AMOR Y ODIO AL REY

“TE LE­VAN­TAS UNA MA­ÑA­NA Y TIE­NES UN TE­RRENO EN MA­RRA­KECH”. NO SA­BE QUE LA ES­TÁN GRA­BAN­DO, MIEN­TRAS NA­RRA CÓ­MO UN ABO­GA­DO EN SUI­ZA, CON­TRA­TA­DO POR JUAN CAR­LOS DE BOR­BÓN, PU­SO A SU NOM­BRE UN TE­RRENO QUE “EL NÚ­ME­RO DOS DEL REY DE MARRUECOS” LE DIO A SU PAR E

Quien - - Q - por LOUR­DES TÉ­LLEZ

Fue aman­te de Juan Car­los de Bor­bón, hoy es su pe­sa­di­lla.

España es­tá en shock tras la fil­tra­ción de unas de­cla­ra­cio­nes de Co­rin­na Zu Sayn Witt­gens­tein, ex aman­te del rey emé­ri­to Juan Car­los de Bor­bón. Lo acu­sa de la­va­do de dinero y eva­sión fis­cal. He­chos de ca­rác­ter de­lic­ti­vo que la jus­ti­cia es­pa­ño­la ya in­ves­ti­ga. “Es­tán po­nién­do­me una pre­sión bár­ba­ra pa­ra de­vol­ver­le las co­sas, pe­ro en el mo­men­to en que lo ha­ga yo in­cum­plo la ley”, explica. “¡Es mo­ney laun­de­ring (la­va­do de dinero)!”, re­ma­ta es­ta mu­jer ale­ma­na que man­tu­vo una re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal con el hoy rey emé­ri­to de España en­tre apro­xi­ma­da­men­te 2006 y 2012. Las pre­sio­nes ven­drían has­ta del pro­pio Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia, ser­vi­cio se­cre­to es­pa­ñol, cu­yo di­rec­tor Fé­lix Sanz Roldán ha­bría ame­na­za­do y ro­ba­do do­cu­men­tos a Co­rin­na.

Que Sayn Witt­gens­tein fue la enési­ma aman­te del rey Juan Car­los ya lo sabía to­da España. Pe­ro es­ta mu­jer –que no ha re­nun­cia­do al rim­bom­ban­te ape­lli­do de su se­gun­do ma­ri­do, un prín­ci­pe ale­mán– de­jó bo­quia­bier­to a to­do el país cuan­do en­tre el 11 y 12 de ju­lio de 2018, dos pe­rió­di­cos di­gi­ta­les, OKDia­rio y El Es­pa­ñol, de­ve­la­ron el con­te­ni­do de esa plá­ti­ca. Co­rin­na de­ja­ba al des­cu­bier­to, con lu­jo de de­ta­lles, có­mo Juan Car­los de Bor­bón tra­ta­ba de ocul­tar su pa­tri­mo­nio del fis­co es­pa­ñol.

Y es que en los seis años en que ella fue la pa­re­ja ex­tra­ofi­cial del en­ton­ces rey de España, co­no­ció los en­re­da­dos ca­mi­nos por los que su­pues­ta­men­te ha es­con­di­do su for­tu­na, que dia­rios co­mo The Guar­dian o The New York Ti­mes se han atre­vi­do a va­lo­rar en más de 2 mil mi­llo­nes de eu­ros. Un pa­tri­mo­nio que Juan Car­los de Bor­bón ha­bría ocul­ta­do en Sui­za y pa­raí­sos fis­ca­les, ayu­da­do por ter­ce­ras per­so­nas –co­mo la mis­ma Co­rin­na–, pues su con­di­ción de rey de España, con un suel­do anual pa­ga­do por to­dos los es­pa­ño­les, se lo ha­bría im­pe­di­do.

AMOR Y DINERO EN MÓNACO

En el trans­cur­so de esa plá­ti­ca ai­rea­da por los me­dios es­pa­ño­les, pa­re­ce que la ale­ma­na quiere de­jar cla­ro que ella no es la as­tu­ta em­pre­sa­ria que ase­so­ra a je­fes de Go­bierno y ca­sas reales, sino una mu­jer que pen­sa­ba que su exa­man­te Juan Car­los de Bor­bón le ha­cía exor­bi­ta­dos re­ga­los só­lo por amor. Cuan­do el abo­ga­do del rey en Sui­za, Dan­te Ca­no­ni­ca, co­mien­za a re­cla­mar­le esas pro­pie­da­des, ella des­cu­bre que esos “re­ga­los en­ve­ne­na­dos” los pu­sie­ron a su nom­bre “no porque me quiere mu­cho, sino porque soy re­si­den­te en Mónaco”. En es­te pa­raí­so fis­cal, sus ha­bi­tan­tes no tie­nen que de­cla­rar sus bie­nes porque sim­ple­men­te no hay im­pues­tos a per­so­nas físicas. Co­rin­na, con su do­mi­ci­lio fis­cal en el nú­me­ro 31 de la ave­ni­da Prin­ces­se Gra­ce, era per­fec­ta pa­ra ocul­tar te­rre­nos y dinero.

El Prin­ci­pa­do de Mónaco es el re­fu­gio y cen­tro de ope­ra­cio­nes de Co­rin­na, que fun­ge co­mo dis­cre­ta ase­so­ra de Al­ber­to y Char­lèn­ne de Mónaco. Allí tie­ne gran­des amis­ta­des, co­mo la fo­tó­gra­fa de ce­le­bri­da­des Va­nes­sa von Zit­ze­witz, quien es la ter­ce­ra es­po­sa del em­pre­sa­rio Juan Vi­lla­lon­ga. Es­te hom­bre de ne­go­cios es­pa­ñol es co­no­ci­do en Mé­xi­co porque se ca­só en 2001 con Adria­na Abascal,

con quien tu­vo tres hi­jos. Y es pre­ci­sa­men­te la voz de Vi­lla­lon­ga la que se es­cu­cha en la con­ver­sa­ción con la ale­ma­na. El ter­cer in­ter­lo­cu­tor es un po­li­cía re­ti­ra­do lla­ma­do Jo­sé Vi­lla­re­jo que, por cier­to, es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va acu­sa­do de re­ve­la­ción de se­cre­tos y per­te­nen­cia a una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Se­gún las afir­ma­cio­nes que Co­rin­na ha­ce a su ami­go Vi­lla­lon­ga y al ex­co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo, el rey Juan Car­los ten­dría a otra per­so­na más pa­ra blan­quear su pa­tri­mo­nio en Mónaco: su primo se­gun­do. “Han pues­to al­gu­nas co­sas a nom­bre de su primo, que es Ál­va­ro Or­leans de Bor­bón, que tam­bién vi­ve en Mónaco. En­ton­ces las cuen­tas del ban­co

“¡Es mo­ney laun­de­ring”, de­cla­ró Co­rin­na a la pren­sa es­pa­ño­la ante las pre­sio­nes a las que se ha vis­to so­me­ti­da, in­clu­so por el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia, pa­ra evi­tar que dé más de­ta­lles de la for­tu­na del ex­rey.

en Sui­za que no han vuel­to a España con la am­nis­tía [fis­cal] las han pues­to a su nom­bre”, explica tran­qui­la­men­te. “Aho­ra es­tán tra­tan­do de que yo pa­se es­tas co­sas a Ál­va­ro, a tra­vés de Dan­te”, re­ma­ta.

LA DOL­CE VI­TA

En su ani­ma­da char­la con los dos hom­bres, la em­pre­sa­ria ale­ma­na ase­gu­ra que Ál­va­ro y Ca­no­ni­ca te­jie­ron una “es­truc­tu­ra” fi­nan­cie­ra pa­ra que el rey emé­ri­to dis­fru­ta­ra de su dinero sin que na­da estuviera a su nom­bre. Pa­ra mues­tra, Co­rin­na explica có­mo se pa­ga la dol­ce vi­ta que don Juan Car­los dis­fru­ta des­de su re­ti­ro.

Gra­cias a la in­ter­me­dia­ción de su ami­ga, Juan Car­los I se hi­zo clien­te de la com­pa­ñía Air Part­ner, es­pe­cia­li­za­da en jets pri­va­dos y “que ren­ta los avio­nes a la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca”. En es­tas ae­ro­na­ves de lu­jo, re­la­ta, el pa­dre de Felipe VI “ha he­cho via­jes has­ta Bo­ra Bo­ra con Glo­bal Ex­press y to­do [un mo­de­lo de avión con au­to­no­mía in­ter­con­ti­nen­tal en el que ca­ben has­ta 16 pa­sa­je­ros]. En Na­vi­da­des via­jó a Torrejón [la ba­se mi­li­tar de Madrid]-los Án­ge­les, Los Án­ge­les-bo­ra Bo­ra, Bo­ra Bo­ra…”. Co­rin­na se re­fie­re al lar­go via­je que Juan Car­los hi­zo a fi­na­les de 2014, me­ses des­pués de su re­nun­cia a la Co­ro­na. Un via­je que los me­dios es­pa­ño­les só­lo pu­die­ron do­cu­men­tar en­ton­ces con unas fotos mal to­ma­das del Bor­bón co­mien­do con su ami­go Phi­lip J. Ad­kins –em­pre­sa­rio y ex­ma­ri­do de Co­rin­na– en el cé­le­bre res­tau­ran­te The Ivy de Los Án­ge­les.

Sin em­bar­go, la exa­man­te del rey da más de­ta­lles: el emé­ri­to se hos­pe­dó en el Be­verly Hills Ho­tel y, pa­ra que no cons­ta­ra su pre­sen­cia, “mi ex­ma­ri­do me dijo que le pi­die­ron que pa­ga­ra por ellos el ho­tel. Phi­lip pa­gó con su tar­je­ta de cré­di­to. Le di­je­ron que se lo de­vol­ve­rían. Y así lo hi­cie­ron, en 10 días. Creo que ese dinero vino de Sui­za, de Ál­va­ro de Or­leans”, con­tó a Vi­lla­lon­ga y Vi­lla­re­jo. Los vue­los de Air Part­ner tam­bién los pa­ga­ría Ál­va­ro, quien ante la com­pa­ñía aé­rea se pre­sen­tó co­mo “el hom­bre del dinero”.

Ál­va­ro Jai­me de Or­leans-bor­bón y Pa­ro­di-del­fino y una lar­ga lis­ta de pa­rien­tes del rey emé­ri­to son vie­jos co­no­ci­dos de pa­raí­sos fis­ca­les. Las Is­las Vír­ge­nes, las Is­las del Ca­nal, Pa­na­má y, so­bre to­do, Sui­za, son lu­ga­res fa­mi­lia­res pa­ra la sa­ga de los Bor­bón. Así se ha de­mos­tra­do en di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas y ju­di­cia­les co­mo la Lis­ta Fal­cia­ni, los Pa­pe­les de Pa­na­má o el Ca­so Nóos, don­de la ale­ma­na tam­bién se vio en­vuel­ta y que ter­mi­nó con el yerno de Juan Car­los en pri­sión.

LAS CO­MI­SIO­NES DE JUAN CAR­LOS

Co­rin­na ha­bla de “co­sas” que es­tán a su nom­bre pe­ro que pre­sun­ta­men­te son de Juan Car­los. Una de esas co­sas se­ría una cuen­ta ban­ca­ria a la que sos­pe­cho­sa­men­te lle­ga­ron mi­llo­nes de eu­ros pro­ve­nien­te de una co­mi­sión que el rey emé­ri­to re­ci­bió. Se­gún de­ja cons­tar la ami­ga del rey, se tra­ta de un pa­go de en­tre 80 y 100 mi­llo­nes de eu­ros que va­rios em­pre­sa­rios es­pa­ño­les abo­na­ron a quie­nes in­ter­me­dia­ron pa­ra lo­grar el con­tra­to de la cons­truc­ción de la lí­nea de tren de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre La Me­ca y Me­di­na. Un ju­go­so pro­yec­to de ca­si 7 mil mi­llo­nes de eu­ros.

Tan­to el rey Juan Car­los co­mo la em­pre­sa­ria ira­ní Shah­pa­ri Zan­ga­neh , exes­po­sa del tra­fi­can­te de ar­mas Ad­nan Kha­sog­gi, ha­brían si­do los que hi­cie­ron po­si­ble la ope­ra­ción que se ce­rró en enero de 2012. Pe­ro el emé­ri­to, siem­pre se­gún la ver­sión de Co­rin­na, se enojó porque tu­vo que com­par­tir la su­cu­len­ta co­mi­sión con Zan­ga­neh. “Yo hi­ce el tren. Yo ha­blé con mi ami­go, mi her­mano, y con los sau­díes [...] Me te­néis que pa­gar a mí, no a Zan­ga­neh. Yo me reuní con quien ce­rró el con­tra­to”, ha­bría di­cho Juan Car­los de Bor­bón al em­pre­sa­rio Juan Mi­guel Villar Mir.

Par­te de ese dinero ha­bría ido a pa­rar a una cuen­ta de la ale­ma­na. “De for­ma re­pen­ti­na, en 2012, pu­de ver en una ano­ta­ción ban­ca­ria un im­por­tan­te vo­lu­men de dinero y le pre­gun­té [al rey] de dón­de vie­ne. Y él con­tes­tó de Ara­bia Sau­dí. Yo no sé quién lo man­dó, pe­ro sé que es Ca­no­ni­ca quien lo hi­zo. Otra vez Ca­no­ni­ca”, co­men­tó ella. Ese mis­mo año, el rey se ac­ci­den­tó en Bot­sua­na ca­zan­do elefantes jun­to a Co­rin­na. Fue la pri­me­ra vez que los me­dios la pre­sen­ta­ron for­mal­men­te co­mo la “ami­ga en­tra­ña­ble” del rey.

SÚB­DI­TOS Y RE­YES EN SHOCK

A Juan Car­los de Bor­bón le dio un ata­que de an­sie­dad en pa­la­cio el mis­mo día de las re­ve­la­cio­nes de Co­rin­na. “Se en­con­tró mal e

hi­cie­ron ir a un mé­di­co. Tras el ata­que de an­sie­dad, el rey es­tá te­nien­do se­sio­nes dia­rias pa­ra po­der re­cu­pe­rar­se”, ase­gu­ró al El Es­pa­ñol la pe­rio­dis­ta Pilar Ey­re, es­pe­cia­li­za­da en ca­sa real. Pe­ro las con­se­cuen­cias pa­ra el rey emé­ri­to no só­lo po­drían es­tar en su sa­lud, sino en su si­tua­ción ju­di­cial.

El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal, Die­go de Egea, abrió una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­tu­diar el con­te­ni­do de las gra­ba­cio­nes. Si se com­prue­ba su ve­ra­ci­dad y que di­chos de­li­tos se co­me­tie­ron des­pués de su ab­di­ca­ción, el rey Juan Car­los po­dría ser acu­sa­do de blan­queo de ca­pi­ta­les, trá­fi­co de in­fluen­cias o cohe­cho. Al no ser ya rey, la mi­nis­tra de Jus­ti­cia Dolores Del­ga­do ase­gu­ró que “tie­ne afo­ra­mien­to, pe­ro no in­vio­la­bi­li­dad”, por lo que po­dría ser juz­ga­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

“Cual­quier actuación cen­su­ra­ble de­be­rá ser juz­ga­da y san­cio­na­da con arre­glo a la ley. La jus­ti­cia es igual pa­ra to­dos”, dijo Juan Car­los I en su pe­núl­ti­mo dis­cur­so de Na­vi­dad. Ante una hi­po­té­ti­ca impu­tación ju­di­cial a su pa­dre, el rey Felipe VI guar­da si­len­cio.

AMI­GA QUE­RI­DA : Felipe de Edim­bur­go, es­po­so de la reina Isa­bel de In­ga­la­te­rra, fue quien pre­sen­tó a Co­rin­na con el en­ton­ces rey Juan Car­los. Ocu­rrió en 2005 en una fin­ca al sur de España pro­pie­dad del jo­ven mul­ti­mi­llo­na­rio in­glés Hugh Gros­ve­nor. :

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.