IN­SOM­NIO CRÓ­NI­CO

ENRIQUE IGLE­SIAS SE PREO­CU­PA MU­CHO Y DUER­ME PO­CO, PE­RO AHO­RA TAM­BIÉN SON SUS HI­JOS LOS QUE LE RO­BAN EL SUE­ÑO. EN EX­CLU­SI­VA, NOS HA­BLÓ SO­BRE SER PA­DRE JUN­TO A AN­NA KOUR­NI­KO­VA, SU POSTURA RES­PEC­TO AL MA­TRI­MO­NIO Y CÓ­MO SE LI­BE­RÓ DEL PE­SO DEL APE­LLI­DO.

Quien - - Q - por SAL­VA­DOR CIS­NE­ROS

Enrique Igle­sias, sus hi­jos, su pa­re­ja y su po­co sue­ño.

Lo úni­co que de­be­ría ro­bar­le el sue­ño a Enrique ten­drían que ser sus ge­me­los, Lucy y Ni­co­lás. Cual­quie­ra que ten­ga una le­ve idea de la exi­to­sa tra­yec­to­ria del can­tan­te es­pa­ñol, quien con una de­ce­na de ál­bu­mes de es­tu­dio ha ven­di­do más de 170 mi­llo­nes de co­pias, su­pon­dría que el icono es­pa­ñol del pop tie­ne ra­zo­nes de so­bra pa­ra dor­mir tran­qui­lo.

Él mis­mo sa­be, a sus 43 años, que des­de ha­ce mu­cho es­tá en una si­tua­ción que lo ale­ja de las preo­cu­pa­cio­nes pro­me­dio que man­tie­nen des­pier­tos, muy en­tra­da la no­che, a mi­llo­nes de hom­bres co­mu­nes. “In­du­da­ble­men­te, to­dos los días de mi vi­da son es­pe­cia­les porque pue­do es­tar con mi fa­mi­lia y ha­cer mú­si­ca, que es lo que me apa­sio­na. Pe­ro a ve­ces, si por al­gu­na ra­zón me lo to­mo de­ma­sia­do en se­rio, in­ten­to re­fle­jar to­do, ana­li­zar­lo y dar­me cuen­ta de lo muy afor­tu­na­do que soy de po­der es­tar en una si­tua­ción real­men­te pri­vi­le­gia­da”, di­ce Enrique en en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca des­de su ca­sa en Mia­mi.

Sin em­bar­go, es una cons­tan­te que en las ma­dru­ga­das —mien­tras duer­me jun­to a su pa­re­ja de los úl­ti­mos 17 años y ma­dre de sus hi­jos, An­na Kour­ni­ko­va—, abra los ojos en me­dio de la os­cu­ri­dad. “Sí, aún hoy su­fro de in­som­nio”, con­fie­sa. “He si­do así des­de pe­que­ñi­to. De ni­ño no po­día dor­mir, y de­cían que era jus­to por ser muy ner­vio­so e in­quie­to; aho­ra me di­cen que es porque soy un preo­cu­pón. La verdad es que sí me preo­cu­po por to­do, aun­que a ve­ces sean ton­te­rías, y eso es lo que no me de­ja des­can­sar. Nun­ca he si­do bueno pa­ra eso… no sue­lo dor­mir bien”.

Pe­ro lo que le ocu­pa la ca­be­za ac­tual­men­te es en­con­trar un balance jus­to en­tre su ca­rre­ra y vi­da per­so­nal. “Ser pa­pá lo trans­for­ma to­do. No tan­to en mi ma­ne­ra de pen­sar, pe­ro sí en mis prio­ri­da­des. Es una fe­li­ci­dad que sien­tes por den­tro in­creí­ble, pe­ro tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad y sé que quie­ro se­guir dis­fru­tan­do de mi pa­sión, que siem­pre ha si­do es­cri­bir can­cio­nes e in­ter­pre­tar­las. Oja­lá que pue­da en­con­trar un balance pa­ra ha­cer lo que siem­pre he que­ri­do, la mú­si­ca, y a la vez ser buen pa­dre”.

Por eso Enrique to­ma me­di­das en su ac­tual gi­ra mun­dial, que tie­ne de­ce­nas de con­cier­tos en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca: no du­rar más de 10 días ale­ja­do de su fa­mi­lia. “Se tra­ta de ma­ne­jar bien el ca­len­da­rio. Por mis ni­ños, es­tar en ca­sa es im­por­tan­tí­si­mo”.

EL NOM­BRE POR SO­BRE EL APE­LLI­DO

En no­viem­bre de 1995, Enrique co­men­zó ofi­cial­men­te su ca­rre­ra con un pa­no­ra­ma ad­ver­so por la som­bra de su pa­dre. De­bu­tó con un dis­co ho­mó­ni­mo que le va­lió el Grammy al Me­jor Ál­bum Pop La­tino. Pe­ro pron­to el in­tér­pre­te de “Si tú te vas” sa­lió de su zo­na de con­fort, tra­ba­jó pa­ra lo­grar el cros­so­ver y ser un icono pop glo­bal que siem­pre fi­gu­ra en los pri­me­ros lu­ga­res de los charts; es el úni­co ar­tis­ta la­tino con 27 te­mas que de­bu­tan en el nú­me­ro uno de Billboard Hot La­tin Songs.

Al re­cor­dar­le el ca­mino, se mues­tra sor­pren­di­do del pa­so del tiem­po y re­co­no­ce, en re­tros­pec­ti­va, que ha­cer­se de un nom­bre fue un re­to gran­de, que sin em­bar­go no lo ator­men­tó. “Te men­ti­ría si te di­go que nun­ca me pe­só el ape­lli­do, pe­ro los pri­me­ros años fue­ron tan rá­pi­dos, de mu­chos via­jes y tra­ba­jo, que tam­po­co tu­ve tiem­po pa­ra pen­sar­lo. Es más, no sé en qué mo­men­to di­je: ‘Ah, pues lo de mi pa­dre y su ape­lli­do ya no es al­go que me pe­se’, pe­ro sí que lo pen­sé y, por su­pues­to, cuan­do ini­cié mi ca­rre­ra sabía que me tenía que ale­jar lo más po­si­ble y por eso em­pe­cé de ma­ne­ra muy in­de­pen­dien­te. Y tam­bién por eso creo que a lo me­jor mi re­la­ción con mi pa­dre en al­gún mo­men­to su­frió”.

No, no es una ca­sua­li­dad que en sus ini­cios eligiera Mar­tí­nez co­mo su ape­lli­do ar­tís­ti­co, o que vo­la­ra a Mé­xi­co, sin avi­sar­le a nadie de su fa­mi­lia, pa­ra fir­mar su pri­mer con­tra­to con una dis­que­ra a prin­ci­pios de los 90. “No me arre­pien­to de na­da, lo ha­ría igual: no se lo di­ría ab­so­lu­ta­men­te a nadie, in­clu­yen­do a mi pa­pá y mi ma­má [Isa­bel Preys­ler], porque si por

“Co­mo ar­tis­ta me con­si­de­ro me­xi­cano, porque es­te país ha si­do mi pa­sa­por­te pa­ra can­tar en to­do el mun­do”

al­gu­na ra­zón no hu­bie­se lo­gra­do es­tar en don­de es­toy hoy en día, si al­guien me hu­bie­se lle­va­do por otro ca­mino, no me lo per­do­na­ría”.

Enrique sa­be del pe­so de las de­ci­sio­nes y sus con­se­cuen­cias. Qui­zá esto, asu­mir el com­ple­to con­trol de su vi­da, lo man­tie­ne des­pier­to, pensando. “Las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes de mi vi­da las ha­blo con mi gen­te más cer­ca­na, pe­ro la verdad es que al fi­nal las to­mo yo. De­ben ser mías… no me gus­ta co­me­ter erro­res ba­sa­dos en opi­nio­nes de otros. Los que he co­me­ti­do, han si­do míos. Pre­fie­ro eso que ele­gir un ca­mino ajeno. Eso sí que no me lo per­dono”, di­ce el in­tér­pre­te de “Mo­ve to Mia­mi”, su más re­cien­te sen­ci­llo.

Pe­se a es­ta fi­lo­so­fía, uno de sus pi­la­res es con­fiar en su círcu­lo más cer­cano: las per­so­nas más im­por­tan­tes en su vi­da, han es­ta­do con él por dé­ca­das, pues va­lo­ra la leal­tad por so­bre to­do. “És­ta es im­por­tan­te porque te da es­ta­bi­li­dad. Siem­pre he si­do leal y me ha gus­ta­do es­tar ro­dea­do de la gen­te en la que con­fío, esas per­so­nas que no tie­nen mie­do a de­cir­me la verdad cuan­do es­toy mal”.

En ese ce­rra­do gru­po, jun­to a su ac­tual pa­re­ja, se en­cuen­tra des­de ha­ce dé­ca­das Elvira Oli­va­res, su na­na, quien le pres­tó 500 dó­la­res pa­ra que gra­ba­ra su pri­mer de­mo y, ade­más, lo cui­dó cuan­do se mu­dó a Mia­mi lue­go de que su abue­lo fue­ra se­cues­tra­do por la agru­pa­ción in­de­pen­den­tis­ta vas­ca, ETA. “Es mi se­gun­da ma­dre, la mu­jer que me regañó cuan­do era ne­ce­sa­rio, la per­so­na con la que más tiem­po com­par­tí. La quie­ro más que a na­da en es­te mun­do y siem­pre va a ser pa­ra mí una de las per­so­nas más im­por­tan­tes en mi vi­da. La úni­ca a la que du­ran­te mu­cho tiem­po po­día con­fiar­le al­go porque sabía que no lo iba a com­par­tir con nadie”.

SER UNO MIS­MO EN PA­RE­JA

Otro eje de Enrique es la in­di­vi­dua­li­dad y él lo tie­ne muy cla­ro: “Siem­pre he si­do un cha­val al que le vie­ne bien la so­le­dad. Has­ta hoy en día. Nun­ca le tu­ve mie­do: me gus­ta es­tar so­lo, te­ner mo­men­tos pa­ra re­fle­xio­nar. Esos ins­tan­tes de so­le­dad me ali­men­tan mu­cho, so­bre to­do pa­ra ha­cer mú­si­ca”.

Pe­ro en tér­mi­nos de pa­re­ja, el res­pe­to a la esen­cia del otro es fun­da­men­tal pa­ra el can­tan­te y bas­ta leer su dis­cur­so en­tre lí­neas pa­ra dis­tin­guir que ahí ra­di­ca el se­cre­to de tan lon­ge­va re­la­ción con la ex­te­nis­ta An­na Kour­ni­ko­va, a quien co­no­ció en 2001 en el set de su vi­deo “Es­ca­pe”. Es­te ele­men­to esen­cial de su vi­da en pa­re­ja, el res­pe­to a la in­di­vi­dua­li­dad, que­da cla­ro en es­te he­cho: An­na no se me­te con él ni en la ma­ne­ra en la que vis­te. “Soy la per­so­na más va­ga del mun­do. Si una go­rra me gus­ta la uso 10 años, y lo mis­mo con los pan­ta­lo­nes. Mi pa­re­ja me en­tien­de, sa­be que cuan­do me co­no­ció yo ya era así y que no voy a cam­biar”, di­ce son­rien­do. “A lo me­jor nues­tras pa­re­jas nos pue­dan ayudar un po­qui­to a ver­nos me­jor, sí que te pue­den in­fluen­ciar… pe­ro aun así, uno es co­mo es”. Tam­bién ríe cuan­do se le sub­ra­ya la ob­se­sión que to­do mun­do tie­ne por sa­ber si él y An­na se ca­sa­rán al­gún día… o no, ¿por qué sim­ple­men­te no creen en el ma­tri­mo­nio? “Ca­sar­se no de­fi­ne la fe­li­ci­dad de una pa­re­ja. Al de­cir esto tal vez se pien­sa que es­toy en con­tra del ma­tri­mo­nio, pa­ra na­da. Me pa­re­ce ge­nial si es lo que quie­res ha­cer. Pe­ro lo que siem­pre he di­cho es que és­te no sig­ni­fi­ca que va­yas a ser más fe­liz; co­noz­co es­po­sos que lle­van años tris­tes. Si no te ca­sas no es al­go ex­tra­ño, no sig­ni­fi­ca que no va­yas a ser fe­liz; y si lo ha­ces, no va a ha­cer­te sen­tir más cer­ca de tu pa­re­ja”.

Otro pun­to en co­mún que los une co­mo pa­re­ja, ade­más del res­pe­to y li­ber­tad co­mo in­di­vi­duos, es que se en­tien­den a la per­fec­ción porque pa­ra triun­far al ni­vel de Enrique, se ne­ce­si­ta de una dis­ci­pli­na ca­si de­por­ti­va. “Ella siendo atle­ta y a la vez fa­mo­sa, me en­tien­de per­fec­ta­men­te. Sa­be que esto ne­ce­si­ta de dis­ci­pli­na, co­no­ce lo que es­ta ca­rre­ra re­quie­re. Yo creo que si no lo su­pie­se, se­ría muy difícil com­par­tir mi vi­da con al­guien que no me en­ten­die­se”. Sí, Enrique pa­re­ce te­ner­lo to­do, de­be­ría dor­mir tran­qui­lo.

“Un día tran­qui­lo en ca­sa con mi fa­mi­lia, vien­do a mis ni­ños son­reír y ju­gar con mis pe­rros. Eso es la fe­li­ci­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.