RE­DES Y CHATARRA MEN­TAL

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER / RECREO - EN LA ES­QUIN­CA DE DOS CA­LLES TO­ÑO ES­QUIN­CA WWW.ANTONIOESQUINCA.COM ES­TA CO­LUM­NA EX­PRE­SA SÓ­LO EL PUN­TO DE VIS­TA DE SU AU­TOR

Po­de­mos con­si­de­rar las re­des so­cia­les y las TIC co­mo uno de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos más con­tun­den­tes y que pro­ba­ble­men­te mar­can una era de la his­to­ria hu­ma­na. Cier­ta­men­te nos abren a la po­si­bi­li­dad de es­tar co­nec­ta­dos, o tal vez re-co­nec­ta­dos, y sean co­mo una es­pe­cie de mu­le­ta o mo­do ar­ti­fi­cial de re­cor­dar­nos la co­ne­xión in­trín­se­ca que man­te­ne­mos al ser par­te de una mis­ma na­tu­ra­le­za. Sin em­bar­go, co­mo in­fi­ni­dad de co­sas en el de­ve­nir del ser hu­mano, man­te­ner­se en el ba­lan­ce pa­re­ce ser jus­to nues­tro Ta­lón de Aqui­les, pues ya es­ta­mos vien­do el la­do B o los es­tra­gos del uso in­dis­cri­mi­na­do de es­tos desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y nue­vos for­ma­tos de co­mu­ni­ca­ción. Tan­to a ni­vel fí­si­co, por las ma­las pos­tu­ras del cue­llo que crean jo­ro­bas en la co­lum­na o el de­te­rio­ro de la re­ti­na, co­mo el pe­li­gro de la fal­ta de aten­ción al ca­mi­nar, al cru­zar la ca­lle, y no se di­ga al con­du­cir un au­to­mó­vil, el abu­so de la uti­li­za­ción de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les se ha con­ver­ti­do en una gran ne­gli­gen­cia. Pe­ro en la es­fe­ra de la for­ma­ción del cri­te­rio, de la in­cor­po­ra­ción de in­for­ma­ción y en el ca­so de los in­fan­tes, de la ma­du­rez de sus fun­cio­nes ce­re­bra­les, es­ta­mos ha­blan­do de as­pec­tos muy de­li­ca­dos. Cuan­do ac­ce­so a la in­for­ma­ción re­pre­sen­ta so­bre­sa­tu­ra­ción y ex­ce­so, en­ton­ces vol­ve­mos a ha­blar de de­sin­for­ma­ción. Así co­mo su­ce­de con la nu­tri­ción de ali­men­tos, su­ce­de tam­bién con la ca­li­dad y la can­ti­dad de in­for­ma­ción que me­te­mos a nues­tro sis­te­ma in­te­lec­tual, y mu­chas de las ve­ces los mi­llar­dos de bits que se­gui­mos y re­ci­bi­mos en las re­des es me­ra chatarra. Por eso es muy im­por­tan­te re­for­zar el cuer­po in­te­lec­tual con da­tos al­ta­men­te cua­li­ta­ti­vos, res­pal­da­dos, de fuen­tes y au­to­res con­fia­bles, de ma­ra­vi­llo­sas obras li­te­ra­rias y de to­das las áreas del co­no­ci­mien­to que han tras­pa­sa­do el tiem­po por la tras­cen­den­cia de sus re­ve­la­cio­nes, por su be­lle­za, por su mé­tri­ca y evo­ca­ción de los sen­ti­mien­tos más re­fi­na­dos y las ideas más ela­bo­ra­das. Aho­ra más que nun­ca, es fun­da­men­tal nu­trir la men­te pa­ra que es­té su­fi­cien­te­men­te só­li­da y pue­da re­ci­bir bien los em­ba­tes de las cre­cien­te can­ti­dad de in­for­ma­ción que va y vie­ne sin ce­sar y sin dis­cri­mi­na­ción. Las tre­men­das ma­re­ja­das de ru­mo­ro­lo­gía fa­bri­can opi­nio­nes y creen­cias ge­ne­ra­li­za­das que des­pués se con­vier­ten en ob­se­sio­nes so­cia­les. An­tes de acep­tar cual­quier da­to y ten­den­cia de in­for­ma­ción por fa­vor lea, acu­da a una bi­blio­te­ca, bus­que las ideas de los au­to­res clá­si­cos, o va­li­de lo que es­tá a pun­to de con­ver­tir en una creen­cia, por­que re­cuer­de que los pen­sa­mien­tos re­cu­rren­tes crean la es­truc­tu­ra de creen­cias en la que us­ted ba­sa­rá sus elec­cio­nes, su des­tino, su día a día y, fi­nal­men­te, có­mo va a vi­vir. Re­vi­se cui­da­do­sa­men­te có­mo con­tri­bu­ye a to­do lo que di­ce no que­rer en su en­torno, en su fa­mi­lia, en su so­cie­dad, a aque­llo que to­ma co­mo cier­to y que por en­de re­pro­du­ci­rá y re­pli­ca­rá. Na­die es­tá des­cu­brien­do el hi­lo ne­gro, y la his­to­ria hu­ma­na es su­ma­men­te re­pe­ti­ti­va, así que en­tre más pue­da us­ted acu­dir a las fuen­tes ori­gi­na­les me­jor ten­drá ci­men­ta­das las ideas que real­men­te nos han he­cho evo­lu­cio­nar co­mo es­pe­cie, más se­rá su ca­pa­ci­dad de leer en­tre lí­neas y de des­cu­brir las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de­trás de los com­por­ta­mien­tos. En­tre más no­cio­nes co­lec­ti­vas a la mo­da sean las que li­de­ran nues­tra pro­pia con­cien­cia, más sus­cep­ti­bles nos con­ver­ti­mos a cual­quier cla­se de hip­no­sis, es de­cir, a que sea­mos con­du­ci­dos por una con­cien­cia de re­ba­ño que nos di­ri­ja som­no­lien­ta­men­te; a pen­sar que es­cu­dri­ñar la vi­da de al­guien nos de­ja­rá al­go bueno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.