Su­per­vi­sa a tus hi­jos en las re­des so­cia­les

Publimetro Monterrey - - Nuevamujer.com - NUEVAMUJER.COM

El uso de las re­des so­cia­les en ni­ños y ado­les­cen­tes se ha vuel­to una ac­ti­vi­dad co­mún. Es­ta­mos atra­ve­san­do la era de la co­mu­ni­ca­ción y tec­no­lo­gía en su ma­yor es­plen­dor, por lo que el In­ter­net es una vía de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes.

Pe­ro es­to sue­le cau­sar preo­cu­pa­ción en los pa­dres. El in­quie­tan­te de­seo de con­tro­lar y su­per­vi­sar el uso que le dan a sus cuen­tas de Fa­ce­book, Ins­ta­gram y pa­re de con­tar. Al­gu­nos se pre­gun­tan si de­ben vi­gi­lar las re­la­cio­nes so­cia­les que sus hi­jos tie­nen por las re­des. Otros es­tán en la dis­yun­ti­va de si de­ben otor­gar­les au­to­no­mía y pri­va­ci­dad.

De­be­mos ser cau­te­lo­sos con es­te te­ma. Hay que ser es­tra­té­gi­cos a la ho­ra de vi­gi­lar có­mo na­ve­gan nues­tros hi­jos por In­ter­net y re­des so­cia­les. Es­to im­pli­ca una se­rie de ven­ta­jas, pe­ro tam­bién in­con­ve­nien­tes. No ge­ne­res con­flic­tos con tus hi­jos por que­rer vi­gi­lar Ya el he­cho de que te quie­ras me­ter en sus asun­tos per­so­na­les va a ge­ne­rar una in­co­mo­di­dad en ellos. Por es­ta ra­zón tie­nes que an­dar con cui­da­do. Ha­cer­lo a la fuer­za va a pro­du­cir un caos, así que no pre­ten­das im­po­ner­le qué pu­bli­car o no. Tam­po­co qué ti­po de ami­gos pue­de te­ner. Si prohi­bes que uti­li­cen al­gu­na red so­cial, ellos bus­ca­rán la ma­ne­ra de abrir un per­fil se­cre­to o sen­ci­lla­men­te mo­di­fi­car la pri­va­ci­dad pa­ra que tú no puedas ver. Las re­des son una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta pa­ra so­cia­li­zar Co­mo pa­dres, es de su­ma re­le­van­cia que mo­ti­ve­mos a nues­tros hi­jos a que crez­can, se desa­rro­llen, sean au­tén­ti­cos y se desen­vuel­van de ma­ne­ra sa­na en la so­cie­dad. Con un buen uso, las re­des so­cia­les son ex­ce­len­tes he­rra­mien­tas pa­ra que apren­dan a so­cia­li­zar y ga­nar ha­bi­li­da­des comunicativas. Y a su vez ten­drán ma­yor con­fian­za con su pro­pio en­torno pa­ra que va­yan con­so­li­dan­do bue­nas amis­ta­des. Ni res­trin­gir com­ple­ta­men­te ni de­jar de po­ner lí­mi­tes No po­de­mos prohi­bir­le a nues­tros hi­jos que ten­gan re­des so­cia­les, pe­ro tam­po­co po­de­mos de­jar­las a su mer­ced. Si no ejer­ce­mos cier­to con­trol y po­ne­mos lí­mi­tes no sa­bre­mos en qué en­torno se es­tán mo­vien­do. Tam­po­co es la idea que ellos no na­ve­guen so­los, por lo que ne­ce­si­tan orien­ta­ción.

Por es­te pun­to in­ter­me­dio, te re­ga­la­mos tres con­se­jos pa­ra que puedas man­te­ner la au­to­ri­dad so­bre las re­des so­cia­les que tus hi­jos ma­ne­jan, sin que ellos de­jen de te­ner su es­pa­cio y su con­fian­za en ti pa­ra com­par­tir. 1. La pri­va­ci­dad en su mu­ro de­pen­de­rá de la edad Cuan­do los hi­jos to­man cier­ta edad, en­tre 12 y 20 años por ejem­plo, no po­de­mos pre­ten­der ver sus con­ver­sa­cio­nes pri­va­das. Pe­ro siem­pre es bueno sa­ber con quién fre­cuen­tan y qué ti­po de con­tac­tos tie­ne. Por otra par­te, si son más pe­que­ños, sí es opor­tuno ver quién les es­cri­be y en­trar oca­sio­nal­men­te a su per­fil. 2. Fija ho­ra­rios pa­ra el uso Hay que en­se­ñar­les que no pue­den estar co­nec­ta­dos día y no­che. Se ha vuel­to co­mún que en ple­nas reunio­nes fa­mi­lia­res, y has­ta en ho­ras de es­tu­dio, los chi­cos so­lo es­tén pen­dien­tes de sus re­des. No de­be ser así. 3. Ten bue­na co­mu­ni­ca­ción Es cru­cial que siem­pre puedas con­ver­sar con tu hi­jo, y las re­des so­cia­les es un buen te­ma. Hay que ase­so­rar­los so­bre qué ti­po de uso le dan y si es ne­ce­sa­rio co­rre­gir­los. Ellos tam­bién de­ben sa­ber la can­ti­dad de pro­ble­mas que le pue­de traer una ma­la amis­tad a tra­vés de es­te me­dio di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.