Pro­pó­si­tos 2019

¡Qué drás­ti­ca for­ma de arran­car la co­lum­na! Pe­ro va­mos a ser sin­ce­ras, tar­de o tem­prano los pro­pó­si­tos se ol­vi­dan. O ¿quién se acuer­da de los del año pa­sa­do? En­ton­ces va­mos a aho­rrár­nos­la y bo­rré­mos­los des­de aho­ri­ta.

Quien - - CONTENIDO - se­gún AN­NIE BA­RRIOS @an­nie−ba­rrios · an­nie-ba­rrios.com

En su co­lum­na de es­te mes, An­nie Ba­rrios nos di­ce qué sí y qué no ha­cer pa­ra que nues­tros pro­pó­si­tos de Año Nue­vo se con­vier­tan en reali­dad.

Se­gu­ro a las fies­tas de fin de año ca­da una iba con su su­per­out­fit (cho­nes rojos de la suer­te ¡ob­vio!), cham­pa­ña en mano y uvas al rit­mo de la cuen­ta regresiva: 10, 9, 8… ¡Fe­liz Año Nue­vo! Abra­zos, brin­dis y una ex­plo­sión de ilu­sión que só­lo da el ini­cio de un año. Ima­gino que con ese op­ti­mis­mo en­lis­ta­ban sus pro­pó­si­tos a las 12 de la no­che y sien­to que aho­ri­ta se los po­dría adi­vi­nar: ha­cer más ejer­ci­cio, de­jar de fu­mar [o al­gún há­bi­to que nos per­si­ga], en­fla­car, aho­rrar, via­jar…

Si es­te es el ca­so: ¡chó­quen­las! Es­ta­ban en mi lis­ta tam­bién. Y es que no cues­ta adi­vi­nar­los por­que son los tí­pi­cos pro­pó­si­tos. Esos que to­dos desea­mos y aven­ta­mos al uni­ver­so sin plan al­guno. Año-tras-año. Pe­ro amo nues­tro op­ti­mis­mo co­lec­ti­vo. So­mos a to­do dar por­que em­pe­za­mos enero con la to­tal con­vic­ción de que “es­te año cum­pli­ré to­dos”... aun­que des­afor­tu­na­da­men­te pa­ra la se­gun­da se­ma­na de fe­bre­ro la ma­yo­ría ya se rin­dió. Ouch.

Por eso pro­pon­go que es­ta vez ni nos ago­bie­mos y ol­vi­de­mos to­dos los pro­pó­si­tos. Únan­se con­mi­go y a la de tres los ti­ra­mos a la ba­su­ra –men­tal–. ¿Lis­tas? 1, 2, 3… ¡BYE!

“¿Y en­ton­ces qué, An­nie? ¿Su­gie­res no ha­cer na­da?” (Me gus­ta ima­gi­nar có­mo iría nues­tra con­ver­sa­ción ja, ja, ja) ¡Por su­pues­to que no! ¡Va­mos a po­ner­nos las pi­las y ex­pri­mir la mo­ti­va­ción que trae enero! Pe­ro si le qui­ta­mos la pre­sión a los tan so­na­dos

“pro­pó­si­tos de Año Nue­vo” po­dría­mos lo­grar mu­cho más.

Qui­tán­do­le las eti­que­tas in­ne­ce­sa­rias, nos da­mos chan­ce pa­ra en­fo­car­nos de ver­dad. Es lo mis­mo sin el ti­tu­li­to, ¿me ex­pli­co? No son pro­pó­si­tos pa­ra gri­tar­los al mun­do, no tie­nen que ser 12 co­mo las uvas –ja, ja, ja–, es al­go mu­cho me­jor: ¡es tu pro­yec­to per­so­nal!

En­ton­ces, así co­mo apro­ve­cha­mos un lu­nes pa­ra em­pe­zar la die­ta, use­mos enero pa­ra pla­near to­do el pro­yec­to. No im­por­ta si ya pa­só la mi­tad del mes, o si ya rom­pi­mos al­gún “pro­pó­si­to”. Es­to es un bo­rrón y lis­ta nue­va.

¿Quién quie­ro ser es­te 2019 y qué voy a lo­grar? Pe­ro so­bre to­do, ¿có­mo lo voy a con­se­guir? Los ex­per­tos nos di­rían que ten­ga­mos me­tas me­di­bles y es­pe­cí­fi­cas y, por su­pues­to, que sean rea­lis­tas si que­re­mos cum­plir­las. Yo agre­ga­ría no trau­mar­nos si un día la re­ga­mos en las me­tas del pro­yec­to –es de gran­des re­to­mar­lo– y pre­miar­nos con los avan­ces pa­ra no per­der la mo­ti­va­ción.

Así que, ¡que si­ga el en­tu­sias­mo por las pá­gi­nas en blan­co de es­te nue­vo año! La ilu­sión por que­rer ser me­jo­res y cum­plir sue­ños. De eso se tra­ta, pe­ro es­ta vez la emo­ción du­ra­rá más, por­que ac­tua­re­mos de for­ma es­tra­té­gi­ca y nos va a sa­lir mu­cho me­jor. Así que brin­de­mos por el 2019 y to­do lo que va­mos a lo­grar. No sé por qué, pe­ro pre­sien­to que va a ser nues­tro año.

Sin un plan de ac­ción, los pro­pó­si­tos de año nue­vo son só­lo una car­ta a los Re­yes Ma­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.