PRO­DI­GIO DEL PIANO

La me­xi­ca­na Daniela Lieb­man tie­ne el don pa­ra to­car el piano, pe­ro fue su dis­ci­pli­na la que la hi­zo una es­te­lar del Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes. Con só­lo 15 años, via­ja por el mun­do pa­ra de­mos­trar que la mú­si­ca clá­si­ca es tam­bién de los jó­ve­nes.

Quien - - REFLECTOR - por JI­ME­NA SÁNCHEZ foto JI­ME­NA ZAVALA

Ins­tru­men­tos por ju­gue­tes

Daniela vie­ne de una fa­mi­lia mu­si­cal y, aun­que su pa­dre le in­cul­có el gus­to por el vio­lín, si­guió la pa­sión de su abue­lo por el piano.

Sa­cri­fi­cio inexis­ten­te

Su vi­da dis­ta de ser co­ti­dia­na, pues des­de los cin­co años di­vi­de sus días en­tre la es­cue­la y los en­sa­yos; sin em­bar­go, es­to es al­go po­si­ti­vo por­que le per­mi­te ha­cer lo que más ama.

De­but es­tre­lla

En 2013, con só­lo 11 años, se es­tre­nó an­te el pú­bli­co en la im­por­tan­te sa­la de con­cier­tos neo­yor­qui­na Car­ne­gie Hall. Un año des­pués re­gre­só a la CDMX pa­ra to­car en Be­llas Ar­tes.

Acla­ma­da por el gre­mio

Ha to­ca­do con la Fi­lar­mó­ni­ca de Ja­lis­co, la Sin­fó­ni­ca de On­ta­rio y Ciu­dad de Mé­xi­co, ade­más de la Orquesta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal de Pe­rú y la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal co­lom­bia­na.

Un len­gua­je sin idio­ma

Lieb­man no en­cuen­tra me­jor for­ma de co­mu­ni­car­se que a tra­vés de las me­lo­días, de he­cho, ase­gu­ra que ése es su se­cre­to pa­ra lo­grar una ma­yor co­ne­xión con el pú­bli­co.

De­mo­cra­ti­zar el gé­ne­ro

Lan­zó en ju­nio, en digital, su pri­mer ál­bum ho­mó­ni­mo (com­pues­to por ver­sio­nes de clá­si­cos) pa­ra lle­var el gé­ne­ro a los jó­ve­nes.

“La mú­si­ca me da un pro­pó­si­to pa­ra le­van­tar­me en las ma­ña­nas” – DANIELA LIEB­MAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.