Hugh Jack­man

El ac­tor Hugh Jack­man cum­ple 50 años y re­fle­xio­na so­bre su ca­rre­ra y el ti­po de hombre en que se con­vir­tió.

Quien - - CONTENIDO - por SAL­VA­DOR CIS­NE­ROS

Cual­quier pre­tex­to es bueno pa­ra en­tre­vis­tar al ac­tor. Es­ta vez nos ha­bló de sus pri­me­ros 50 años.

AHugh Jack­man le ha he­cho bien el pa­so del tiem­po. Lo di­ce son­rien­do, sin du­dar, des­de la ci­ma del One World Tra­de Cen­ter, el ras­ca­cie­los que se eri­gió don­de an­tes es­ta­ban las To­rres Ge­me­las. “Es in­tere­san­te lo que pa­sa con la edad”, di­ce en ex­clu­si­va a Quién, mi­nu­tos an­tes de una ce­na de lu­jo de Mont­blanc. “Mis am­bi­cio­nes ar­tís­ti­cas sí que han cam­bia­do, aho­ra ten­go mu­cha más cla­ri­dad y con­fian­za res­pec­to a lo que quie­ro. Cuan­do es­ta­ba en mis trein­tas, me sen­tía co­mo un ti­po que es­ta­ba sien­do arrastrado por la ca­lle por un gran da­nés”. No re­sul­ta gra­tui­to que al ha­blar so­bre su vi­da em­plee a un pe­rro que lo arras­tra co­mo me­tá­fo­ra de des­con­trol, pues una de las anéc­do­tas más icó­ni­cas de su in­fan­cia tie­ne que ver con un can. “Ha­bía uno en el ba­rrio que ya ha­bía mor­di­do a va­rias per­so­nas. Un día, mi ma­dri­na es­ta­ba en la co­ci­na y yo en el pa­tio den­tro de un co­rral pa­ra ni­ños. Cuan­do ella se dio cuen­ta, yo ya ha­bía sa­ca­do mis bra­zos y aga­rra­ba a ese pe­rro por las ore­jas y lo ja­la­ba ha­cia mí. Se acer­có ate­mo­ri­za­da ha­cia mí, y el pe­rro, por suer­te, hu­yó”. Jack­man, quien cuan­do era ni­ño so­ña­ba con “ser chef a bor­do de un avión”, pien­sa que es­te as­pec­to de su per­so­na­li­dad, que lle­va con­si­go des­de pe­que­ño, hi­zo que dé­ca­das más tar­de fue­ra idó­neo pa­ra in­ter­pre­tar al su­per­hé­roe mu­tan­te de la sa­ga X-men, rol que lo con­vir­tió en una es­tre­lla de Holly­wood. “Lo que creo que esa es­ce­na de mi in­fan­cia di­ce de mí es que ya es­ta­ba lis­to pa­ra ser Wol­ve­ri­ne: ‘No ven­gas a mo­les­tar­me a mi jar­dín, que te arran­ca­ré las ore­jas’”, bro­mea. UN AC­TOR QUE ES­CRI­BE Aun­que ja­más ha tra­ba­ja­do co­mo guio­nis­ta, ser ac­tor hi­zo que Jack­man es­cri­bie­ra. “Cuan­do me pre­pa­ro pa­ra una pe­lí­cu­la, acos­tum­bro es­cri­bir un dia­rio pe­ro des­de la pers­pec­ti­va de mi per­so­na­je. En­cuen­tro que mi ce­re­bro tra­ba­ja de una ma­ne­ra mu­cho más crea­ti­va cuan­do es­toy es­cri­bien­do. Es­to es muy útil pa­ra mi tra­ba­jo por­que mien­tras más ima­gi­na­ción ten­gas, me­jor ac­tor se­rás”. És­ta fue una de las ra­zo­nes por las que acep­tó ser em­ba­ja­dor de Mont­blanc. “Tam­bién qui­se ha­cer­lo por­que me in­tere­sa la for­ma en que ha­cen ne­go­cios y amo la ma­ne­ra en que es­tán com­pro­me­ti­dos con los ar­te­sa­nos y el di­se­ño de sus pro­duc­tos. Ade­más, soy un tra­di­cio­na­lis­ta y me gus­ta el he­cho de que han hon­ra­do su historia pe­ro siem­pre tra­tan­do de evo­lu­cio­nar”. Jack­man, na­ci­do el 12 de oc­tu­bre de 1968 en Síd­ney, ya ga­nó el Glo­bo de Oro y el Tony Award. Só­lo es­tu­vo no­mi­na­do al Os­car por Los mi­se­ra­bles, sin em­bar­go sue­na co­mo can­di­da­to al má­xi­mo pre­mio del cine por The Front Run­ner, bio­pic acla­ma­do en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia so­bre el po­lí­ti­co es­ta­du­ni­den­se Gary Hart, quien per­dió la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 1988 por un es­cán­da­lo se­xual.

CLÁ­SI­CO Meis­ters­tück Le Pe­tit Prin­ce es una plu­ma ins­pi­ra­da en la no­ve­la del es­cri­tor fran­cés An­toi­ne de Sain­tE­xu­péry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.