BEA­TRIZ GU­TIÉ­RREZ MÜ­LLER

Quien - - AGENDA - Por Re­dac­ción Quién

Quién es la es­po­sa de AM­LO.

SU IDEA ES MUY SEN­CI­LLA, SER­VIR A MÉ­XI­CO EN TO­DO LO QUE SE PUE­DA APO­YAN­DO SIEM­PRE EL TRA­BA­JO DE SU ES­PO­SO, AN­DRÉS MA­NUEL LÓ­PEZ OBRA­DOR, PE­RO CON UNA MI­RA­DA CRÍ­TI­CA. Y PA­RA LO­GRAR­LO HA APOS­TA­DO POR UN MO­VI­MIEN­TO QUE LA HA PUES­TO EN EL OJO DEL HU­RA­CÁN: LLE­GÓ LA HO­RA DE SU­PRI­MIR LA FI­GU­RA DE LA PRI­ME­RA DA­MA. MAR­GA­RI­TA ZA­VA­LA Y SA­RA SEF­CHO­VICH COM­PAR­TEN SU OPI­NIÓN.

¿Quién es Bea­triz? Es­cri­to­ra por ofi­cio e in­ves­ti­ga­do­ra por vo­ca­ción, Gu­tié­rrez Mü­ller na­ció en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Con raí­ces chi­le­nas y ale­ma­nas por par­te de su ma­dre, ha de­di­ca­do su vi­da a los li­bros, cen­tran­do su la­bor en la poe­sía y la his­to­ria.

Poe­ta y es­cri­to­ra. Ma­dre y pa­re­ja. Mu­jer y ciu­da­da­na... Bea­triz no ne­ce­si­ta un car­go más y lo tie­ne muy cla­ro. No es que la vi­da po­lí­ti­ca del país no le in­tere­se ni mu­cho me­nos que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca no le pa­rez­ca esen­cial pa­ra la trans­for­ma­ción del país. No. Sim­ple­men­te Bea­triz no con­cuer­da con la fun­ción de la pri­me­ra da­ma. “Te­ne­mos que pen­sar di­fe­ren­te; pon­ga­mos fin a la idea de la pri­me­ra da­ma por­que en Mé­xi­co no que­re­mos mu­je­res de pri­me­ra ni de se­gun­da”, sen­ten­cia­ba en un ac­to pú­bli­co des­pués del triun­fo de An­drés Ma­nuel, de­jan­do en cla­ro que ella “ni de pri­me­ra ni de se­gun­da”.

Hi­ja de ma­dre chi­le­na, Bea­triz na­ció en 1969 en la Ciu­dad de Mé­xi­co, aun­que pa­só su in­fan­cia en­tre Mo­re­lia y Pue­bla. Li­cen­cia­da en Co­mu­ni­ca­ción por la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Pue­bla, don­de cur­só la maes­tría en Le­tras Ibe­roa­me­ri­ca­nas, Gu­tié­rrez Mü­ller fue pe­rio­dis­ta en dis­tin­tos me­dios na­cio­na­les co­mo Pá­gi­na Re­gio­nal, El Uni­ver­sal y Ar­gos Co­mu­ni­ca­ción. Ade­más, en­tre 2001 y 2005, fue ase­so­ra de la Di­rec­ción de Di­fu­sión del Go­bierno del DF y de la sec­ción de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les, doc­to­rán­do­se des­pués en Teo­ría Li­te­ra­ria, por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na, de­di­can­do su vi­da a la es­cri­tu­ra y a la in­ves­ti­ga­ción. Se abo­có con to­da pa­sión a los li­bros. Ejem­plo de ello es el úl­ti­mo que pre­sen­tó: La me­mo­ria ar­ti­fi­cial en la his­to­ria de la Nue­va Es­pa­ña de Ber­nal Díaz del Cas­ti­llo.

Bea­triz, que pa­re­ce ob­se­sio­na­da con los Si­glos de Oro es­pa­ño­les y con los ma­de­ris­tas, de ma­ne­ra par­ti­cu­lar con

Te­ne­mos que pen­sar di­fe­ren­te; pon­ga­mos fin a la idea de la pri­me­ra da­ma por­que en Mé­xi­co no que­re­mos mu­je­res de pri­me­ra ni de se­gun­da”

el ni­ca­ra­güen­se So­lón Ar­güe­llo (pe­rio­dis­ta, poe­ta y se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar de Ma­de­ro a quien Mü­ller ha de­di­ca­do dos li­bros), ha en­con­tra­do en la li­te­ra­tu­ra y en la pa­la­bra su ver­da­de­ra pa­sión y el ca­mino per­fec­to pa­ra ayu­dar, des­de su ofi­cio, a la trans­for­ma­ción del país.

“He en­con­tra­do en la li­te­ra­tu­ra la me­jor for­ma de es­tar sa­na: es mi se­gu­ro so­cial y tie­ne mis me­di­ci­nas”, sen­ten­ció en una de sus re­cien­tes pre­sen­ta­ció­nes.

Hoy, que­da cla­ro que Bea­triz es una mu­jer au­tén­ti­ca y si bien su de­ci­sión de no ejer­cer co­mo pri­me­ra da­ma le­van­ta­rá po­lé­mi­ca, tam­bién ser­vi­rá co­mo un pun­to y apar­te en la his­to­ria del país. Al­go que que­dó muy cla­ro des­de que el es­cri­tor Jo­sé Ma­ría Pé­rez Gay de­ci­dió pre­sen­tar a An­drés Ma­nuel y Bea­triz (re­co­men­dán­do­la pa­ra el ga­bi­ne­te del en­ton­ces pe­rre­dis­ta) has­ta que, en 2005, cuan­do Bea­triz te­nía 36 años y el Pe­je 52, el romance en­tre am­bos se hi­zo pú­bli­co en Quién. Y en 2006, me­ses des­pués de que AM­LO per­die­ra las elec­cio­nes an­te Fe­li­pe Cal­de­rón, la pa­re­ja se ca­só; su hi­jo Je­sús Er­nes­to na­ció un año des­pués.

“La lu­cha del hom­bre es en con­tra o en fa­vor de la li­ber­tad. Es lo que apa­re­ce en mis li­bros y la poe­sía se ejer­ce co­mo un ac­to de re­bel­día ha­cia la li­ber­tad. Hoy, es una lás­ti­ma que las edi­to­ria­les no pu­bli­quen más poe­sía. Gra­cias a los poe­tas es­te país no es­tá peor”, sen­ten­cia Bea­triz, de­jan­do en cla­ro que sí, ella sa­be ejer­cer su li­ber­tad y que no, un gran hom­bre no ne­ce­si­ta una mu­jer de­trás. La ne­ce­si­ta al la­do.

Y Bea­triz lo entendió bien.

Mar­ga­ri­ta Za­va­la De 2006 a 2012, Za­va­la acom­pa­ñó a su es­po­so Fe­li­pe Cal­de­rón en sus la­bo­res co­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co. Al igual que Bea­triz, se rehu­só a usar el tí­tu­lo de pri­me­ra da­ma. Pre­fe­ría que se re­fi­rie­ran a ella co­mo “la es­po­sa del pre­si­den­te”.

Des­de un prin­ci­pio yo no uti­li­cé la pa­la­bra pri­me­ra da­ma. Cuan­do Fe­li­pe era can­di­da­to pa­ra go­ber­na­dor de Mi­choa­cán en 1995, me pre­gun­ta­ron so­bre ese te­ma y de­cla­ré que yo no lo usa­ría. Ahí no ga­na­mos, ga­na­mos en 2006 y te­nía cla­ro que el tér­mino ni si­quie­ra era al­go que le gus­ta­ra mu­cho al país. To­dos nues­tros bo­le­ti­nes fue­ron en­via­dos co­mo “Ofi­ci­na de la es­po­sa del pre­si­den­te de Mé­xi­co”.

In­ter­na­cio­nal­men­te se usa mu­chí­si­mo el tér­mino “first lady”, en­ton­ces es muy di­fí­cil li­brar esas ba­ta­llas por­que ade­más eso no es lo im­por­tan­te. Real­men­te no lo es. A mí lo que me mue­ve es sa­ber que des­de el lu­gar en don­de es­tés tie­nes que cons­truir el bien co­mún. Si es co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, (pues) co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca; si es sien­do es­po­sa de un pre­si­den­te, o de un in­ten­den­te, pues en eso. Lo mis­mo si eres maes­tra, o en­fer­me­ra, o si te to­ca ba­rrer… es un sen­ti­do del bien co­mún co­mo de­ber del ser hu­mano.

Pa­ra mí fue di­fí­cil por­que yo era po­lí­ti­ca y tu­ve car­gos. Me gus­ta­ba sa­lir en las no­tas y en sí te­nía que ser pro­ta­gó­ni­ca. Ya cuan­do es­ta­ba acom­pa­ñan­do a Fe­li­pe, en­ten­dí que lo me­jor pa­ra mí era se­guir tra­ba­jan­do por el bien co­mún y pa­ra for­ta­le­cer la fi­gu­ra del pre­si­den­te. De­ci­dí no te­ner una fuen­te es­pe­cial pa­ra la es­po­sa del pre­si­den­te, y así fue que re­du­je el ta­ma­ño de la ofi­ci­na y vol­ví a pen­sar qué ha­cer con el DIF. Afor­tu­na­da­men­te era par­te de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud, y se es­co­gió a una mu­jer muy bue­na, Ce­ci­lia Lan­da­rre­che, pa­ra di­ri­gir­la.

Los te­mas de asis­ten­cia so­cial no de­ben es­tar en ma­nos de la es­po­sa ni del es­po­so de na­die, sino del go­bierno. Por eso fui muy res­pe­tuo­sa con la di­rec­to­ra del DIF y le en­tre­ga­ba cuen­tas al se­cre­ta­rio de sa­lud, Jo­sé Án­gel Cór­do­ba y lue­go a Sa­lo­món Cher­to­rivs­ki.

Ni la asis­ten­cia, ni el desa­rro­llo so­cial, ni la fa­mi­lia tie­nen que de­pen­der del pa­pel, pa­pe­li­to o pa­pe­la­zo de “la es­po­sa o el es­po­so de”. De­pen­de de lo que quie­ras ha­cer y de si lo quie­res ha­cer. Creo que lo im­por­tan­te es la li­ber­tad con la que tie­ne que ac­tuar al­guien que no fue elec­to, por­que pa­ra es­te pa­pel no fuis­te elec­ta. Es un rol di­fí­cil, por eso no sue­lo opi­nar al res­pec­to, creo que ni en cor­to lo ha­go. De­pen­de de mu­chas cir­cuns­tan­cias… si se pue­de, o no se pue­de, o qué es lo pru­den­te. Con el tiem­po y con el he­cho de que ha­yan más mu­je­res en la to­ma de de­ci­sio­nes, ese pa­pel se­rá vis­to de otra ma­ne­ra. El es­po­so de An­ge­la Mer­kel es un cien­tí­fi­co y na­die lo ato­si­ga.

Yo no hi­ce cru­za­da na­cio­nal por­que lo im­por­tan­te es lo que ha­ga un go­bierno y lo que ha­ga el pre­si­den­te o pre­si­den­ta… eso es lo fun­da­men­tal. Creo que lo más re­le­van­te es que aho­ra ha­ya 48% de dipu­tadas y 49% de se­na­do­ras. Eso va a ayu­dar. Aho­ra las mu­je­res no só­lo par­ti­ci­pan en el ám­bi­to so­cial. A mí me to­có sa­lu­dar a una se­cre­ta­ria de Ener­gía co­mo Geor­gi­na Kes­sel, a una se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo, a una pro­cu­ra­do­ra. Por ahí de­be de ir, por el la­do de más mu­je­res en la to­ma de de­ci­sio­nes.

“Creo que lo im­por­tan­te es la li­ber­tad con la que tie­ne que ac­tuar al­guien que no fue elec­to, por­que pa­ra es­te pa­pel no fuis­te elec­ta”

Sa­ra Sef­cho­vich Li­cen­cia­da y maes­tra en So­cio­lo­gía y doc­to­ra en His­to­ria de Mé­xi­co por la UNAM, ha pu­bli­ca­do tres li­bros de en­sa­yo ba­sa­dos en el rol de pri­me­ra da­ma.

A lo lar­go de la his­to­ria, las es­po­sas de los go­ber­nan­tes han cum­pli­do dos pa­pe­les: uno es el de acom­pa­ñar­los en ac­tos ofi­cia­les y via­jes, y otro es el de ha­cer al­go en fa­vor de los gru­pos vul­ne­ra­bles de la so­cie­dad. El pri­me­ro lo han cum­pli­do y lo si­guen cum­plien­do to­das. El se­gun­do por épo­cas sí y por épo­cas no.

Des­de los tiem­pos del Vi­rrei­na­to de la Nue­va Es­pa­ña y has­ta el si­glo XIX ya en el Mé­xi­co In­de­pen­dien­te, las se­ño­ras die­ron di­ne­ro pa­ra que se crea­ran o pu­die­ran so­bre­vi­vir con­ven­tos, hos­pi­ta­les y or­fa­na­to­rios. En el XX em­pe­za­ron a ha­cer re­par­tos de re­ga­los, que iban des­de plan­chas y li­cua­do­ras has­ta ca­sas.

Po­co a po­co esa la­bor se fue ins­ti­tu­cio­na­li­zan­do y fue re­ci­bien­do pre­su­pues­to del go­bierno. Así se creó La go­ta de le­che pa­ra re­ga­lar­le ese ali­men­to a los ni­ños y en los 50 la se­ño­ra Ló­pez Ma­teos creó el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pro­tec­ción a la In­fan­cia.

Así fue co­mo las es­po­sas de los man­da­ta­rios pa­sa­ron de ha­cer ac­cio­nes de ca­ri­dad a asis­ten­cia so­cial a tra­vés de una ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal, de­jan­do atrás la bue­na fe de una per­so­na pa­ra con­ver­tir­las en obli­ga­ción del Es­ta­do fren­te a los ciu­da­da­nos.

Con el pa­so de los go­bier­nos, el INPI fue cam­bian­do de nom­bre y am­plian­do sus ob­je­ti­vos has­ta con­ver­tir­se en DIF,

“Hoy el pa­pel de pri­me­ra da­ma no exis­te más y no pa­re­ce que en el fu­tu­ro pró­xi­mo va­ya a exis­tir”

la agen­cia de go­bierno que coor­di­na­ba las es­tra­te­gias de aten­ción pa­ra la po­bla­ción mar­gi­na­da ur­ba­na y ru­ral, que aten­dió a mi­llo­nes de mu­je­res, ni­ños, jó­ve­nes y an­cia­nos, en cues­tio­nes de sa­lud, ali­men­ta­ción y ca­pa­ci­ta­ción.

Cuan­do en los años 80 se adop­ta el es­que­ma neo­li­be­ral, es­to se fre­na por­que dis­mi­nu­yen los re­cur­sos des­ti­na­dos al gas­to so­cial.

Al em­pe­zar el si­glo XXI, la pri­me­ra da­ma en turno es muy ac­ti­va y muy am­bi­cio­sa. Ha­bla de “mo­vi­li­zar a la so­cie­dad en­te­ra y pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na”, “lu­char con­tra la po­bre­za”, “reac­ti­var el desa­rro­llo del país”, “con­tri­buir a equi­li­brar las gran­des de­sigual­da­des so­cia­les”, e in­clu­so, “sal­var a Mé­xi­co”. Pe­ro pa­ra eso no acu­de a la ins­ti­tu­ción tra­di­cio­nal que es el DIF, sino que crea una fun­da­ción pri­va­da que le per­mi­te no so­me­ter­se a nin­gu­na ley ni con­trol, ni res­pon­der an­te nin­gu­na au­to­ri­dad. Des­de allí re­cau­dó fon­dos pa­ra ha­cer re­ga­los a la po­bla­ción, ta­les co­mo bi­ci­cle­tas, compu­tado­ras, te­chos de lá­mi­na, ma­qui­na­ria y ma­te­rial mé­di­co.

Las ac­cio­nes de la se­ño­ra Fox sig­ni­fi­ca­ron un re­tro­ce­so res­pec­to a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que se vol­vie­ron otra vez ca­ri­dad vo­lun­ta­ris­ta y clien­te­lar, con de­ci­sio­nes que eran fru­to de la im­pro­vi­sa­ción, el es­pon­ta­neís­mo y, so­bre to­do, la fas­ci­na­ción con el re­flec­tor.

Por eso la si­guien­te pri­me­ra da­ma, no qui­so que la iden­ti­fi­ca­ran con su an­te­ce­so­ra, aun­que sí que­ría par­ti­ci­par. Pe­ro co­mo pa­ra en­ton­ces el DIF ya era un cas­ca­rón va­cío, la se­ño­ra Cal­de­rón op­tó por ocu­par­se de ni­ños mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos y adic­cio­nes, su­mán­do­se a las ong ya exis­ten­tes.

Cuan­do em­pe­zó el se­xe­nio de Pe­ña Nie­to, con bom­bos y pla­ti­llos se anun­ció que se “re­lan­za­ría” el DIF y se di­jo que ello se­ría po­si­ble gra­cias a que la pri­me­ra da­ma era “muy in­te­li­gen­te y con una es­pe­cial sen­si­bi­li­dad por las cau­sas so­cia­les”.

Y sin em­bar­go, no fue así. La se­ño­ra An­gé­li­ca no se in­tere­só por es­ta la­bor y la ins­ti­tu­ción fue por com­ple­to re­le­ga­da. En aquel mo­men­to es­cri­bí que pre­sen­ciá­ba­mos el fin de la pri­me­ra da­ma co­mo ins­ti­tu­ción con com­pro­mi­so so­cial y que de ella so­la­men­te que­da­ría la acom­pa­ñan­te en ce­re­mo­nias pro­to­co­la­rias.

Y no me equi­vo­qué. Me pa­re­ce te­rri­ble que las es­po­sas de épo­cas an­te- rio­res, que na­da te­nían que ver con el queha­cer de sus ma­ri­dos ni na­die las to­ma­ba en cuen­ta pa­ra las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, ha­yan te­ni­do mu­cho más pe­so y ha­yan he­cho mu­chas más ac­cio­nes que las se­ño­ras de hoy, que son per­so­nas bien in­for­ma­das y par­tí­ci­pes ac­ti­vas de las ac­cio­nes de sus ma­ri­dos.

Si uno se pre­gun­ta por qué es así, la res­pues­ta pue­de ser por­que la po­si­ción de pri­me­ra da­ma es inexis­ten­te en sen­ti­do ju­rí­di­co, de tal mo­do que aun­que exis­tan usos y cos­tum­bres, ca­da se­ño­ra pue­de de­ci­dir lo que quie­re ha­cer o no ha­cer. Por eso tam­bién he di­cho que es­te pa­pel se tie­ne que re­gla­men­tar y de­be asig­nár­se­le un sa­la­rio.

Hoy el pa­pel de pri­me­ra da­ma no exis­te más y no pa­re­ce que en el fu­tu­ro pró­xi­mo va­ya a exis­tir. Es­to tie­ne su la­do bueno por­que nos aho­rra mu­cho gas­to y ex­hi­bi­cio­nis­mo. Pe­ro tam­bién tie­ne su la­do ma­lo por­que aún no ha lle­ga­do el tiem­po en que el asis­ten­cia­lis­mo ya no sir­va y Mé­xi­co, un país con mu­chos po­bres, no pue­de dar­se el lu­jo de de­jar mo­rir ins­ti­tu­cio­nes que co­la­bo­ra­ron de ma­ne­ra tan sig­ni­fi­ca­ti­va con es­te es­fuer­zo, ni tam­po­co de que la per­so­na más cer­ca­na al po­der y por lo tan­to con las ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de con­se­guir apo­yo, se de­sen­tien­da de esa la­bor. Pe­ro, es la reali­dad de los tiem­pos que co­rren.

Las cau­sas en las que más tra­ba­jó fue­ron la mi­gra­ción in­fan­til, las adic­cio­nes y los desas­tres na­tu­ra­les.

Pa­ra ella lo más im­por­tan­te es bus­car el bien co­mún sin im­por­tar la po­si­ción po­lí­ti­ca o so­cial.

Mar­ga­ri­ta Za­va­la fue dipu­tada fe­de­ral y lo­cal y en 2018 can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.