CUL­TI­VAN­DO EL FU­TU­RO DES­DE LA CIU­DAD

Quintana Roo Hoy - - PORTADA - NUES­TRO MUN­DO ÁN­GEL RI­VE­RO PA­LO­MO

Du­ran­te dé­ca­das el ci­ne del si­glo XX nos tra­jo un gé­ne­ro que uti­li­za­ba el fu­tu­ris­mo co­mo vía pa­ra abor­dar el por­ve­nir de la hu­ma­ni­dad. És­te nos mos­tra­ba una vi­sión más bien obs­cu­ra del des­tino de las ciu­da­des: es­pa­cios de ha­ci­na­mien­to, cri­men, pro­ble­mas de con­vi­ven­cia, ro­bots y au­tos vo­la­do­res. Por for­tu­na en la vi­da real el ur­ba­nis­mo co­mien­za a to­mar un nue­vo ca­mino que mar­ca­rá el fu­tu­ro de las nue­vas y vie­jas ciu­da­des. El cre­ci­mien­to ur­bano co­mien­za a to­mar con­cien­cia de que es ne­ce­sa­rio ser más sus­ten­ta­bles. Ello abar­ca el con­trol cli­má­ti­co, el uso más efi­cien­te de es­pa­cios y re­cien­te­men­te, la ali­men­ta­ción sus­ten­ta­ble a tra­vés de la agri­cul­tu­ra ur­ba­na. En la actualidad, más del 60% de la po­bla­ción mun­dial ha­bi­ta en ciu­da­des y las pro­yec­cio­nes de­ter­mi­nan que es­ta ten­den­cia irá en au­men­to. Los úl­ti­mos años nos han mos­tra­do un gra­dual de­cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal de las áreas ru­ra­les y el cam­bio de ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas de sus ha­bi­tan­tes, quie­nes han ido de­jan­do de la­do la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal y mu­dán­do­se a las ciu­da­des. En es­te es­ce­na­rio es im­por­tan­te cues­tio­nar­nos el mo­de­lo ac­tual de apro­vi­sio­na­mien­to de ali­men­tos a los cen­tros ur­ba­nos: es ne­ce­sa­rio des­pla­zar mer­can­cías cien­tos, o mi­les de ki­ló­me­tros por ca­rre­te­ra pa­ra ali­men­tar a la po­bla­ción ur­ba­na y exis­te un por­cen­ta­je al­to de des­per­di­cio y mer­ma de es­tos ali­men­tos. La idea de la agri­cul­tu­ra ur­ba­na co­mo me­dio de com­ple­men­tar la die­ta y agre­gar es­pa­cios ver­des a las vi­vien­das sur­ge co­mo una al­ter­na­ti­va y to­ma au­ge en ciu­da­des eu­ro­peas y de Nor­tea­mé­ri­ca a fi­na­les del si­glo pa­sa­do y en las dé­ca­das que co­rren del XXI; sin em­bar­go, se tra­ta de una idea que no es en­te­ra­men­te nue­va, da­do que las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas an­ti­guas y ac­tua­les han desa­rro­lla­do mé­to­dos de agri­cul­tu­ra de traspatio cen­te­na­rios, am­plia­men­te pro­ba­dos y eco­ló­gi­cos. El pun­to de in­no­va­ción en es­ta ten­den­cia es el uso de la cien­cia y la tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer­los efi­cien­tes y eco­nó­mi­cos. De ma­ne­ra tra­di­cio­nal la ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­na de las gran­des ciu­da­des des­per­di­cia gran­des su­per­fi­cies pla­nas en ca­da edi­fi­cio: las azo­teas de ca­da cons­truc­ción se uti­li­zan pa­ra ser­vi­cios hi­dráu­li­cos, eléc­tri­cos y po­co más. Es ahí don­de los huer­tos ur­ba­nos mo­der­nos co­mien­zan a cre­cer y don­de la cien­cia ha desa­rro­lla­do mé­to­dos de cul­ti­vos co­mo la hi­dro­po­nía: que pres­cin­de de la tie­rra pa­ra cul­ti­var y uti­li­za agua car­ga­da de nutrientes en contacto directo con las raí­ces su­mer­gi­das. Con es­tas téc­ni­cas se ha lo­gra­do desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra vertical sin sus­tra­to, en la que por tu­be­rías in­ter­co­nec­ta­das de PVC cir­cu­la agua nu­tri­ti­va las 24 ho­ras con ayu­da de bom­bas eléc­tri­cas ali­men­ta­das con ener­gía so­lar. Uti­li­zan­do es­tas ideas, el pro­fe­sor Dick­son Des­pom­mier de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia [1] ha lo­gra­do desa­rro­llar tam­bién fa­cha­das ver­des pa­ra edi­fi­cios, que com­bi­nan el vidrio co­mún de las ven­ta­nas con es­pa­cios pa­ra plan­tas co­mes­ti­bles. Se pla­ne­ta que los be­ne­fi­cios de la agri­cul­tu­ra ur­ba­na va­yan más allá de mi­ti­gar el ham­bre en las ciu­da­des sino que se pre­vé que más y más huer­tos y par­ques de azo­tea lo­gren ba­jar las tem­pe­ra­tu­ras de las ciu­da­des y a re­du­cir los cos­tos ac­tua­les ge­ne­ra­dos por la elec­tri­ci­dad de ai­res acon­di­cio­na­dos, re­du­cir el pol­vo y con­ta­mi­na­ción a la par que me­jo­ran el as­pec­to de las ciu­da­des. El fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad de­pen­de de las prác­ti­cas y nue­vas ideas que se desa­rro­llan a tra­vés de la cien­cia. El pro­ble­ma ali­men­ta­rio y de cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal es una reali­dad y es vi­tal to­mar de­ci­sio­nes con­sien­tes pa­ra te­ner un me­jor fu­tu­ro. La idea de la agri­cul­tu­ra ur­ba­na es un acer­ca­mien­to po­si­ti­vo al pro­ble­ma y una opor­tu­ni­dad de te­ner ali­men­tos de al­ta ca­li­dad, sus­ten­ta­bles y li­bres de agro­quí­mi­cos al al­can­ce de la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.