HIS­TO­RIA DE LA MO­DA

Lla­ma­do así por las vi­gas de hie­rro que sos­te­nían la es­truc­tu­ra de su pri­mer al­ma­cén en el Cen­tro His­tó­ri­co, fue co­mo na­ció la pri­me­ra tien­da de­par­ta­men­tal de Mé­xi­co.

Quien - - Q STYLE - Por Oli­via Me­za de la Or­ta

Co­no­ce la his­to­ria de la tien­da de­par­ta­men­tal más ele­gan­te de Mé­xi­co.

La ex­pe­rien­cia de ir de com­pras no se­ría la mis­ma sin El Pa­la­cio de Hie­rro. Un re­fle­jo de mo­der­ni­dad y vi­sión glo­bal se asen­tó a fi­na­les del si­glo XIX pa­ra sa­tis­fa­cer la pa­sión y el gus­to por la mo­da en una de las ciu­da­des, en ese en­ton­ces, en vías de desa­rro­llo.

Mé­xi­co, un in­tri­gan­te lu­gar pa­ra los ex­tran­je­ros, abría sus puer­tas al mun­do pa­ra do­tar­lo de nue­vas cul­tu­ras y tra­di­cio­nes que a la fe­cha nos han for­ma­do. Así fue cuan­do los her­ma­nos Tron y Jo­seph Léau­taud, di­ri­gen­tes de co­mer­cios pe­que­ños al­re­de­dor del Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino, de­ci­die­ron em­pren­der un nue­vo cur­so en la his­to­ria de la mo­da me­xi­ca­na al crear la pri­me­ra tien­da de­par­ta­men­tal del país. En ju­nio de 1891, el edi­fi­cio cons­trui­do con gran­des vi­gas de hie­rro im­por­ta­do de Fran­cia pre­su­mía ser el más al­to de la ciu­dad y el más van­guar­dis­ta gra­cias a sus apa­ra­do­res que pre­ce­den al em­pre­sa­rio Sel­frid­ges en Lon­dres y los cin­co pi­sos que abas­te­cían ar­tícu­los de lu­jo, ro­pa fe­me­ni­na, mas­cu­li­na, mue­bles, ta­pi­ce­ría, etc.

En 1901, se inau­gu­ró un nue­vo edi­fi­cio abier­to al pú­bli­co, el mis­mo que hoy co­no­ce­mos al pa­sear por la ave­ni­da 20 de no­viem­bre. Des­pués de un gran in­cen­dio en 1921, la tien­da re­sur­gió co­mo ave fé­nix re­sal­tan­do por su ar­qui­tec­tu­ra es­ti­lo art nou­veau y pron­to se con­vir­tió en el re­fe­ren­te de la mo­da na­cio­nal.

DE PA­RÍS PA­RA EL MUN­DO

En la dé­ca­da de los 50, El Pa­la­cio de Hie­rro era la úni­ca tien­da con ele­va­do­res, pio­ne­ra en ofre­cer tar­je­tas de cré­di­to (in­clu­so

an­tes de que los ban­cos las ins­ti­tu­ye­ran) y la pri­me­ra en in­cluir un ate­lier don­de tra­ba­jó has­ta su muer­te la icó­ni­ca Mar­gue­ri­te Ros­tan. Sa­bien­do que Pa­rís es la cu­na de la mo­da, lle­gó ma­da­me Ros­tan, una cou­tu­rier que in­flu­yó de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la al­ta cos­tu­ra me­xi­ca­na a tra­vés de sus crea­cio­nes y el cons­tan­te in­ter­cam­bio en­tre gran­des di­se­ña­do­res co­mo Ch­ris­tian Dior, de quien ob­tu­vo una li­cen­cia pa­ra du­pli­car sus pa­tro­nes y eti­que­tar­los con su nom­bre en el país.

Ami­ga de Frida Kah­lo, Si­quei­ros y Die­go Ri­ve­ra, for­mó la co­lec­ción más gran­de de tex­ti­les me­xi­ca­nos que ac­tual­men­te per­te­ne­ce al Mu­seo Franz Mayer. Hi­zo los ves­ti­dos de no­via pa­ra las mu­je­res más im­por­tan­tes de Mé­xi­co, co­mo Ma­ría Fé­lix, a quien ase­so­ró en el vestuario de su pri­me­ra pe­lí­cu­la El pe­ñón de la áni­mas, y re­ci­bió vi­si­tas in­ter­na­cio­na­les co­mo el Sha de Irán o el Aga Khan.

En la ac­tua­li­dad, la tien­da la re­cuer­da co­mo una jo­ya in­va­lua­ble que ayu­dó a es­cri­bir la his­to­ria de es­te icó­ni­co al­ma­cén.

EN 1963, RAÚL Y AL­BER­TO BAI­LLÈ­RES AD­QUI­RIE­RON LA NUE­VA DI­REC­CIÓN DE LA TIEN­DA, QUIE­NES EN 1996 ACUÑARON LA FRA­SE “SOY TO­TAL­MEN­TE PA­LA­CIO”. HOY EN DÍA CUEN­TAN CON 13 TIEN­DAS DE GRAN FOR­MA­TO EN EL PAÍS CO­MO DES­TI­NOS OBLI­GA­DOS PA­RA LOS AMAN­TES DEL LU­JO, LA MO­DA Y EL BUEN GUS­TO.

EN 1891, LOS HER­MA­NOS TRON Y JO­SEPH LÉAU­TAUD SE ALÍAN PA­RA EDI­FI­CAR UN NO­VE­DO­SO CON­CEP­TO DE COM­PRA.

UN NUE­VO MUN­DODes­pués de 42 días en al­ta­mar, Mar­gue­ri­te Ros­tan lle­gó a Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.