LA LE­YEN­DA

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - Lee la co­lum­na com­ple­ta en:

La vi­da te da de pron­to opor­tu­ni­da­des que no pue­des de­jar pa­sar, que te mar­can, que te ha­cen va­lo­rar lo que ha­ces y ver –ba­sa­do en tu ex­pe­rien­cia– el rit­mo que lle­van los de­más en una in­dus­tria co­mo la del en­tre­te­ni­mien­to, don­de la fa­ma y el ego se­llan la vi­da de los pro­ta­go­nis­tas y pren­den y apa­gan vi­das. Ir al ran­cho Los 3 Po­tri­llos a vi­si­tar a uno de los sím­bo­los más re­pre­sen­ta­ti­vos de es­te país y, ade­más, una de las per­so­na­li­da­des más im­por­tan­tes e in­flu­yen­tes en la historia de la mú­si­ca, Vicente Fer­nán­dez, es una de las co­sas que te van a que­dar co­mo anéc­do­ta pa­ra to­da la vi­da. Em­pe­za­mos pla­ti­can­do so­bre sus ini­cios en el mun­do de la mú­si­ca, de có­mo bus­ca­ba, a co­mo die­ra lu­gar, un es­pa­cio pa­ra po­der ex­pre­sar su gran pa­sión que es can­tar, de có­mo co­men­zó ga­nan­do pro­pi­nas lle­van­do se­re­na­tas, bus­can­do opor­tu­ni­da­des en res­tau­ran­tes y en cual­quier lu­gar en el que pu­die­ra en­to­nar su voz. Nos con­tó que el des­tino lo lle­vó a vivir en­tre Gua­da­la­ja­ra y la Ciu­dad de Mé­xi­co, de có­mo las cir­cuns­tan­cias lo lle­va­ron a la pan­ta­lla gran­de en la épo­ca del ci­ne de oro me­xi­cano, pa­ra, des­pués de per­se­ve­rar en su ca­rre­ra, lle­gar a fir­mar con la com­pa­ñía de dis­cos de to­da su vi­da, en ese en­ton­ces CBS (hoy Sony Mu­sic). Ha­blan­do de los gran­des ído­los de la mú­si­ca me­xi­ca­na, el mis­mo Vicente Fer­nán­dez re­co­no­ce en Pe­dro In­fan­te al su­yo, ya que siendo de épo­cas di­fe­ren­tes y siendo le­yen­das am­bos, las ge­ne­ra­cio­nes de hoy tienen muy pre­sen­te a Chen­te co­mo un ícono de nues­tra cultura me­xi­ca­na y, en cam­bio, a Pe­dro In­fan­te lo re­co­no­cen por lo que le han vis­to en el ci­ne, a Pe­dro In­fan­te lo mar­ca la muerte y lo ca­ta­pul­ta co­mo el gran hé­roe del ci­ne y la mú­si­ca de sus tiem­pos. ¿Pe­ro qué hu­bie­ra pasado si no muere en ese ac­ci­den­te, si hu­bie­ra se­gui­do ac­tuan­do y can­tan­do, hu­bie­ra si­do lo mis­mo? Eso no lo sa­bre­mos. Lo que sa­be­mos es que hoy Vicente Fer­nán­dez es el per­so­na­je de ma­yor in­fluen­cia pa­ra la mú­si­ca en Mé­xi­co, el re­co­no­ci­mien­to de los me­xi­ca­nos es im­pre­sio­nan­te, lo quie­ren, lo can­tan y lo tienen co­mo el ídolo del pue­blo. En­trar a su estudio Ran­cho Vie­jo es co­mo en­trar a otra di­men­sión, pues es un lu­gar cam­pi­rano en don­de la mú­si­ca flu­ye en­tre va­cas y ca­ba­llos, en don­de la mú­si­ca se crea ba­jo el man­to del cam­po me­xi­cano, ese que vio cre­cer al ar­tis­ta, ese cam­po que guar­da su fi­gu­ra co­mo sím­bo­lo pa­ra el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.