2 DE OC­TU­BRE

Daniel Gi­mé­nez Ca­cho y el día que no de­be­mos ol­vi­dar.

Quien - - Q STYLE - por RE­NA­TA GON­ZÁ­LEZ / fotos ANYLÚ HI­NO­JO­SA / sty­ling CE­LES­TE ANZURES

Es vier­nes 13 de sep­tiem­bre de 1968 en la Ciu­dad de Mé­xi­co. El re­loj mar­ca las 16:30 ho­ras cuan­do del Mu­seo de An­tro­po­lo­gía par­te una marcha ha­cia el Zó­ca­lo. Al contingente que avan­za por ave­ni­da Re­for­ma se van su­man­do más es­tu­dian­tes, amas de ca­sa, pro­fe­sio­nis­tas y has­ta ni­ños. Uno de ellos tie­ne sie­te años y se lla­ma Daniel Gi­mé­nez Ca­cho. De la mano de su ma­dre y sus her­ma­nos, el pe­que­ño (fu­tu­ro ac­tor) ca­mi­na en to­tal si­len­cio, co­mo los de­más, aun­que en su in­te­rior se em­pie­za a ges­tar un hu­ra­cán de con­cien­cia po­lí­ti­ca que has­ta el mo­men­to no ha po­di­do ca­llar. “Mi ma­má nos lle­va­ba por­que vi­vía­mos a me­dia cua­dra de Re­for­ma, en la ca­lle de Río Ne­va. Re­cuer­do esa Marcha del Si­len­cio y a los mi­les de jó­ve­nes ca­mi­nan­do sin de­cir na­da. Tam­bién re­cuer­do una dis­cu­sión en­tre mi pa­pá y mi her­mano ma­yor, que pin­ta­ba bar­das con con­sig­nas; ha­cer eso te po­nía en pe­li­gro mor­tal”, di­ce Gi­mé­nez Ca­cho. Ha­ce 50 años ya de aque­llo, pe­ro ese re­cuer­do y el mo­vi­mien­to del 68 si­guen fres­cos en su me­mo­ria; qui­zá aho­ra más, pues el 2 de oc­tu­bre estrena por Ama­zon Pri­me Vi­deo la se­rie Un ex­tra­ño enemigo, cen­tra­do en lo que su­ce­dió aquel año en Mé­xi­co.

DES­DE EL PA­LA­CIO NE­GRO

Es­ta­mos en el Archivo General de la Na­ción, que has­ta 1976 fue co­no­ci­do co­mo el Pa­la­cio de Le­cum­be­rri, una cár­cel don­de en­via­ron a cien­tos de es­tu­dian­tes de­te­ni­dos el 2 de oc­tu­bre. Es inevi­ta­ble, el lu­gar es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra Daniel, quien nos cuen­ta de su per­so­na­je, el co­man­dan­te Ba­rrien­tos, un po­li­cía ins­pi­ra­do en quien es­tu­vo al fren­te de la Di­rec­ción Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad, Fer­nan­do Gu­tié­rrez Ba­rrios, en­car­ga­do de in­fil­trar al mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y or­ques­tar la trá­gi­ca ma­tan­za en la Pla­za de las Tres Cul­tu­ras. Pe­se a que en­car­na lo que ha des­pre­cia­do du­ran­te to­da su vi­da, la ex­pe­rien­cia fue in­tere­san­te. “Me tra­té de po­ner en la piel de al­guien que tie­ne es­ta con­vic­ción; de­jar de juz­gar­lo y en­ten­der­lo pa­ra po­der­lo in­ter­pre­tar. Lo im­por­tan­te era no con­ver­tir en un mons­truo a al­guien con tan­to po­der so­bre las vi­das hu­ma­nas. Los guio­nis­tas crea­ron a un ser hu­mano que tie­ne fa­mi­lia, que es un pa­dre de­vo­to. Ver esa par­te era lo que me im­por­ta­ba, no pen­sar en que fue­ra el ma­lo de Ma­lo­lan­dia, por­que al fi­nal, él pen­sa­ba que le es­ta­ba ha­cien­do un bien al país”. Dar vi­da a un priis­ta “de abo­len­go” no im­pli­có tan­to tra­ba­jo, pues el his­trión mexicano siem­pre les ha se­gui­do los pa­sos. “Co­mo ac­tor, siem­pre los he ob­ser­va­do, hay mu­cho ma­te­rial en You­tu­be que uno pue­de ver. En­ton­ces sí me con­cen­tré un po­qui­to en los que son de la vie­ja es­cue­la, que tie­nen to­da una re­tó­ri­ca, una ele­gan­cia, una ma­ne­ra de ejer­cer lo que ellos lla­man la de­mo­cra­cia”. Gi­mé­nez Ca­cho tra­ba­jó ba­jo las ór­de­nes de Ga­briel Ripstein, quien tam­bién fun­gió co­mo pro­duc­tor y guio­nis­ta de la se­rie. La idea, di­ce el ci­neas­ta, era evi­tar caer en lo con­ven­cio­nal. “Me pa­re­ció in­tere­san­te ha­blar no só­lo del le­van­ta­mien­to es­tu­dian­til, sino de su con­tra­par­te: esa cla­se po­lí­ti­ca que veía có­mo la si­tua­ción es­ca­la­ba en las ca­lles, mien­tras se pre­pa­ra­ba pa­ra una olim­pia­da y la su­ce­sión pre­si­den­cial”, ex­pli­ca Ripstein. La se­rie no pre­ten­de de­nun­ciar ni con­tar la ver­dad ab­so­lu­ta. Es un th­ri­ller po­lí­ti­co de épo­ca. En es­te pun­to, Ripstein fue muy quis­qui­llo­so: se negaba a que ca­sas, ro­pa y lu­ga­res se vie­ran nue­vos. Y lo mis­mo pa­só con su re­par­to. Ga­briel no que­ría ac­to­res que hu­bie­ran pa­sa­do por el bó­tox o las ci­ru­gías es­té­ti­cas. Al fi­nal en­con­tró lo que bus­ca­ba en nom­bres co­mo Krist­yan Fe­rrer, Karina Gi­di, Ire­ne Azue­la y Her­nán del Rie­go. Pa­ra Ga­briel Ripstein, quien ga­nó Me­jor Ópe­ra Pri­ma en la Ber­li­na­le de 2015 por la pe­li­cu­la 600 mi­llas, la ex­pe­rien­cia fue muy

emo­ti­va. Tam­bién a ni­vel per­so­nal, pues en el elen­co con­tó con una ac­tua­ción es­pe­cial: la de su pa­dre, el re­co­no­ci­do di­rec­tor de cine Arturo Ripstein. “In­ter­pre­ta a Avery Grun­dach, el pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal. Mi pa­pá fue muy se­rio y es­ta­ba muy en­fo­ca­do, se sa­bía muy bien sus par­la­men­tos y tra­ba­ja­ba muy bien con los otros ac­to­res. Se di­vir­tió mu­cho y yo tam­bién. Ha si­do go­zo­so”. Ade­más, en el set tam­bién es­tu­vo pre­sen­te el hi­jo de Ga­briel, así que du­ran­te el ro­da­je se jun­ta­ron las tres ge­ne­ra­cio­nes. “Era muy pa­dre ver­me ahí con mi hi­jo, mi pa­pá. Eso me dio enor­me sa­tis­fac­ción”. El re­sul­ta­do fi­nal, con­ta­do en ocho epi­so­dios, lo tie­ne com­pla­ci­do… y ner­vio­so, pues por fin la historia lle­ga­rá si­mul­tá­nea­men­te a más de 200 paí­ses vía strea­ming. “Hay quie­nes no ten­drán idea de los su­ce­sos del 68 en Mé­xi­co y el ob­je­ti­vo era que fun­cio­na­ra pa­ra ese mer­ca­do in­ter­na­cio­nal tam­bién, que el pro­pio th­ri­ller tu­vie­ra los gan­chos su­fi­cien­tes pa­ra que un es­pec­ta­dor no pu­die­ra de­jar de ver­lo”. Gi­mé­nez Ca­cho ya vio un par de epi­so­dios y tam­bién es­tá fe­liz con el re­sul­ta­do. “Acer­car­se a los he­chos his­tó­ri­cos es muy bo­ni­to pa­ra en­ten­der có­mo es­ta­mos, en qué he­mos avan­za­do y en qué no. Tam­bién tie­ne un va­lor ha­cer ho­me­na­je a los que lu­cha­ron y re­vi­vie­ron el es­pí­ri­tu de lu­cha. Co­mo que te ha­ce cons­cien­te de que hay que to­mar el re­le­vo y en­chu­far­se a ese es­pí­ri­tu de cam­bio y se­guir­lo em­pu­jan­do”, re­ma­ta Gi­mé­nez Ca­cho.

TRA­JE H&M SUÉ­TER ZEG­NA AGRA­DE­CE­MOS AL ARCHIVO GENERAL DE LA NA­CIÓN Y A SU PER­SO­NAL LAS FA­CI­LI­DA­DES OTOR­GA­DAS PA­RA ES­TA SE­SIÓN FO­TO­GRÁ­FI­CA

MA­DE IN ME­XI­CO La se­rie, que estrena el 2 de oc­tu­bre, se ro­dó en su to­ta­li­dad en la CDMX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.