ANÉC­DO­TA EN LA OFI­CI­NA OVAL

Quien - - REFLECTOR -

Geor­ge H.W. Bush tu­vo gran­des de­ta­lles lle­nos de ca­ri­ño pa­ra la fa­mi­lia Sa­li­nas, co­mo cuan­do ha­ce va­rios años el hi­jo ma­yor de Car­los, Emi­li­ano, vi­si­tó la Ca­sa Blan­ca du­ran­te un tour or­ga­ni­za­do por el co­le­gio ca­na­dien­se don­de en­ton­ces es­tu­dia­ba.

En una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va ofre­ci­da por Emi­li­ano a Quién en no­viem­bre de 2001 pla­ti­có una anéc­do­ta con el po­lí­ti­co que hoy re­cor­da­mos.

“Lle­ga­mos un gru­po de ami­gos, nos re­gis­tra­mos con nom­bre y ape­lli­do y, de re­pen­te, a la mi­tad de la vi­si­ta, un par de agen­tes del Ser­vi­cio Se­cre­to me pi­die­ron que los acom­pa­ña­ra, pues “el se­ñor pre­si­den­te que­ría sa­lu­dar­me”. Yo creí que se tra­ta­ba de una bro­ma de mis ami­gos y les se­guí la co­rrien­te. Ima­gí­na­te cuál fue mi sor­pre­sa cuan­do apa­re­ció el pre­si­den­te Bush (pa­dre) con una gran son­ri­sa, in­vi­tán­do­me a pa­sar a su ofi­ci­na. ¡Ca­si me des­ma­yo! Me in­vi­tó un ca­fé, nos to­ma­mos un par de fo­to­gra­fías y me re­ga­ló un sou­ve­nir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.