EL FIN DE LA GUE­RRA CON TU SUE­GRA

Sea­mos sin­ce­ras: la fa­mi­lia po­lí­ti­ca es com­pli­ca­da. Es más, ta­chen eso, ¡las fa­mi­lias en ge­ne­ral son muy com­ple­jas! La di­fe­ren­cia es que en la tuya hay con­fian­za y ca­ri­ño des­de siem­pre… y en la su­ya, esas co­sas se ga­nan.

Quien - - QUÉ SÍ QUÉ NO - se­gún AN­NIE BA­RRIOS @an­nie−ba­rrios · an­nie-ba­rrios.com WWW.QUIEN.COM/AN­NIE-BA­RRIOS-NO­VIEM­BRE

Sue­gra. No sé si po­da­mos cul­par a las no­ve­las, pe­ro la pa­la­bra sue­gra sue­na a vi­lla­na. Que no nos sor­pren­da que al ha­blar de fa­mi­lia po­lí­ti­ca, la pri­me­ra en ser men­cio­na­da es ella. Los chis­tes de sue­gras son es­cri­tos por los yer­nos, pe­ro la re­la­ción que ins­pi­ra a guio­nis­tas de pe­lí­cu­las es aque­lla con la nue­ra. Si les di­je­ra que voy a pla­ti­car­les de la mía, pro­ba­ble­men­te ima­gi­na­rían sa­car las pa­lo­mi­tas y en­trar­le jun­tas al chis­me pe­ro no es el ca­so. Y no lo di­go por­que sé que es­tá le­yen­do es­tas lí­neas, sino por­que me gus­ta nues­tra re­la­ción de com­pli­ci­dad y ca­ri­ño ge­nuino. Así que que­ri­da sue­gra mía: hoy no leas mi co­lum­na. Ba­sa­da en plá­ti­cas con ami­gas, ob­ser­van­do a mi fa­mi­lia y ana­li­zan­do mis pro­pios erro­res y re­tos, res­ca­to 6 tips que nom­bra­ré “El (mi­ni) ma­nual de An­nie Pa­ra No Aga­rrar­se del Chon­go”: 1. El pro­yec­to prin­ci­pal es la pa­re­ja y hay que te­ner­lo pre­sen­te pa­ra am­bas fa­mi­lias po­lí­ti­cas. Apli­car un “no­so­tros” en las con­ver­sa­cio­nes in­di­ca equi­po y qui­ta es­pa­cio pa­ra in­tro­mi­sio­nes. 2. Una ami­ga, que no nom­bra­ré, des­de el día en que co­no­ció a la sue­gra iba a la de­fen­si­va, ca­zan­do plei­tos y pre­pa­ra­da pa­ra la lu­cha de po­de­res. Y Ana se ha da­do cuen­ta de que en reali­dad ¡le cae bien!… ya di­je su nom­bre… bueno, ¿lo bo­rro?... Nah #hay­mu­cha­sa­nas. 3. Cri­ti­car a su fa­mi­lia cuan­do es­ta­mos enoja­das es la peor idea, no só­lo po­de­mos he­rir a nues­tra pa­re­ja con lo que le de­ci­mos, sino que ¡nos pue­den oír los de­más! San­dra es­ta­ba en fue­go desaho­gan­do su co­ra­je con­tra los sue­gros… en spea­ker. Gulp. 4. To­do has­ta aquí sue­na fá­cil, pe­ro es un he­cho: cuan­do lle­gan los nie­tos hay más ma­te­rial pa­ra crear ten­sión. Llue­ven los con­se­jos, los “por ex­pe­rien­cia” y opi­nio­nes va­rias que por al­gu­na ra­zón nos chocan. Ha­brá que re­la­jar­nos y tra­ba­jar en nues­tra se­gu­ri­dad. Si te sien­tes se­gu­ra con tus de­ci­sio­nes, lo de­más se te res­ba­la (un po­co más). 5. La sue­gra de Fer en­tró a su ca­sa, sin avi­sar, y ella en cal­zo­nes. Po­ner lí­mi­tes del ni­vel de con­fian­za es­ta­ría bueno ¿no, Fer? Aho­ra que lo pien­so, la sue­gra de María tam­bién en­tró cuan­do es­ta­ba en cal­zo­nes… mis ami­gas al pa­re­cer an­dan en ro­pa in­te­rior por su ca­sa. 6. Qui­tar­nos el es­cu­do y unir fuer­zas. Esa com­pli­ci­dad la he apren­di­do de mi ma­má con mi cu­ña­da, de mis abue­las ado­ra­das y, por su­pues­to, de mi sue­gra que, si si­gue le­yen­do es­to, ¡cons­te, que­da­mos en que no! In­tere­san­te pen­sar que to­das las sue­gras de hoy fue­ron nue­ras en su mo­men­to, y que las nue­ras pro­ba­ble­men­te se­re­mos sue­gras. Aca­be­mos con ese cli­ché. La re­la­ción sue­gra-nue­ra sue­le ser la an­ta­go­nis­ta en los cuen­tos, pe­ro que la fa­mi­lia po­lí­ti­ca se lle­ve bien de­pen­de de to­dos, es­pe­cial­men­te del prín­ci­pe azul, aun­que esa es otra his­to­ria.

“Pun­tos ex­tra pa­ra quien di­ga cuán­tas ve­ces es­cri­bí “sue­gra” y “nue­ra” ¿Cuál ga­nó?” – AN­NIE BA­RRIOS

ILUS­TRA­CIÓN MAY­RA ME­NE­SES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.