UN GRAN VIA­JE AL IN­TE­RIOR

No co­rre­mos pa­ra huir o pa­ra ga­nar. Co­rre­mos pa­ra sen­tir­nos vi­vos y ce­le­brar que los lí­mi­tes no es­tán en los mu­ros. Y así fue co­mo me su­ce­dió el me­jor en­cuen­tro con­mi­go.

Quien - - PLACERES - Por Oli­via Me­za de la Or­ta

Es só­lo un sue­ño lo­co has­ta que lo ha­ces reali­dad. Así dic­ta el ma­ni­fies­to de Nike que des­de ha­ce cua­tro me­ses me de­jó pen­san­do si los lí­mi­tes que creía te­ner só­lo han si­do en­ga­ños de mi men­te. La res­pues­ta me lle­gó cuan­do co­rrí 21 ki­ló­me­tros sin mo­rir en el in­ten­to. Co­rrer nun­ca fue par­te de mi ru­ti­na, ja­más pen­sé que me gus­ta­ría e in­clu­so lo de­tes­ta­ba al prin­ci­pio por­que me can­sa­ba mu­cho.

Pa­ra mí, ejer­ci­tar­se era una ac­ti­vi­dad re­ser­va­da só­lo pa­ra quie­nes que­rían ba­jar de pe­so o as­pi­ra­ban a ser atle­tas pro­fe­sio­na­les. Es­ta­ba muy equi­vo­ca­da. El co­fun­da­dor de Nike, Bill Bo­wer­man, de­cía: “Si tie­nes un cuer­po,

eres un atle­ta”. Es­ta fra­se cor­ta y po­de­ro­sa me ins­pi­ró tan­to que me hi­zo más sen­ti­do cuan­do en ca­da en­tre­na­mien­to me vol­vía más rá­pi­da y más con­cen­tra­da. Mis lo­gros eran pe­que­ños y me sen­tía or­gu­llo­sa. Por su­pues­to no fue fá­cil y en su com­ple­ji­dad dis­fru­té aún más mi sue­ño he­cho reali­dad.

De ce­ro a me­dio ma­ra­tón, el en­tre­na­mien­to fue esen­cial no só­lo pa­ra que mi cuer­po ga­na­ra con­di­ción, sino mi men­te tam­bién. Dar­te cuen­ta de lo que tu cuer­po pue­de ha­cer por ti es una sen­sa­ción in­creí­ble, ca­si co­mo un des­per­tar. Y ade­más des­cu­brí el be­ne­fi­cio de per­der ki­los y de es­tar en ar­mo­nía con­mi­go. Sen­tir­te ín­te­gra y com­ple­ta es al­go que el de­por­te pue­de dar; co­mien­zas a crear há­bi­tos dis­tin­tos y más sa­lu­da­bles; tu es­ta­do de áni­mo es pleno y me­nos an­sio­so. En­tre otras co­sas, me en­se­ñó a ser más au­tén­ti­ca y ho­nes­ta con­mi­go. Dis­fru­té ca­da pro­ce­so que in­vo­lu­cra el tra­ba­jar por al­go que de­seas y a te­ner la pa­cien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra lle­gar a la me­ta.

Pa­ra mí, co­rrer es co­mo vi­vir. Las sa­tis­fac­cio­nes, las re­la­cio­nes, los as­cen­sos pro­fe­sio­na­les no per­du­ran si se al­can­zan de for­ma rá­pi­da. Y co­rrer te en­se­ña a eso: a con­fiar más en ti y en tu ca­mino sin per­der de vis­ta la me­ta fi­nal.

“LA PRÓ­XI­MA VEZ PREGÚNTATE SI TUS SUE­ÑOS SON DE­MA­SIA­DO LO­COS Y SIM­PLE­MEN­TE HAZLOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.