VO­CES

HOY Y TO­DOS LOS LU­NES REHILETE, CO­LUM­NA DE JOR­GE ZE­PE­DA PAT­TER­SON

Quintana Roo Hoy - - PORTADA - JOR­GE ZE­PE­DA PAT­TER­SON @jor­ge­ze­pe­dap

De ha­ber si­do otro, En­ri­que Pe­ña Nie­to ha­bría uti­li­za­do al tsu­na­mi Do­nald Trump co­mo una pa­lan­ca pa­ra bus­car la re­elec­ción de su par­ti­do. Lo que aca­ba de ha­cer el Pre­si­den­te, res­pon­der con dig­ni­dad y en nom­bre de los me­xi­ca­nos al anun­cio del en­vío de tro­pas a la fron­te­ra por par­te de Es­ta­dos Uni­dos, ten­dría que ha­ber­lo pues­to en prác­ti­ca des­de ha­ce tres años. Pa­ra for­tu­na de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y Ri­car­do Ana­ya, el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to no su­po ver a tiem­po la enor­me opor­tu­ni­dad que le pu­so en ban­de­ja la po­si­bi­li­dad de unir a to­dos los me­xi­ca­nos: la re­sis­ten­cia an­te un bar­ba­ján to­do­po­de­ro­so que nos ha con­ver­ti­do en su plu­ma de vo­mi­tar. Por me­nos que eso, Pu­tin con­vir­tió “la ame­na­za” del Oc­ci­den­te en el dis­cur­so per­fec­to pa­ra le­gi­ti­mar su li­de­raz­go y aglu­ti­nar los in­tere­ses na­cio­na­les en torno a su per­so­na. Hoy nin­gún lí­der de las gran­des po­ten­cias tie­ne los ni­ve­les de apro­ba­ción que presume el sá­tra­pa ru­so. En 2001 Geor­ge Bush cha­po­tea­ba en los só­ta­nos de la im­po­pu­la­ri­dad tras una elec­ción de “hai­ga si­do co­mo hai­ga si­do” an­te Al Gore y un ini­cio dé­bil y tras­ta­bi­llan­te. Pa­re­cía con­de­na­do a ser uno de los es­ca­sos man­da­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses que no lo­gran con­se­guir la re­elec­ción al tér­mino de sus pri­me­ros cua­tro años. La tra­ge­dia de las to­rres de Nue­va York y la gue­rra de Irák que se in­ven­tó no só­lo le per­mi­tie­ron vi­vir en la Ca­sa Blan­ca ocho años, sino tam­bién im­po­ner con­di­cio­nes y ca­pri­chos per­so­na­les a lo lar­go de su ad­mi­nis­tra­ción. Una y otra vez los po­lí­ti­cos avis­pa­dos (o al me­nos sus ase­so­res) han sa­bi­do de­tec­tar, o in- clu­so in­ven­tar, a enemi­gos ca­pa­ces de in­fun­dir odio, te­mor o am­bas co­sas pa­ra gal­va­ni­zar un apo­yo incondicional de los ciu­da­da­nos en torno a una cau­sa o una ban­de­ra. Pa­ra bien o pa­ra mal Chur­chill, Hitler o Man­de­la lo­gra­ron im­po­si­bles apo­yán­do­se en esa pre­mi­sa. Nun­ca sa­bre­mos lo que ha­bría pa­sa­do si en lu­gar del ce­les­tino Vi­de­ga­ray el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to hu­bie­ra te­ni­do un ase­sor más as­tu­to. Pe­ro cier­ta­men­te po­cas co­sas pue­den in­fla­mar el re­sen­ti­mien­to de los me­xi­cano, y por tan­to la uni­fi­ca­ción de sen­ti­mien­tos, co­mo un pe­nal­ti inexis­ten­te que eli­mi­ne a la se­lec­ción o un pre­si­den­te grin­go que sa­ta­ni­ce a la ra­za. Los Pi­nos mi­dió mal a Do­nald Trump.Por al­gu­na ra­zón Vi­de­ga­ray cre­yó que sus vir­tu­des de se­duc­ción bas­ta­rían pa­ra trans­for­mar el odio del em­pre­sa­rio neo­yor­kino por los la­ti­nos en amor des­bor­dan­te. El mis­mo error, ha se­ña­la­do Jor­ge Vol­pi, que co­me­tió el em­pe­ra­dor az­te­ca Moc­te­zu­ma quien es­ta­ba con­ven­ci­do de que re­sol­ve­ría la ame­na­za de Her­nán Cortés con son­ri­sas, re­ga­li­tos y puer­tas abier­tas. El pro­ble­ma con Trump no es só­lo sus prejuicios y su ig­no­ran­cia, el te­ma de fon­do es que la agre­sión a los me­xi­ca­nos ali­men­ta una na­rra­ti­va que lo ha­ce un po­lí­ti­co exi­to­so. Y la bús­que­da de la re­elec­ción den­tro de dos años no ha­rá sino pro­fun­di­zar la vi­ru­len­cia de sus ata­ques. Peor aún, se sen­ti­rá obli­ga­do a cum­plir al­gu­na de sus ame­na­zas en el tér­mino de sus pri­me­ros cua­tro años pa­ra dar ve­ro­si­mi­li­tud a sus pro­me­sas. Así que no, no se tra­ta de en­con­trar a tra­vés del yerno un es­pa­cio de diá­lo­go con la Ca­sa Blan­ca pa­ra mos­trar los da­tos fa­vo­ra­bles que dan cuen­ta del apor­te de los me­xi­ca­nos a la eco­no­mía y a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. No es un asun­to de da­tos. El dis­cur­so de odio en con­tra de Mé­xi­co es, ade­más de una fo­bia per­so­nal, una co­lum­na ver­te­bral de los pla­nes de Trump pa­ra man­te­ner­se en el po­der. Al­go que, ob­via­men­te Pe­ña Nie­to no en­ten­dió y, peor pa­ra él, fue in­ca­paz de con­ver­tir­lo a su vez en un re­cur­so a su fa­vor. Es­ta vez el Man­da­ta­rio me­xi­cano por fin ha res­pon­di­do al ve­cino bu­lea­dor, tras años de abu­sos. Muy dé­bil, muy tar­de. Pa­ra nues­tra ver­güen­za, pe­ro tam­bién pa­ra nues­tra for­tu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.