PAU­LI­NA RU­BIO EN­CIEN­DE LA ME­CHA DEL DE­SEO

Han si­do ca­si sie­te años sin con­tar con un ma­te­rial dis­co­grá­fi­co com­ple­to de la chi­ca do­ra­da, pe­ro aho­ra ase­gu­ra que es­tá aquí más fuer­te y re­ge­ne­ra­da con De­seo

Publimetro Guadalajara - - PORTADA - JO­SÉ LEBEÑA @jle­be­na

Con un pie en Mia­mi, otro en Es­pa­ña y –en el tiem­po que le que­da– pisa su Mé­xi­co na­tal, la Reina del Pop la­tino es­tá de re­gre­so con un ma­te­rial dis­co­grá­fi­co que ya se es­ta­ba ha­cien­do desear des­de el pa­sa­do 2017.

Con buen humor, co­mo ca­si siem­pre, Pau­li­na acep­ta que la mo­les­ten con eso de que se cree es­pa­ño­la por su acen­to, pues di­ce “si no se pu­sie­ran ce­lo­sos, me preo­cu­pa­ría”. La ex Tim­bi­ri­che ta­jan­te ex­cla­ma “yo soy de to­dos, pe­ro más de acá que de allá.

Pe­ro el co­ra­zón es de to­dos”.

Ya sie­te años sin te­ner un dis­co tu­yo en las ma­nos.

— No es eso. En es­te tiem­po he sa­ca­do Mi nue­vo vi­cio, Si te vas, Me que­mas, Sua­ve y su­til. Con to­dos es­tos ade­lan­tos, aho­ra la in­dus­tria cam­bia tan­to cons­tan­te­men­te que uno tie­ne que re­ge­ne­rar­se. Es la for­ma en la que una tie­ne que es­cu­char a su com­pa­ñía, a mis ne­ce­si­da­des per­so­na­les co­mo mu­jer y to­mar las co­sas pau­la­ti­na­men­te.

Pe­ro ha pa­sa­do mu­cho tan­to mu­si­cal­men­te co­mo per­so­nal­men­te.

— Ha pa­sa­do mu­cho en mi ca­rre­ra, en mis for­ma­tos de te­le­vi­sión y los di­fe­ren­tes pro­gra­mas de ta­lent show en los que he par­ti­ci­pa­do co­mo Fac­tor X o La voz... Mé­xi­co. En es­te tiem­po he des­cu­bier­to nue­vos ta­len­tos y que han con­tri­bui­do a que yo ha­ya cre­ci­do mu­cho. Son sie­te años en los que he evo­lu­cio­na­do mu­cho co­mo mu­jer, co­mo ar­tis­ta, co­mo in­tér­pre­te, co­mo au­to­ra... En­ton­ces mi pú­bli­co y mis paus paus sa­ben que no me

he ido, pe­ro son muy de­man­dan­tes de mí. Soy una ar­tis­ta na­ta que des­de ni­ña me de­di­co a en­tre­te­ner­los y tam­bién me ex­tra­ñan. Eso me ha­ce sen­tir­me que­ri­da. Firme.

¿Cuál es tu de­seo?

— To­do, des­de lo más frí­vo­lo a lo más in­te­lec­tual y es­pi­ri­tual. De­seo que to­dos sea­mos fe­li­ces y que to­dos via­je­mos sin pa­sa­por­te, que sea­mos más hu­ma­nos.

¿Có­mo de­fi­nes es­te dis­co?

— Ro­jo, así es Pau­li­na, ro­jo pa­sión. Sal­va­je.

Ha­blas de gue­rre­ra, pe­li­gro­sa, vol­cán, la due­ña del vien­to en Sua­ve y su­til, ¿ha­blas de ti?

— Tie­ne mu­cho que ver con la mu­jer en es­te mo­men­to. Con­si­de­ro que la mu­jer no es una víc­ti­ma, es una he­roí­na y pi­so muy fuer­te, me sien­to fuer­te cuan­do abro mis alas. Sien­to que ten­go li­ber­tad, que ten­go una voz y que em­po­de­ro a to­das las mu­je­res y a to­das las que tie­nen una mu­jer aden­tro.

¿Con qué pis­ta te que­das?

— Con De­seo, con el tí­tu­lo del nue­vo ál­bum. Creo que el de­seo es la me­cha que pren­de el fue­go y el fue­go es ro­jo.

¿La prin­ce­sa se abu­rrió del cuen­to?

— A ve­ces. Yo me abu­rro cuan­do el cuen­to no es de ver­dad, en­ton­ces pa­so a lo si­guien­te.

El main stream mu­si­cal ya no es el mis­mo que en 2011.

— Yo lo veo in­creí­ble. Gra­cias a to­das es­tas pla­ta­for­mas, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ir des­cu­brien­do jo­yas y es­to an­tes no pa­sa­ba. An­tes ha­bía que acu­dir a au­di­cio­nes o con­cur­sar y si eras ni­ño era más com­pli­ca­do. Yo lo veo muy re­go­ci­jan­te.

¿Ha­bla­re­mos más de la mú­si­ca de Pau­li­na o seguiremos vién­do­te más en el pa­pel cu­ché?

— No lo sé. Eso hay que pre­gun­tár­se­lo a mi pú­bli­co. Ellos quie­ren un po­co de to­do, un po­co de mú­si­ca, un po­co de mo­le y un po­co de pi­can­te.

De­seo si­gue mu­cho tu es­ti­lo, pe­ro aho­ra el re­gue­tón es el que man­da.

— A mí me en­can­ta. Vi­vo en Mia­mi des­de 1994. Cuan­do ha­blo con mis ami­gos Mi­guel (Bo­sé) y Ale­jan­dro (Sanz), coin­ci­di­mos que nues­tra for­ma de evo­lu­cio­nar tie­ne mu­cho que ver con lo que su­ce­de en el mun­do, con lo que nos mar­ca, con un pre­si­den­te co­mo Do­nald Trump, en un mo­men­to en el que los in­mi­gran­tes es­ta­mos en to­do el mun­do. To­do va cam­bian­do y es bueno, por­que es re­ge­ne­rar­te o mo­rir. Soy muy ecléc­ti­ca, me­xi­ca­na, pe­ro soy mul­ti­cul­tu­ral; mi mú­si­ca es en span­glish, ha­blo va­rios idio­mas, ha­go co­la­bo­ra­cio­nes que me dan la opor­tu­ni­dad de apren­der más de otros gé­ne­ros. La mú­si­ca es uni­ver­sal, creo que las eti­que­tas es­tán pa­ra qui­tár­te­las.

Y re­gre­sas pron­to a la te­le en La voz... Es­pa­ña.

— No voy a de­jar la te­le­vi­sión nun­ca. Yo soy mul­ti­fa­cé­ti­ca, me gus­tan las ar­tes, el tea­tro, los con­cier­tos, el di­rec­to (trans­mi­sio­nes en vi­vo) es mi fuen­te plus.

¿Los con­cier­tos en Mé­xi­co pa­ra cuán­do?

— Ha­go más de diez con­cier­tos al mes en to­das par­tes. Aca­bo de te­ner el ma­si­vo de El Pa­so, Te­xas, el 16 de sep­tiem­bre. El 19 de oc­tu­bre can­ta­ré en Ari­zo­na, es­toy ha­cien­do ca­si­nos en las re­ser­vas pie­les ro­jas y el 25 via­jo a Bar­ce­lo­na. Es la vi­da de tro­ta­mun­dos. Aho­ra, co­mo tal, las gi­ras geo­grá­fi­cas han cam­bia­do y ya no te lle­va el ma­pa de un país. Mi gi­ra mun­dial, que es la cuar­ta, em­pie­za el pró­xi­mo año, aun­que mien­tras se­gui­ré con los 15 con­cier­tos al mes. Pe­ro cuan­do pre­sen­te mi gi­ra mun­dial, ob­via­men­te ini­cia­ré en Mé­xi­co, des­pués Es­ta­dos Uni­dos y a par­tir de pri­ma­ve­ra to­ca­ré Eu­ro­pa, al mis­mo tiem­po que aca­ba La voz... Es­pa­ña.

¿Có­mo ves tu fu­tu­ro pró­xi­mo?

— Muy mo­vi­do, ex­plo­si­vo, co­mo un vol­cán, ro­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.