DI­GI­TA­LES

Quien - - DIGITALES - por RE­NA­TA GON­ZÁ­LEZ / fo­tos GREGORY ALLEN / sty­ling CE­LES­TE ANZURES

LOS TE­LÉ­FO­NOS SE HAN CON­VER­TI­DO EN DIA­RIOS IN­VO­LUN­TA­RIOS Y POR ESO PER­DER­LOS ATE­RRA A SUS DUE­ÑOS. EN PER­FEC­TOS DES­CO­NO­CI­DOS, EL DI­REC­TOR MA­NO­LO CA­RO Y SU ELEN­CO LLE­VAN ES­TE TE­MA HAS­TA LAS ÚL­TI­MAS CIR­CUNS­TAN­CIAS.

EEl tiem­po que de­di­ca Ma­no­lo Ca­ro al te­lé­fono lo de­la­ta: es adic­to a él, tan­to que no pa­sa ni un día en que es­té apa­ga­do. El ci­neas­ta re­co­no­ce que con los años ha per­mi­ti­do que el apa­ra­to se con­vir­tie­ra en una ex­ten­sión su­ya y eso, ad­mi­te, es un pro­ble­ma. “Es una pe­que­ña ca­ja ne­gra en la que guar­da­mos los más gran­des se­cre­tos que tal vez no es­ta­ría­mos dis­pues­tos a com­par­tir con na­die, sin fi­jar­nos en que esos se­cre­tos es­tán en una nu­be. ¿Quién tie­ne ac­ce­so a ella? Na­die lo sa­be. Cree­mos te­ner una vi­da se­cre­ta en ese apa­ra­to, pe­ro no es cier­to”, di­ce Ma­no­lo.

En su más re­cien­te pe­lí­cu­la, Per­fec­tos des­co­no­ci­dos, ba­sa­da en el fil­me ita­liano del mis­mo nom­bre cu­ya his­to­ria ha te­ni­do tan­to éxi­to que se han pro­du­ci­do 15 ver­sio­nes de és­ta en paí­ses co­mo Es­pa­ña, Fran­cia, Tur­quía y Gre­cia, Ma­no­lo abor­da la in­ge­nua con­fian­za que he­mos de­po­si­ta­do en el te­lé­fono. Lo ha­ce a tra­vés de un gru­po de ami­gos que se reúnen a ce­nar. Du­ran­te la ve­la­da pro­po­nen po­ner los ce­lu­la­res en el cen­tro de la me­sa con la con­sig­na de que to­dos los men­sa­jes o lla­ma­das que se re­ci­ban se com­par­ti­rán con los de­más. Al des­ta­par lo que es­con­den sus te­lé­fo­nos des­cu­bri­rán que más que ami­gos son unos per­fec­tos des­co­no­ci­dos.

HIS­TE­RIA DI­GI­TAL

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes son la me­mo­ria di­gi­tal de su res­pec­ti­vo due­ño. Ca­da apa­ra­to es tan úni­co, por la in­for­ma­ción que al­ma­ce­na, co­mo lo es ca­da ser hu­mano. En esas ca­jas me­tá­li­cas es­tán en­crip­ta­das des­de nues­tras imá­ge­nes, pa­san­do por nues­tros de­seos, has­ta qui­zá me­mo­rias in­con­fe­sa­bles. La ma­ne­ra en que nos re­la­cio­na­mos con es­tos apa­ra­tos, re­ve­la mu­cho de no­so­tros mis­mos. Por eso, en ex­clu­si­va pa­ra Quién, Ma­no­lo Ca­ro y su elen­co del fil­me re­fle­xio­nan so­bre el pa­pel que tie­nen es­tos apa­ra­tos en sus vi­das y así nos dan un gui­ño de los se­cre­tos que has­ta aho­ra, só­lo guar­da­ban en el ce­lu­lar.

El pri­me­ro en con­fe­sar­se es Ma­no­lo: si al­guien re­vi­sa su te­lé­fono se des­cu­bri­rá que es un ti­po muy bá­si­co. “Me la vi­vo man­dán­do­me me­mes con mis ami­gos, con­tan­do chis­tes, ha­blan­do de ba­na­li­da­des y ton­te­rías pa­ra so­pe­sar es­ta reali­dad en la que vi­vi­mos”.

En cam­bio, si al­guien ac­ce­de al te­lé­fono de Ce­ci­lia Suá­rez, quien in­ter­pre­ta a Eva, la an­fi­trio­na de la ce­na, des­cu­bri­rá que lo tie­ne en una si­tua­ción muy de­plo­ra­ble. “No ins­ta­lo apps, pe­ro sí ten­go co­mo dos mil fo­to­gra­fías que ya de­bo des­car­gar. Tam­bién de­ben sa­ber que pa­ra los es­tán­da­res ac­tua­les, ya de­be­ría ha­ber cam­bia­do de mo­de­lo”, bro­mea.

Ce­ci­lia no es fan de los mó­vi­les, pues pien­sa que han arrui­na­do la pri­va­ci­dad de la gen­te. “Ese apa­ra­to siem­pre es­tá pre­sen­te y pres­to pa­ra in­te­rrum­pir lo que su­ce­de en una con­ver­sa­ción, una ci­ta de tra­ba­jo, lo que fue­re, y eso tam­bién tie­ne re­per­cu­sio­nes… y en la vi­da ín­ti­ma, mu­cho más. Una de mis ex­pa­re­jas te­nía mu­chos pro­ble­mas pa­ra de­jar la Black­berry, al gra­do de que le da­ban las 11 de la no­che y se­guía ahí. In­va­de los es­pa­cios ín­ti­mos con gran fa­ci­li­dad”.

TO­DOS SO­MOS VÍC­TI­MAS

A Bruno Bi­chir le han da­do las cua­tro de la ma­ña­na y si­gue co­nec­ta­do. Por eso pre­fie­re vi­vir en la fic­ción; es de­cir, en un ro­da­je o fun­ción de tea­tro, pues só­lo ahí se ale­ja de los dos te­lé­fo­nos que tie­ne. “Mi ape­go es tan gran­de co­mo pa­ra que me due­lan los ojos”, con­fie­sa. “El ce­lu­lar sí se vol­vió mi ofi­ci­na;

aho­ra muy de vez en cuan­do uso mi compu­tado­ra. Por eso soy muy fe­liz cuan­do duer­mo y los dos apa­ra­tos es­tán fue­ra de la ha­bi­ta­ción”. Con su usual sen­ti­do crí­ti­co, Bruno es muy ta­jan­te, pues con­si­de­ra el ce­lu­lar una “nue­va ca­ja idio­ta”, co­mo se le de­no­mi­na­ba an­tes a la te­le­vi­sión. “Só­lo que es­tos apa­ra­tos no son idio­tas, por eso son do­ble­men­te pe­li­gro­sos e igual de adic­ti­vos”.

Quien sí es ca­paz de pa­sar to­do un día sin es­tar pen­dien­te del ce­lu­lar es Ana Clau­dia Talancón. “Sí y me sien­to de pe­los. Es­toy pre­sen­te en el mo­men­to, com­par­tien­do con to­dos”.

Pe­ro al igual que sus com­pa­ñe­ros, tie­ne un se­cre­to: es muy cau­te­lo­sa con lo que guar­da en el mó­vil. “Por el mis­mo ries­go que hay, me gus­ta es­tar más pre­sen­te que vi­vir a tra­vés del ce­lu­lar. No soy de las que do­cu­men­ta to­do. Si vie­ran mi te­lé­fono no van a en­con­trar un dia­rio de mi vi­da por­que pue­den pa­sar mu­chos días sin que yo to­me una so­la fo­to”.

Aun­que Mi­guel Ro­dar­te es más au­daz que sus com­pa­ñe­ros en cuan­to al ti­po de in­for­ma­ción que al­ma­ce­na, cuan­do per­dió su mó­vil re­cien­te­men­te no se an­gus­tió por lo que la gen­te pu­die­ra en­con­trar. “En mi te­lé­fono ten­go in­for­ma­ción muy per­so­nal, de tra­ba­jo, pla­nes de via­jes; pue­de que in­clu­so exis­ta una sec­ción 100 por cien­to clan­des­ti­na. Pe­ro del úl­ti­mo te­lé­fono que per­dí, no sa­lió na­da, lo cual me tie­ne tran­qui­lo. Yo no de­jo na­da ahí que crea que pue­da lle­gar a da­ñar o man­char mi ima­gen. No aparento una co­sa y soy otra y, sin em­bar­go, sí hay un uni­ver­so que so­la­men­te me per­te­ne­ce a mí. En ese sen­ti­do sí me preo­cu­pa que in­va­dan mi in­ti­mi­dad”.

La que se en­cuen­tra de­fi­ni­ti­va­men­te en el po­lo apues­to a Ro­dar­te es Ma­ria­na Tre­vi­ño, pues tu­vo ce­lu­lar has­ta que em­pe­zó a tra­ba­jar en la se­rie Club de cuer­vos, es de­cir, ¡en 2015! Al pre­gun­tar­le el mo­ti­vo, ex­pli­ca que nun­ca le ha gus­ta­do te­ner un te­lé­fono, ade­más de que cree de for­ma con­tun­den­te que es­tos apa­ra­tos son “el mal del si­glo”.

Lo que me­nos le gus­ta del mó­vil, di­ce, es que ex­po­ne a la gen­te. “Cual­quier con­ver­sa­ción es ín­ti­ma. Por eso las per­so­nas van a un res­tau­ran­te, se sien­tan a una me­sa y tie­nen una char­la. Cuan­do es­to se ex­po­ne, sin im­por­tar de qué se tra­te o en qué pla­ta­for­ma, te sien­tes ul­tra­ja­do en tu in­ti­mi­dad”.

Ca­mi­la Va­le­ro, la más jo­ven del elen­co, tie­ne un gran pro­ble­ma: es muy de­pen­dien­te del ce­lu­lar. “Me cues­ta es­pe­rar, ser y pen­sar y no es­tar en mi ce­lu­lar, pe­ro al mis­mo tiem­po me atur­de mu­cho. En­ton­ces tra­to de no usar­lo tan­to; in­clu­so, hay ve­ces que me pier­do en el co­che por­que me rehu­so a usar Wa­ze y sen­tir­me tan de­pen­dien­te de él”.

En la vi­da real, Ca­mi­la sí ha he­cho una di­ná­mi­ca pa­re­ci­da a la que ocu­rre en la pe­lí­cu­la. “Con mis ami­gas lo que ha­cía­mos era po­ner los te­lé­fo­nos en me­dio, co­mo mon­ta­ñi­ta y si al­gu­na to­ca­ba su ce­lu­lar, pa­ga­ba la cuen­ta”.

“Ha­cer mi pri­mer re­ma­ke es pa­ra mí una ce­le­bra­ción de una his­to­ria que ha ro­to fron­te­ras” – Ma­no­lo Ca­ro / Di­rec­tor

TO­DOS A CE­NAR La pe­lí­cu­la se es­tre­na el 25 de di­ciem­bre ex­clu­si­va­men­te en sa­las Ci­né­po­lis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.