DE­BE­MOS APREN­DER A NO JUZ­GAR NI BULEAR

El ac­tor re­gre­sa al do­bla­je in­fan­til y ha­bla de la im­por­tan­cia de in­vo­lu­crar­se en es­te ti­po de pro­yec­tos, tan­to así que le per­mi­tie­ron dar­le un to­que me­xi­cano al per­so­na­je

Publimetro Monterrey - - Entretener - VI­VIA­NA ORTIZ @Viv­saor EFE

En 1998 Eugenio Der­bez hi­zo su de­but en el do­bla­je en cin­tas in­fan­ti­les al dar­le vi­da a Mus­hu en Mu­lán, pe­ro quien ver­da­de­ra­men­te mar­có la ca­rre­ra del ac­tor en es­te ru­bro fue el bu­rro de Sh­rek, al cual le pres­tó su voz en los cua­tro lar­go­me­tra­jes que for­man par­te de la sa­ga. Aho­ra, 20 años des­pués de ha­ber ini­cia­do en el mun­do del do­bla­je Eugenio tra­ba­jó en El Grinch, una cin­ta ideal pa­ra es­ta tem­po­ra­da de­cem­bri­na.

No es la pri­me­ra vez que es­ta his­to­ria, ba­sa­da en el li­bro ¡Có­mo El Grinch ro­bó la Na­vi­dad! (1957), se lle­va a la pan­ta­lla. En 1966 se reali­zó El Grinch: el Cuen­to Ani­ma­do, pe­lí­cu­la de di­bu­jos ani­ma­dos pro­du­ci­da por MGM y di­ri­gi­da por Chuck Jo­nes; mu­chos años des­pués, en el 2000, Jim Ca­rrey le dio vi­da al fa­mo­so per­so­na­je que odia la Na­vi­dad en una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Ron Ho­ward.

La his­to­ria lle­ga por ter­ce­ra oca­sión es­te 7 de di­ciem­bre, es­ta vez en for­ma­to de ani­ma­ción y rein­ven­ta­da se­gún re­ve­ló Eugenio De­bez a Pu­bli­me­tro en en­tre­vis­ta. ¿Por qué de­ci­dis­te tra­ba­jar en es­te pro­yec­to? —A mí me en­can­ta la Na­vi­dad y to­das las pe­lí­cu­las na­vi­de­ñas y en es­pe­cial El Grinch, des­de que vi la ver­sión de Jim Ca­rrey me en­can­tó. Me ha­bló la gen­te de Uni­ver­sal pa­ra de­cir­me que que­rían rein­ven­tar a es­te per­so­na­je y eso se me hi­zo muy in­tere­san­te. Fi­nal­men­te la idea era esa, ha­cer­lo me­nos ca­ri­ca­tu­ra y más hu­mano, en­ten­der el por­qué real­men­te el Grinch odia la Na­vi­dad y eso me pa­re­ció muy in­tere­san­te. Fue un re­to pa­ra mí por­que siem­pre ha­bía he­cho per­so­na­jes con la voz más ca­ri­ca­tu­ri­za­da y aquí que­rían al­go mu­cho más neu­tro, na­tu­ral y eso me gus­tó. ¿Qué tan im­por­tan­te es pa­ra ti ha­cer pro­yec­tos pa­ra ni­ños? —Mu­cho. Me di cuen­ta que te­nía un pú­bli­co in­fan­til muy gran­de, los cua­les me co­no­cen por­que ven La fa­mi­lia Pe­lu­che, y es al­go que no es­pe­ra­ba. Y aho­ra he em­pe­za­do a tra­ba­jar mu­cho pa­ra ellos, por mu­chas ra­zo­nes, por­que aho­ra que ten­go una ni­ña de cua­tro años en mi ca­sa me doy cuen­ta lo im­por­tan­te que es te­ner buen con­te­ni­do pa­ra los ni­ños, co­mo pa­dre di­ces qué le pue­do en­se­ñar a mi hi­jo que sea di­ver­ti­do, que ten­ga un men­sa­je que le co­mu­ni­que al­go y es por eso que pe­lí­cu­las co­mo El Grinch son muy di­ver­ti­das y tie­nen di­ver­sos men­sa­jes, co­mo por qué no hay que eti­que­tar a las per­so­nas, pues aun­que veas gen­te amar­ga­da es por al­go, así que de­be­mos apren­der a no juz­gar­los ni bu­lear­los por­que al­go le de­bió ha­ber pa­sa­do en su vi­da pa­ra ser así. La cin­ta tam­bién re­fuer­za los va­lo­res de los ni­ños, la pe­que­ña Cindy Lou no le pi­de un ju­gue­te a Santa Claus, sino al­go muy es­pe­cial –no lo di­go pa­ra no con­tar la pe­lí­cu­la– y es un men­sa­je lin­dí­si­mo el que tie­ne. Y por ese ti­po de co­sas creo que es muy im­por­tar­te rea­li­zar es­te ti­po de pro­yec­tos. ¿Qué si­tua­cio­nes de la vi­da te con­vier­ten en un Grinch? —La in­jus­ti­cia con los ani­ma­les, me he me­ti­do en bron­cas muy fuer­tes por de­fen­der­los. Yo veo en la ca­lle que es­tán pa­tean­do un pe­rro y en­lo­quez­co, de­jo de ser quien soy, me trans­for­mo co­mo Hulk, lue­go me cae el vein­te y di­go pues qué hi­ce. Has­ta me han pe­di­do que es­cri­ba un li­bro de mi his­to­ria con los ani­ma­les. Una vez vi que mal­tra­ta­ban a un pe­rro y ter­mi­né me­ti­do en la ca­sa de las per­so­nas, se es­ta­ba pe­lean­do una pa­re­ja y ter­mi­né co­mo es­cu­do en me­dio de ellos, has­ta que me pre­gun­té ¿qué ha­go aquí?, y to­do por el pe­rro. Pe­ro lo que más mal me po­ne es que no ha­ya go­ber­nan­tes ni le­yes que pro­te­jan a los más dé­bi­les: eso me ha­ce ser más Grinch. Nos de­cías que te en­can­tan la Na­vi­dad, pe­ro ¿có­mo la ce­le­bras? —Yo pa­rez­co ni­ño y creo que es im­por­tan­te no per­der al ni­ño que lle­va­mos den­tro, hay que di­ver­tir­se. Yo ha­go to­do lo que pue­de ha­cer alu­si­vo a es­tas fe­chas, voy a pas­to­re­las, a fun­cio­nes de vi­llan­ci­cos, pon­go el ár­bol e, in­clu­so, pre­pa­ró jue­gos pa­ra la ce­na de Na­vi­dad pa­ra que el mo­men­to no sea tan so­lem­ne. So­bre to­do creo que es­ta fe­cha nos da la opor­tu­ni­dad de re­co­nec­tar­nos con nues­tra in­fan­cia, con lo bo­ni­to que era es­pe­rar es­ta fe­cha du­ran­te to­do el año pa­ra re­ci­bir re­ga­los, tra­to de con­ser­var ese sen­ti­mien­to a pe­sar de que aho­ra soy adul­to que tie­ne que en­fren­tar­se con la du­ra reali­dad todos los días.

“Mi ca­rre­ra es­tá dan­do un gi­ro, es­toy cre­cien­do co­mo ac­tor y pro­duc­tor, me es­toy rein­ven­tan­do” Eugenio Der­bez

IMAGES

Eugenio Der­bez es fan de la Na­vi­dad.|GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.