Cui­dar los ár­bo­les en la ciu­dad

Los ár­bo­les son los pul­mo­nes de las gran­des ur­bes; son fun­da­men­ta­les pa­ra la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y pa­ra los se­res vi­vos, ya que por me­dio de la fo­to­sín­te­sis nos pro­por­cio­nan el oxí­geno que ne­ce­si­ta­mos

Publimetro Ciudad de Mexico - - CIENCIA DESDE LA UNAM -

Ver­des, fron­do­sos, de gran­des co­pas; otros se­cos, sin ho­jas, y ra­mas re­tor­ci­das, así son los ár­bo­les que ha­bi­tan la Ciu­dad de Mé­xi­co a los que les da­mos po­ca im­por­tan­cia e, in­clu­so, les arro­ja­mos ba­su­ra y to­do ti­po de des­per­di­cios.

Mu­chos de los ár­bo­les que ve­mos en las ca­lles han so­bre­vi­vi­do por años a la in­di­fe­ren­cia y el mal­tra­to de to­dos no­so­tros. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no exis­ten pro­gra­mas de fer­ti­li­za­ción y de rie­go que con­tri­bu­yan a que ten­gan una me­jor vi­da; quie­nes los “po­dan” en oca­sio­nes los mal­tra­tan más. No te­ne­mos una con­cien­cia de que los ár­bo­les son se­res vi­vos que re­quie­ren de nues­tro res­pe­to y cui­da­do.

Sin pen­sar en que les ha­re­mos da­ño, se co­lo­can so­bre ellos ban­que­tas, y en oca­sio­nes de­ci­di­mos de­rrum­bar­los por­que sus ra­mas en­tran a nues­tras ca­sas o por­que sus raí­ces es­tán le­van­tan­do bar­das y pa­vi­men­tos, re­fie­re Al­fon­so Del­ga­do Sa­li­nas, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía de la UNAM.

Tal vez no lo se­pas, pe­ro mu­chos ár­bo­les son los re­si­den­tes más an­ti­guos de es­ta ciu­dad, con más de cien años de exis­ten­cia; han sub­sis­ti­do a pe­sar del agra­vio hu­mano en mu­chos sen­ti­dos. Ol­vi­da­mos que tie­nen tron­cos y que sus raí­ces ne­ce­si­tan es­tar bien an­cla­das, que re­quie­ren de agua y nu­trien­tes, que tie­nen fo­lla­je y que de­be ha­ber un ba­lan­ce en­tre la co­pa y las raí­ces.

Los uti­li­za­mos co­mo por­te­rías de fut­bol, co­mo ten­de­de­ros, co­mo es­pa­cios pa­ra pe­gar car­te­les, co­mo sos­tén de pues­tos am­bu­lan­tes, co­mo lu­gar co­mún pa­ra lle­var al pe­rro a ori­nar o de­fe­car. Tambien co­mo si­tio pa­ra va­ciar el agua su­cia o con ja­bón del pues­to de co­mi­da de la es­qui­na, cam­bian­do así el pH, es de­cir, el gra­do de acidez o al­ca­li­ni­dad del sue­lo y con ello los po­cos nu­trien­tes exis­ten­tes.

Asi­mis­mo es im­por­tan­te re­sal­tar que cuan­do los po­dan, mu­chas ve­ces no se ha­ce de la ma­ne­ra ade­cua­da, lo que trae co­mo con­se­cuen­cia que los fi­su­ren y por ahí en­tren pla­gas o bi­chos que pue­den des­truir­los por com­ple­to.

El es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ró de vi­tal im­por­tan­cia edu­car a los ni­ños so­bre el cui­da­do de los ár­bo­les, de­be­mos en­se­ñar­les que son se­res vi­vos y me­re­cen res­pe­to. Ellos pue­den ha­cer la di­fe­ren­cia en el fu­tu­ro.

TEXTO: ISA­BEL PÉ­REZ / GRÁ­FI­CO: JARENI AYA­LA / EDI­TOR: AL­FON­SO A. FER­NÁN­DEZ / COOR­DI­NA­DO­RAS DE IN­FOR­MA­CIÓN: NAIX’IELI CAS­TI­LLO Y CLAUDIA JUÁ­REZ / DI­REC­CIÓN GE­NE­RAL DE DI­VUL­GA­CIÓN DE LA CIEN­CIA / CIENCIAUNAM@UNAM.MX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.