NO­VIA FU­GI­TI­VA

Mi­che­lle Sa­las co­rre por las ca­lles de NY ves­ti­da de blan­co.

Quien - - Q STYLE - por CE­LES­TE ANZURES / fotos JA­RED KOCKA sty­ling JU­LIA­NA GI­MÉ­NEZ / pro­duc­to­ra MIRHAM ASCENCIO

CCon una son­ri­sa y ha­cien­do bro­mas en ca­da mo­men­to, la me­xi­ca­na Mi­che­lle Sa­las lle­gó al ho­tel Z en Nue­va York pa­ra de­jar­nos ver su la­do más sexy y di­ver­ti­do ba­jo el len­te de uno de los me­jo­res fo­tó­gra­fos de la ciu­dad. Fue és­te el pun­to de par­ti­da pa­ra que su­ce­die­ra la ma­gia y quién me­jor que al­guien tan au­tén­ti­ca co­mo ella pa­ra crear una historia que ce­le­bra la ac­ti­tud de las newly­weds o las pró­xi­mas afor­tu­na­das. El es­ti­lo de Sa­las, de­sen­fa­da­do, ecléc­ti­co y fe­me­nino, pe­ro con una mez­cla ro­que­ra y rebelde a la vez, nos cau­ti­va. Y pa­ra es­ta se­sión, la fir­ma nup­cial española Ai­re Bar­ce­lo­na, de la ca­sa Ro­sa Cla­rá–re­co­no­ci­da por su cu­ra­da se­lec­ción que tie­ne tan­to ves­ti­dos pro­pios co­mo de firmas de Al­ta Cos­tu­ra co­mo Ch­ris­tian La­croix, Karl La­ger­feld y Zuhair Mu­rad– re­ve­ló una ver­sión mo­der­na y fe­me­ni­na pa­ra es­ta temporada. Su mi­ra­da co­que­ta y ac­ti­tud di­ver­ti­da nos ayu­da­ron a trans­por­tar­nos a aque­llos glo­rio­sos años ochen­ta, cu­yos per­so­na­jes co­mo Cyn­di Lau­per o Deb­bie Harry de Blon­die sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción pa­ra es­ta se­sión. Y por su­pues­to, no po­día­mos de­jar de rendirle tri­bu­to a la rei­na del pop, Ma­don­na. Con su re­in­ter­pre­ta­ción de Ma­rilyn Mon­roe en la pe­lí­cu­la Gentle­men Pre­fer Them Blon­des, en su vi­deo de “Ma­te­rial Girl” y en su look de “Like a Vir­gin” nos de­mos­tró que las tex­tu­ras co­mo el en­ca­je y el tul mez­cla­das con mez­cli­lla y ac­ce­so­rios co­mo guan­tes y per­las son un mix ga­na­dor. La jo­ven ru­bia, muy sor­pren­di­da con su cam­bio de look du­ran­te la se­sión, ex­pre­só: “Nun­ca me ha­bía he­cho es­te ti­po de pei­na­do, ja­más me ima­gi­né que se ve­ría co­ol”. La re­co­no­ci­da blog­ger de mo­da nos en­se­ña có­mo ser una no­via mo­der­na y di­ver­ti­da, rom­pien­do esquemas y atre­vién­do­se a sa­lir de lo tra­di­cio­nal. Mos­trán­do­nos que no hay re­glas; que una ca­mi­sa blan­ca con una fal­da de tul pue­de dar un es­ti­lo an­dró­gino, y que un es­co­te y unos guan­tes nos pue­den trans­por­tar a los años 20.

HE­RE­DE­RA DEL BUEN GUS­TO

A sus 29 años, Mi­che­lle siem­pre ha si­do una amante de la mo­da. Des­de pe­que­ña en­tra­ba a los ca­me­ri­nos de las obras de tea­tro de su bi­sa­bue­la, Sil­via Pi­nal, y le in­tri­ga­ban tan­to los ves­tua­rios, que se pro­ba­ba to­dos los ves-

ti­dos que veía. “Me en­can­ta­ba pro­bar­me la ro­pa de los ac­to­res, me sen­tía gran­de y fue ahí que me vol­ví muy vi­sual”, co­men­tó. Por ello, a los 22 años de­ci­dió abrir el blog Ste­reoty­pe­mess, un si­tio don­de mues­tra sus me­jo­res out­fits, via­jes y es­ti­lo de vi­da. “Que­ría es­tu­diar fo­to­gra­fía de mo­da, por eso co­men­cé mi blog que com­bi­na­ba la mo­da, be­lle­za y foto, y que ade­más me per­mi­tía es­cri­bir so­bre to­do aque­llo que me apa­sio­na y su­ce­de en mi día a día”, agre­gó la blog­ger. Tras vi­vir un tiem­po en Ma­drid y lue­go en Los Án­ge­les, fi­nal­men­te se mu­dó a Nue­va York pa­ra es­tu­diar Di­se­ño de Mo­da en Par­sons, lu­gar que más ade­lan­te le per­mi­tió rea­li­zar un in­terns­hip con la fir­ma Ca­ro­li­na Herrera, que im­pli­ca­ba des­de lle­var ca­fé e ir por te­las, has­ta or­ga­ni­zar los des­fi­les pa­ra Fas­hion Week, una de las pla­ta­for­mas más im­por­tan­tes en la in­dus­tria. Es­to le abrió un po­co más su pa­no­ra­ma, sa­ber que el ca­mino no era na­da fá­cil, pe­ro que aún era tan gran­de su pa­sión que que­ría de­di­car­se a ello por el res­to de su vi­da. Ac­tual­men­te, la bis­nie­ta de la di­nas­tía Pi­nal tam­bién es una de las per­so­nas fa­vo­ri­tas de gran­des ca­sas de mo­da de to­do el mun­do co­mo Cha­nel, Car­tier y Dol­ce & Gab­ba­na, con cu­yos di­se­ña­do­res, Do­me­ni­co y Ste­fano, man­tie­ne una fuer­te re­la­ción. De he­cho, mo­de­ló en dos de sus pa­sa­re­las de la mano de su ma­má, Step­ha­nie Sa­las: en la de Mi­lán Fall/ Win­ter 2017 Ready-to-wear, y en la del Mu­seo Sou­ma­ya es­te mis­mo año.

EL SUE­ÑO ES­PE­RA­DO

Aden­trán­do­nos en el te­ma del sue­ño de ca­sar­se, Mi­che­lle nos con­fe­só: “A los 27 me que­ría ca­sar y a los 28 te­ner hi­jos, pe­ro ten­go 29 y no ha pa­sa­do”, aña­dió con unas car­ca­ja­das. Pe­ro pri­me­ro, ¿có­mo se­ría el ves­ti­do ideal pa­ra una it girl co­mo ella? “Me gus­ta­ría usar dos: uno pa­ra la igle­sia por­que es un re­cuer­do que vas a te­ner pa­ra to­da la vi­da y otro pa­ra es­tar más a gus­to en la fies­ta por­que no hay peor co­sa que sen­tir­te in­có- mo­da”, agre­ga, ha­cien­do hin­ca­pié en que es­to tam­bién apli­ca pa­ra las da­mas de ho­nor. Co­mo era de es­pe­rar­se, Mi­che­lle sue­ña que sea el di­se­ña­dor li­ba­nés de al­ta cos­tu­ra, Elie Saab, quien ha­ga su ves­ti­do pa­ra la igle­sia (y sí, có­mo no enamo­rar­se de esos ves­ti­dos he­chos pa­ra prin­ce­sas de cuen­tos de ha­das...) Ha ves­ti­do a mu­je­res co­mo la rei­na Ra­nia de Jor­da­nia pa­ra su co­ro­na­ción en 1991, Nao­mi Watts en el fes­ti­val de Can­nes en 2015 o Angelina Jo­lie en los pre­mios Os­car 2014, en­tre otras per­so­na­li­da­des. Pa­ra la fies­ta, un ves­ti­do de Ca­ro­li­na Herrera no po­dría fal­tar, así bai­la­ría sin pa­rar has­ta el ama­ne­cer. Aun­que la blog­ger ha vi­vi­do en di­fe­ren­tes paí­ses, tie­ne su co­ra­zón en Mé­xi­co, lu­gar que sin du­da al­gu­na es­co­ge­ría pa­ra su bo­da, es­pe­cí­fi­ca­men­te Ca­re­yes o Oa­xa­ca. “Son lu­ga­res má­gi­cos, mís­ti­cos, tie­nen una vi­bra in­creí­ble que te ha­ce va­lo­rar más tu país y su ri­que­za cul­tu­ral”, co­men­tó. Y so­bre sus dream pla­ces pa­ra su lu­na de miel con­fe­só con un tono ro­mán­ti­co, “me gus­ta­ría un lu­gar don­de nin­guno de los dos ha­ya ido y des­cu­brir jun­tos ese des­tino. Po­dría ser Tai­lan­dia, Fi­ji o Japón”.

UN FU­TU­RO EM­PREN­DE­DOR

Ca­sar­se no es el úni­co sue­ño de la ru­bia, sino se­guir con su pa­sión que es la mo­da y con­ti­nuar co­la­bo­ran­do con di­se­ña­do­res tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les. “Me gus­ta­ría se­guir con mi blog y más ade­lan­te abrir mi pro­pio ca­nal de You­tu­be dan­do tips de mo­da y be­lle­za”, afir­mó la mo­de­lo. Tam­bién ha de­mos­tra­do que es ca­paz de so­bre­sa­lir por su crea­ti­vi­dad y em­pren­di­mien­to, y más que ser la hi­ja de tal ar­tis­ta, es re­co­no­ci­da por sus pro­pios mé­ri­tos. Mien­tras nos sigue sor­pren­dien­do por su crea­ti­vi­dad y dedicación co­mo una chi­ca mul­ti­task, só­lo que­da es­pe­rar ese mo­men­to im­por­tan­te: ¿có­mo se­rá el di­se­ño que por­ta­rá ese gran día? ¿quién se­rá el afor­tu­na­do es­po­so? ¿quién la acom­pa­ña­rá al al­tar? ¿con quién bai­la­rá el vals?...

“Quie­ro dos ves­ti­dos: uno pa­ra la igle­sia, pues es un re­cuer­do pa­ra to­da la vi­da y otro pa­ra es­tar có­mo­da en la fies­ta”.

VES­TI­DO DE NO­VIA RO­SA CLA­RÁ, CO­LEC­CIÓN AI­RE BAR­CE­LO­NA BEACH WED­DING 2019 TO­CA­DO JEN­NI­FER BEHR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.