Apren­de a com­ba­tir el es­trés con

Publimetro Guadalajara - - NOTICIAS / MUNDO - MONICA GARZÓN

Los sín­to­mas del es­trés pue­den es­tar afec­tan­do tu sa­lud, aun­que no te des cuen­ta de ello. Qui­zás pien­ses que una en­fer­me­dad sea la cul­pa­ble del do­lor de ca­be­za per­sis­ten­te, el in­som­nio o la dis­mi­nu­ción de tu pro­duc­ti­vi­dad en el tra­ba­jo. Pe­ro en reali­dad, el cul­pa­ble pro­ba­ble­men­te sea el es­trés, que ade­más, si no se con­tro­la pue­de des­en­ca­de­nar mu­chos pro­ble­mas de sa­lud, co­mo pre­sión ar­te­rial al­ta, en­fer­me­da­des car­dia­cas, obe­si­dad y has­ta dia­be­tes.

Si tie­nes sín­to­mas de es­trés, to­mar me­di­das pa­ra con­tro­lar­lo pue­de traer­te mu­chos be­ne­fi­cios a tu sa­lud. Ex­plo­ra di­ver­sas es­tra­te­gias de ma­ne­jo del es­trés, co­mo el ejer­ci­cio, la op­ción más re­co­men­da­da por mé­di­cos y ex­per­tos en el te­ma.

Y es que ha­cer ejer­ci­cio per­mi­te alar­gar la vi­da, ade­más de los múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud y el or­ga­nis­mo. Re­cien­te­men­te, un es­tu­dio rea­li­za­do en el cen­tro mé­di­co aca­dé­mi­co es­ta­dou­ni­den­se Cle­ve­land Cli­nic, con se­de en Ohio, re­ve­ló que “no ha­cer nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca pue­de ser in­clu­so más per­ju­di­cial que fu­mar”.

Prác­ti­ca­men­te cual­quier ti­po de ejer­ci­cio des­de los ae­ró­bi­cos has­ta el yo­ga, pue­den ayu­dar a ali­viar el es­trés. Aún si no eres de­por­tis­ta o si no es­tás en for­ma, un po­co de ejer­ci­cio pue­de con­tri­buir en gran me­di­da al ma­ne­jo del es­trés. El ejer­ci­cio au­men­ta tu sen­ti­do de bie­nes­tar, lo que apor­ta ener­gía a tu rit­mo de vi­da to­dos los días.

Con­sul­ta­mos al head coach Ja­cin­to Ló­pez, ex­per­to en el te­ma.

¿Có­mo el ejer­ci­cio ayu­da a com­ba­tir el es­trés y el es­ta­do de áni­mo?

— Al rea­li­zar ejer­ci­cio nues­tro cuer­po li­be­ra en­dor­fi­nas, que son las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad, y és­tas ac­túan co­mo un cal­man­te na­tu­ral en nues­tro sis­te­ma ner­vio­so, ha­cién­do­nos sen­tir re­la­ja­dos al ter­mi­nar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y du­ran­te el día te­ne­mos una run­ning,

sen­sa­ción de paz y bie­nes­tar.

En las gran­des ciu­da­des don­de su­fri­mos de es­trés por el trá­fi­co, el tra­ba­jo y las lar­gas dis­tan­cias, una bue­na op­ción es bus­car in­cluir ac­ti­vi­dad fí­si­ca mien­tras nos di­ri­gi­mos de un pun­to a otro. Por ejem­plo, ir tro­tan­do a la ofi­ci­na o el fin de se­ma­na tro­tar con los ami­gos en bus­ca de fi­na­li­zar en un buen res­tau­ran­te pa­ra al­mor­zar.

Prác­ti­ca­men­te cual­quier for­ma de ejer­ci­cio o mo­vi­mien­to pue­de au­men­tar el ni­vel de es­ta­do fí­si­co y dis­mi­nuir el es­trés. Lo más im­por­tan­te es ele­gir una ac­ti­vi­dad que dis­fru­tes. Por ejem­plo, ca­mi­nar, su­bir es­ca­le­ras o tro­tar.

¿Cuál se­ría una ru­ti­na ade­cua­da de run­ning pa­ra prin­ci­pian­tes?

— Pa­ra una per­so­na que ape­nas es­tá ini­cian­do en el run­ning, se su­gie­re co­men­zar con una ru­ti­na de am­bien­ta­ción, es de­cir, que se au­men­ta po­co a po­co el ki­lo­me­tra­je con uno o dos ki­ló­me­tros has­ta lle­gar a cin­co ki­ló­me­tros, es­to pa­ra que el cuer­po se adap­te y pre­ve­nir fu­tu­ras le­sio­nes. Es­tas ru­ti­nas se com­bi­nan con ejer­ci­cios de for­ta­le­ci­mien­to y téc­ni­ca.

Lo más im­por­tan­te es sa­lir po­co a po­co a las ca­lles, des­cu­brir y ar­mar su pro­pia ru­ta de run­ning en el ba­rrio, pa­ra des­pués, con el tiem­po, re­co­rrer gran­des dis­tan­cias.

Qui­zá sea con­ve­nien­te que ha­ble con el mé­di­co an­tes de co­men­zar una nue­va ru­ti­na de ejer­ci­cios si ha­ce un tiem­po que no se ejer­ci­ta o si tie­ne pro­ble­mas de sa­lud.

¿Qué lu­ga­res en la ciu­dad re­co­mien­das pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, más allá de los tra­di­cio­na­les par­ques?

— Co­rrer por las ca­lles de la ciu­dad es li­be­ra­dor, pa­ra em­po­de­rar a to­dos a ex­pe­ri­men­tar y dis­fru­tar la emo­ción del run­ning ur­bano, acon­se­jo siem­pre a quie­nes quie­ren co­men­zar a co­rrer usar si­lue­tas de desem­pe­ño di­ná­mi­ca y ver­sá­til co­mo Pu­reBoost

Go, una tec­no­lo­gía en cal­za­do que sir­ve pa­ra adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des del run­ning en la ciu­dad y ase­gu­ra su sa­lud al ejer­ci­tar­te.

Aho­ra bien, es re­co­men­da­ble a dos ki­ló­me­tros re­co­mien­da el ex­per­to que de­be co­rrer una per­so­na que ape­nas ini­cia en el run­ning.

Los pe­rio­dos cor­tos de ac­ti­vi­dad tam­bién son be­ne­fi­cio­sos. Por ejem­plo, si no pue­des in­cluir una ca­mi­na­ta de 30 mi­nu­tos, in­ten­ta ha­cer tres ca­mi­na­tas de 10 mi­nu­tos.

bus­car re­co­rri­dos de va­rios ki­ló­me­tros pa­ra rea­li­zar los fon­dos, ya que, aun­que ge­ne­ral­men­te es po­si­ble ha­cer los en­tre­na­mien­tos en par­ques, es bueno tra­tar con re­co­rri­dos y te­rre­nos va­ria­dos que po­de­mos en­con­trar más fá­cil­men­te por las ca­lles de los ba­rrios o a las afue­ras de la ciu­dad, evi­tan­do el trá­fi­co y así te­ner más tran­qui­li­dad.

|IS­TOCK

Pa­ra quie­nes ini­cian en el lo re­co­men­da­ble es co­men­zar de me­nos a más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.