a ideas su­ma­men­te es­tig­ma­ti­za­das y a imá­ge­nes rí­gi­das co­mo de cua­dros de re­vis­ta acer­ca de lo que con­si­de­ra­ría­mos un éxito en la vi­da, o al me­nos aque­llo que nos acre­di­te co­mo per­so­nas que han abor­da­do el ca­mino del éxito. Ade­más de que es­tán he­chas de gran­des blo­ques y enor­mes am­bi­güe­da­des, las ideas de éxito gi­ran en torno a una so­bre­es­ti­ma­ción de las co­mo­di­da­des ma­te­ria­les y de la ima­gen que pro­yec­ta­mos a los de­más. Si ha­ce­mos una re­vi­sión ho­nes­ta y trae­mos a la me­sa eso que con­si­de­ra­mos co­mo pun­tos de éxito, lo más se­gu­ro es que en­con­tre­mos que gran par­te de la lis­ta es­tá he­cha de co­sas que ni si­quie­ra que­re­mos y que son le­ja­nas a lo que so­mos. Sin lle­gar al ex­tre­mo del con­for­mis­mo, vi­sua­li­zar los pe­que­ños gran­des lo­gros de ca­da día pue­de ir te­jien­do una fi­bra muy fi­na y re­sis­ten­te de lo que en ver­dad cons­ti­tu­ye el éxito de ser quie­nes so­mos y lo que ofre­ce­mos al mun­do con nues­tros ta­len­tos na­tu­ra­les. A ve­ces ayu­dar a al­guien que lo necesitaba de­ses­pe­ra­da­men­te con una pe­que­ña ac­ción, una pa­la­bra de alien­to o de­mos­tra­ción de afec­to que cam­bió el rum­bo de sus de­ci­sio­nes pa­ra bien, es un gran éxito en nues­tro ha­ber pe­ro po­co re­co­no­ci­do pa­ra el rim­bom­ban­te eco de la con­cien­cia co­lec­ti­va que te­ne­mos ins­cri­ta. Aque­llas co­sas en las que nos su­pe­ra­mos a no­so­tros mis­mos, co­mo esas ba­rre­ras que nos li­mi­tan pe­ro que ocul­ta­mos al ex­te­rior y que un buen día lo­gra­mos brin­car, son un ver­da­de­ro éxito en nues­tra evo­lu­ción. Es muy im­por­tan­te re­co­no­cer to­dos esos pa­sos que da­mos y que es­tán en la ma­te­ria de la vi­da co­ti­dia­na por­que ahí se es­con­den mu­chas cla­ves pa­ra no de­jar­nos apa­bu­llar por la idea aplas­tan­te de que so­mos un fra­ca­so. Aque­llas co­sas que he­mos apren­di­do co­mo fac­to­res de im­pac­to en el éxito de nues­tras vi­das se con­vier­ten en pun­tos de com­pa­ra­ción cons­tan­te en­tre lo que te­ne­mos y lo­gra­mos y lo que su­pues­ta­men­te que­re­mos al­can­zar. De­be­mos ser muy cons­cien­tes an­te to­dos es­tos có­di­gos que he­mos apren­di­do pa­ra que no sean he­rra­mien­tas de tor­tu­ra in­te­rior y de con­de­na­ción cons­tan­te y cruel cuan­do no he­mos lle­ga­do a cier­tas me­tas. Es más im­por­tan­te en­con­trar el ver­da­de­ro sen­ti­do de nues­tro lla­ma­do in­te­rior y de lo que real­men­te re­pre­sen­ta nues­tros in­te­re­ses más ge­nui­nos, por­que en ese ca­mino se en­cuen­tra el te­so­ro de nues­tro éxito pa­ra Ser. Abre los ojos a la reali­dad de que ca­da día tie­nes an­te ti la po­si­bi­li­dad de ser un éxito de amis­tad, de ser­vi­cio, de no­ble­za, de dig­ni­dad, de in­te­gri­dad, de agra­de­ci­mien­to, de bon­dad, de ge­ne­ro­si­dad, pa­ra ti y pa­ra los que te ro­dean. El éxito no só­lo de­pen­de de lo que al­guien re­co­noz­ca de ti, sino de aque­llas co­sas que no se ven pe­ro que se sien­ten y que no tie­nen un va­lor ma­te­rial sino en el im­pac­to que pro­vo­can en otras vi­das. Mu­chos al­can­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­san des­aper­ci­bi­dos ba­jo la som­bra de los éxi­tos eti­que­ta­dos: una ca­sa, un au­to, un pues­to, un cuer­po, cier­to ni­vel de fa­ma o de po­der, et­cé­te­ra, que en reali­dad son as­pi­ra­cio­nes acar­to­na­das que ocu­pan el lu­gar de la rea­li­za­ción de los ver­da­de­ros lo­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.