¿CÓ­MO SE PRE­PA­RAN KA­TE Y MEG­HAN?

Quien - - REFLECTOR -

Pa­sar es­tas fe­chas con la fa­mi­lia po­lí­ti­ca no siem­pre re­sul­ta una ex­pe­rien­cia don­de la “ar­mo­nía rei­na en los co­ra­zo­nes de to­dos”. Aho­ra to­man­do en cuen­ta que los pa­rien­tes en cues­tión son la fa­mi­lia real in­gle­sa, el asun­to se po­ne to­da­vía más in­tere­san­te. Pe­ro ¿cuá­les son los “dos” y los “dont’s” que de­ben con­si­de­rar las du­que­sas de Cam­brid­ge y Sus­sex en es­ta ce­le­bra­ción?

KA­TE MIDD­LE­TON

“¿Con tu fa­mi­lia o la mía?” No hay op­ción, la ci­ta en San­dring­ham, re­si­den­cia de in­vierno de la rei­na, es obli­ga­to­ria pa­ra to­dos.

Los miem­bros de la fa­mi­lia tie­nen que res­pe­tar el or­den de lle­ga­da a la re­si­den­cia y es de me­nor a ma­yor ran­go en la lí­nea de su­ce­sión.

La rei­na ve con bue­nos ojos los re­ga­los ba­ra­tos co­mo los he­chos en ca­sa. En su pri­me­ra Na­vi­dad con su fa­mi­lia po­lí­ti­ca pre­pa­ró mer­me­la­das pa­ra to­dos.

El año pa­sa­do, Meg­han le re­ga­ló a la rei­na un háms­ter de ju­gue­te. Su ma­jes­tad, Isa­bel II echó a reír.

Lle­var 10 cam­bios de ro­pa pa­ra los tres días que du­ra la Na­vi­dad con la rei­na. Na­da de es­co­tes, la so­be­ra­na los odia.

MEG­HAN MAR­KLE

Los re­ga­los cos­to­sos son mal vis­tos. Los ro­yals in­gle­ses tie­nen la cos­tum­bre de re­ga­lar­se ob­je­tos ba­ra­tos o de bro­ma co­mo la go­rra de ba­ño que Harry le re­ga­lo a su abue­la con la le­yen­da “Ain’t life a bitch on it”.

¡Na­da de tras­no­char! Al día si­guien­te muy tem­prano to­dos asis­ten a mi­sa en la igle­sia de St. Mary.

No lle­gar tar­de a la ce­na de Na­vi­dad que em­pie­za a las 8 en pun­to y eso sí, de­ben lu­cir ves­ti­do lar­go y tia­ra.

No to­mar más de una co­pa de si­dra. Es­tá mal vis­to que las mu­je­res to­men al­cohol.

Na­da de ade­lan­tar­se a la rei­na, la pri­me­ra que prue­ba bo­ca­do o da el pri­mer sor­bo al té siem­pre es ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.