“Yo soy la hi­ja de Mar­ce­lo Ebrard”

LA ACTRIZ DE 30 AÑOS, FRAN­CES­CA STAF­FORD HA­BLA DEL PO­DER, DE LA TRAI­CIÓN, DE SUS SUEÑOS, ASÍ CO­MO DE LA FA­CE­TA DE PA­PÁ DEL PRÓ­XI­MO SE­CRE­TA­RIO DE RE­LA­CIO­NES EX­TE­RIO­RES EN EL GO­BIERNO DE AMLO.

Quien - - Q - por AL­BER­TO TA­VI­RA ÁL­VA­REZ / fotos GER­MÁN NÁJERA + IVÁN FLO­RES

Nun­ca lo ha­bía vis­to com­por­tar­se así. Prác­ti­ca­men­te no lo re­co­no­cía. Mar­ce­lo Ebrard Ca­sau­bón rea­li­za­ba mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios con los múscu­los del ros­tro, los cua­les de­la­ta­ban que es­ta­ba sin­tien­do una o va­rias emo­cio­nes. Al­ter­na­ba esas mi­cro­ex­pre­sio­nes con una son­ri­sa obli­ga­da. Y lue­go sos­te­nía la mi­ra­da en un pun­to fi­jo al que el lu­gar co­mún ha nom­bra­do co­mo la na­da. Vol­vía. Sus­pi­ra­ba. Se aso­ma­ba a la ca­rá­tu­la de su re­loj. Se lle­va­ba las uñas de los de­dos a la bo­ca sin en­con­trar qué cor­tar, pues des­de ha­ce dé­ca­das sus ma­nos se man­tie­nen al ras de­bi­do a su oni­co­fa­gia: cos­tum­bre de co­mer­se las uñas. Y lue­go nue­va­men­te Mar­ce­lo y la na­da. Su hi­ja Fran­ces­ca es­ta­ba a un cos­ta­do y lo ob­ser­va­ba de fren­te con ese ojo que la psi­co­lo­gía ta­túa en la re­ti­na de sus estudiantes. Ad­ver­tía lo que ya ha­bía leí­do en la obra del es­cri­tor y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co es­pa­ñol Eduar­do Pun­set: la fe­li­ci­dad ver­da­de­ra se en­cuen­tra an­tes de al­can­zar la fe­li­ci­dad ple­na.

Fran­ces­ca Sop­hie Ebrard Ra­mos en­vió un men­sa­je de tex­to por What­sapp a su pa­pá el día que el otro­ra je­fe de Go­bierno re­ci­bió el ré­cord má­xi­mo de men­sa­jes en su dis­po­si­ti­vo mó­vil: el 1 de ju­lio de 2018. La pri­mo­gé­ni­ta de Ebrard –quien du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral es­tu­vo al fren­te de la pri­me­ra cir­cuns­crip­ción, la que co­rres­pon­de al nor­te del país– le so­li­ci­tó a su pa­dre que la in­vi­ta­ra al lu­gar don­de se agru­pa­ría el pri­mer cua­dro del equi­po de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, an­tes de dar­se a co­no­cer los resultados de la elección pre­si­den­cial. Fran­ces­ca y su her­ma­na me­nor, An­ne Do­mi­ni­que, lle­ga­ron al­re­de­dor de las 20:00 ho­ras al ho­tel Hil­ton. La pri­me­ra de las Ebrard Ra­mos arri­bó en­fun­da­da en un tra­je de sa­co con pan­ta­lón, per­fec­ta­men­te ce­ñi­dos al cuerpo des­de el to­bi­llo has­ta el cue­llo, es­tam­pa­do con flo­res en don­de pre­do­mi­na­ba el co­lor ro­sa. La psi­có­lo­ga y actriz ya ha­bía uti­li­za­do ese mis- mo mo­de­lo en ma­yo pa­sa­do so­bre la al­fom­bra ro­ja del es­treno de la pe­lí­cu­la Eres mi pa­sión (2018).

Si bien Fran­ces­ca quería vi­vir jun­to a su pa­dre los mo­men­tos pre­li­mi­na­res a la glo­ria de la alian­za Jun­tos ha­re­mos his­to­ria (Mo­re­na, PES y PT), tam­bién tenía quería to­mar­se una fo­to con, se­gún las en­cues­tas de sa­li­da, el nue­vo pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. En cuan­to AMLO re­co­no­ció a las hi­jas de Ebrard, ellas lo abor­da­ron. La úl­ti­ma oca­sión en que las ha­bía vis­to fue en el año 2000 cuan­do era can­di­da­to a je­fe de Go­bierno del DF. Fran­ces­ca rom­pió el hie­lo: “Li­cen­cia­do Ló­pez Obra­dor, mu­chas fe­li­ci­da­des. Es un gran orgullo pa­ra Mé­xi­co”. Y se hi­zo la fo­to. Más tar­de la jo­ven lle­ga­ría a la con­clu­sión de que su pa­dre fue más fe­liz du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral que al fi­nal de és­te, tal y co­mo lo ha­bía va­ti­ci­na­do Pun­set.

LA SUER­TE DE LA PRI­MO­GÉ­NI­TA

Fran­ces­ca es la ma­yor de los tres hi­jos que tu­vo Mar­ce­lo Ebrard con su pri­me­ra es­po­sa, Fran­ces­ca Ra­mos Mor­gan, quie­nes es­tu­vie­ron ca­sa­dos de 1985 a 2005. Se co­no­cie­ron mien­tras es­tu­dia­ban en el Co­le­gio de Mé­xi­co y, lue­go de su enlace ce­le­bra­do des­pués del te­rre­mo­to del 85, pro­crea­ron tres hi­jos: Fran­ces­ca (26 de mar­zo de 1988), An­ne Do­mi­ni­que (9 de oc­tu­bre de 1990) y Mar­ce­lo (28 de abril de 1995). El fu­tu­ro can­ci­ller me­xi­cano es­tu­vo ca­sa­do en se­gun­das nup­cias con la otro­ra actriz Ma­riag­na Prats (en­tre 2006 y 2010) y, su ter­cer ma­tri­mo­nio has­ta la fe­cha, ce­le­bra­do el 7 de oc­tu­bre de 2011, es con la exem­ba­ja­do­ra de Hon­du­ras en Mé­xi­co, Ro­sa­lin­da Bue­so, con quien tie­ne a los mellizos Ivanna y Ju­lián.

Los pri­me­ros sín­to­mas de que ha­bía una actriz en po­ten­cia en la fa­mi­lia Ebrard Ra­mos co­men­za­ron a mos­trar­se cuan­do Fran­ces­ca tenía al­re­de­dor de cin­co años de edad. En aquel tiem­po, asis­tía al kín­der en el co-

“Pa­pá es un hom­bre que ha­ce bien su tra­ba­jo. Ama a Mé­xi­co y, sin du­da, quiere im­pul­sar­lo pa­ra que sea un me­jor país” - Fran­ces­ca Staf­ford / actriz

le­gio Sie­rra Ne­va­da. Era 1994 y su pa­pá se desem­pe­ña­ba co­mo ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Go­bierno del en­ton­ces De­par­ta­men­to del Dis­tri­to Fe­de­ral, en la ad­mi­nis­tra­ción de Ma­nuel Ca­ma­cho Solís. Los Ebrard vi­vían en una ca­sa en la co­lo­nia del Va­lle, muy cer­ca de la Pla­za de To­ros Mé­xi­co. El im­pul­so por la ca­rac­te­ri­za­ción lle­va­ba a la pe­que­ña Fran­ces­ca a rea­li­zar sus pre­sen­ta­cio­nes lo mis­mo en el jar­dín de la ca­sa, que en la sa­la o don­de la to­ma­ra por asal­to su pa­sión.

¿Sus per­so­na­jes más re­cu­rren­tes? Las prin­ce­sas de Dis­ney. Era tal su afición por ellas que in­clu­so pe­día sa­li a la ca­lle con su dis­fraz de Be­lla (un ves­ti­do lar­go y ama­ri­llo) de la pe­lí­cu­la La be­lla y la bes­tia. Se ins­ta­la­ba en el per­so­na­je in­clu­so en sus ci­tas con el pe­dia­tra. Sin em­bar­go, hu­bo una prin­ce­sa que mar­có la vi­da de Fran­ces­ca: la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la La prin­ce­si­ta ( A Little Prin­cess, 1995) di­ri­gi­da por el me­xi­cano Al­fon­so Cua­rón ba­sa­da en la no­ve­la de Fran­ces Hodg­son Bur­nett. “Quería ser la pro­ta­go­nis­ta porque, co­mo ella, siem­pre hay que lu­char. No im­por­tan las cir­cuns­tan­cias, siem­pre pue­des es­tar se­gu­ra de ti mis­ma y sa­lir ade­lan­te”.

La his­to­ria aca­dé­mi­ca de Fran­ces­ca –quien al cie­rre de es­ta edi­ción es­tá sol­te­ra– na­rra su pa­so por los co­le­gios Edron, don­de es­tu­dió pri­ma­ria; el Wins­ton Chur­chill, en el que cur­só se­cun­da­ria; el Olin­ca fue su elección pa­ra la pre­pa­ra­to­ria y la Uni­ver­si­dad Anáhuac del Nor­te don­de se li­cen­ció de Psi­co­lo­gía. Una vez con el tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio en mano, su­po que al­go le ha­cía fal­ta: la actuación. De­ci­dió rea­li­zar unos cur­sos en la Ca­sa Azul y lue­go to­mó un di­plo­ma­do con Luis Man­do­ki. Más tar­de, via­ja­ría a Canadá don­de es­tu­dió en la Van­cou­ver Film School.

¿Por qué no in­cur­sio­nas­te en la po­lí­ti­ca?

No es ne­ce­sa­rio. Ya trai­go la ex­pe­rien­cia co­mo ca­rre­ra. Mi ma­má y mi pa­pá han si­do mis me­jo­res maes­tros. Sa­ben mu­cho y, en­tre otras co­sas, por eso los ad­mi­ro des­de siem­pre. Cuan­do mi pa­pá era se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PRI, yo tenía al­re­de­dor de dos años y,

“Cuan­do es­tás arri­ba, hay un mi­llón de amigos y cuan­do es­tás aba­jo, des­apa­re­cen. Con el nue­vo nom­bra­mien­to de pa­pá, ya es­tán re­apa­re­cien­do” – Fran­ces­ca Staf­ford/ actriz

se­gún lo que re­cuer­dan mis pa­pás, ya de­cía “com­pa­ñe­ros de par­ti­do”. In­clu­so hay fotos de ese mo­men­to.

En el pan­ta­no­so te­rreno de la po­lí­ti­ca ¿cuá­les han si­do las ad­ver­ten­cias de tu pa­dre?

Más que ad­ver­ten­cias, las desave­nen­cias de la po­lí­ti­ca me ha to­ca­do vi­vir­las de ma­ne­ra di­rec­ta. So­bre to­do de los lla­ma­dos “amigos del po­der”. Cuan­do es­tás arri­ba, hay un mi­llón de amigos. Cuan­do es­tás aba­jo, des­apa­re­cen. Mi ma­má, mis her­ma­nos y yo lo fui­mos vi­vien­do jun­tos des­de an­tes de que pa­pá de­ja­ra la je­fa­tu­ra de Go­bierno del DF. Cu­rio­sa­men­te con el nue­vo nom­bra­mien­to de pa­pá “los amigos del po­der” ya es­tán re­apa­re­cien­do.

¿Qué era lo que más ad­mi­ra­bas de tu pa­pá?

Si­go ad­mi­ran­do su in­te­li­gen­cia, su per­se­ve­ran­cia. Es­toy or­gu­llo­sa de que has­ta la fe­cha la gen­te se le acer­ca y lo fe­li­ci­ta. No lo odian. Pa­pá es un hom­bre que ha­ce bien su tra­ba­jo. Ama a Mé­xi­co y, sin du­da, quiere im­pul­sar­lo pa­ra que sea me­jor.

¿Por qué quie­res ser actriz?

Pa­ra com­pren­der más la con­duc­ta hu­ma­na. Aun­que es­tu­dié Psi­co­lo­gía, es a tra­vés de la actuación don­de he lle­ga­do a di­ver­sas con­clu­sio­nes so­bre es­te te­ma.

¿Có­mo en­tien­des el po­der?

Es al­go que te dis­tin­gue de otras per­so­nas por tu es­fuer­zo y de­di­ca­ción. Es adic­ti­vo.

¿Ser una Ebrard te ha­ce po­de­ro­sa?

Quie­ro ser po­de­ro­sa por mi ca­rre­ra, por mis mé­ri­tos. Mi pa­pá sí es po­de­ro­so, yo no.

¿Por qué te qui­tas­te de tu nom­bre ar­tís­ti­co tu ape­lli­do Ebrard?

Fran­ces­ca Staf­ford tie­ne que ver con ren­dir­le un ho­me­na­je a mi abue­la ma­ter­na. Así se lla­ma­ba: Staf­ford Mor­gan. Cuan­do mu­rió yo tenía nue­ve años y fue una pér­di­da muy do­lo­ro­sa. Co­mo es­toy con­ven­ci­da de que una per­so­na no se mue­re has­ta que se ol­vi­da, de­ci­dí po­ner­me su nom­bre pa­ra re­cor­dar­la siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.