Mood na­vi­de­ño

¿Qué mood ma­ne­jan en Na­vi­dad? Pa­re­cie­ra que hay dos op­cio­nes: ser ca­si Mrs. Claus y traer has­ta el co­che dis­fra­za­do de Ro­dol­fo, el reno o com­pe­tir­le al Grinch y que­jar­nos des­de el pri­me­ro de di­ciem­bre has­ta el Día de Re­yes.

Quien - - CONTENIDO - se­gún AN­NIE BA­RRIOS @an­nie−ba­rrios · an­nie-ba­rrios.com

Nues­tra columnista An­nie Ba­rrios ha­bla de los di­fe­ren­tes moods con los que vi­vi­mos la tem­po­ra­da na­vi­de­ña. Y tú, ¿eres Mrs. Claus o Grinch?

Sin pe­na les con­fie­so que me in­clino más por la pri­me­ra op­ción; to­da­vía no lle­go a de­co­rar mi ma­ma­van, pe­ro soy fan de­cla­ra­da de es­ta épo­ca. Mi en­tu­sias­mo es pal­pa­ble cuan­do es ho­ra de sa­car los ador­nos y po­dría ju­rar que en otra vi­da fui un duen­de­ci­llo de San­ta Claus. Aun así, con el pa­so de los años me he ido to­pan­do con la po­la­ri­dad na­vi­de­ña. Esas dos ca­ras de la mo­ne­da en nues­tras ac­ti­tu­des y hu­mo­res, con­tra­dic­cio­nes que se pue­den ver y sen­tir du­ran­te to­do el mes.

Ejem­plo: lle­ga di­ciem­bre y el ner­vio por los ki­li­tos de más es­tá en bo­ca de to­dos.“¡uff có­mo se en­gor­da en na­vi­dad!” di­ría mi ami­ga Va­ne des­de un mes an­tes; aun así, ahí va­mos emo­cio­na­dos por pro­bar ca­da pla­ti­llo –y be­bi­da– en las 42 posadas y even­tos que lle­nan el ca­len­da­rio. El “no quie­ro su­bir de pe­so” se opa­ca rá­pi­da­men­te por un “¡Mmm, ro­me­ri­tos!”.

Lo mis­mo con las de­co­ra­cio­nes. Po­ner el ár­bol en mi ca­sa es to­do un even­to: ga­lle­tas, cho­co­la­te ca­lien­te, oí­mos vi­llan­ci­cos (pe­ro los cool, ti­po Mi­chael Bu­blé) y em­pe­za­mos a ador­nar. Pa­sa una ho­ra y ya me de­ja­ron so­la, aco­mo­dan­do es­fe­ras al rit­mo de “Ades­te Fi­de­les” y pen­san­do: “¡El pró­xi­mo año com­pro un ár­bol ya de­co­ra­do!” ¡Es sú­per te­dio­so! Cla­ro, se me ol­vi­da cuan­do lle­ga di­ciem­bre otra vez y el Ch­rist­mas spi­rit me in­va­de.

Otra: las com­pras. ¿Si o no? Quie­res dar re­ga­los lle­nos de de­ta­lle, te lan­zas al cen­tro co­mer­cial imaginando el am­bien­te, “Jingle Bells” a to­do lo que da y tú cual pe­lí­cu­la dis­fru­tan­do el mo­men­to. Pe­ro no. Te to­pas con un gen­tío y el aro­ma de es­trés de to­dos los que te­nían el mis­mo plan. Las fi­las eter­nas y el caos sa­can al Grinch que lle­vas den­tro. Los “re­ga­los per­so­na­li­za­dos” se van a la ba­su­ra. ¿Ven­den unas toa­llas bei­ge en la ca­ja? ¡Per­fec­to! ¡Me lle­vo sie­te! Peor aún, si fuis­te pre­ca­vi­da com­pran­do a tiem­po, sue­le su­ce­der lo si­guien­te: lle­gas or­gu­llo­sa con tu re­ga­lo y ¿qué te to­ca en el in­ter­cam­bio? ¡El ro­pe­ra­zo! #tí­pi­co

Y ahí va­mos ha­cia la ce­na, arre­gla­dos, per­fu­ma­dos, co­rrien­do con pri­sas a un con­vi­vio don­de va a des­bor­dar ar­mo­nía y fe­li­ci­dad ¿no? Y ¿có­mo va­mos en el co­che? His­té­ri­cos que­ján­do­nos por el “tra­fi­cal”. Ob­vio. Lle­ga­mos con la ex­pec­ta­ti­va de un gran con­vi­vio fa­mi­liar mez­cla­da con la ten­sión inevi­ta­ble que sue­le ha­ber en­tre al­gu­nos miem­bros y que se di­si­mu­la con rom­po­pe. ¡A ver­dad! ¿Quién to­ma rom­po­pe?

Así sean de los or­gu­llo­sos por­ta­do­res de los ugly Ch­rist­mas swea­ters o de los que no pue­den con las pi­ja­mas na­vi­de­ñas, es in­du­da­ble que es­te mes tie­ne un sa­bor es­pe­cial, que se vi­ve ca­si de ma­ne­ra uni­ver­sal su­peran­do re­li­gio­nes y con­tex­tos, en que aun­que bai­le­mos en­tre los dos po­los del es­pí­ri­tu na­vi­de­ño, al fi­nal del día ga­nan las ca­ri­tas lle­nas de ilu­sión en los ni­ños, el abra­zo al abue­lo, la son­ri­sa del pró­ji­mo y el sa­bor del rom­po­pe. ¡Ja, ja, ja! Mis me­jo­res de­seos. ¡Fe­li­ces Fies­tas!

“Y tú, ¿eres de los que aman los ugly Ch­rist­mas swea­ters o de los que odian las pi­ja­mas na­vi­de­ñas?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.