“OJA­LA Y DO­NALD TRUMP NOS DE­JE PA­SAR A SU PAIS”

Ser­gio Cá­za­res es el úni­co in­te­gran­te de la ca­ra­va­na mi­gran­te que vie­ne en si­lla de rue­das; sue­ña con ope­rar­se en EU y re­cu­pe­rar la mo­vi­li­dad

Quintana Roo Hoy - - MÉXICO - DA­VID CAS­CO SO­SA

CIU­DAD DE MÉ­XI­CO.– Ha­ce 20 años, Ser­gio Cá­za­res se ti­ró un cla­va­do en una fo­sa po­co pro­fun­da y se las­ti­mó la co­lum­na ver­te­bral; el ac­ci­den­te lo con­fi­nó a una si­lla de rue­das, pues que­dó pa­ra­lí­ti­co. Tu­vo que aban­do­nar su tra­ba­jo co­mo al­ba­ñil y des­de en­ton­ces su ma­dre se con­vir­tió en su úni­co sos­tén.

Por eso aho­ra, a sus 40 años, al en­te­rar­se que una ca­ra­va­na mi­gran­te se di­ri­gía ha­cia Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de una me­jor vi­da, no lo pen­só dos ve­ces. Reunió unas cuan­tas pren­das de ro­pa, se des­pi­dió de su ma­dre, y se fue en su si­lla de rue­das a la ca­rre­te­ra a es­pe­rar a sus pai­sa­nos pa­ra in­cor­po­rar­se al éxo­do.

Di­ce que no co­no­cía a na­die, pe­ro rá­pi­da­men­te Cé­sar, un pai­sano de su na­tal San Pe­dro Su­la, Hon­du­ras, se hi­zo su ami­go y lo au­xi­lió pa­ra em­pu­jar su si­lla. Y des­de ahí ya no se le se­pa­ró.

Ro­dan­do y en aven­to­nes lle­gó ha­ce seis días a la ca­pi­tal de Mé­xi­co, don­de, ano­ta, lo han tra­ta­do muy bien. La co­mi­da y aten­ción no le fal­tan, y por ello agra­de­ce a las au­to­ri­da­des y a la so­cie­dad ci­vil.

En en­tre­vis­ta con Gru­po Can­tón, el mi­gran­te Ser­gio Cá­za­res cuen­ta su his­to­ria, y sus sue­ños por lle­gar al ve­cino país del nor­te. Re­cos­ta­do en el in­te­rior de su im­pro­vi­sa­da tien­da de cam­pa­ña, el hon­du­re­ño re­mue­ve sus re­cuer­dos y ha­bla. Tes­ti­gos de la char­la son su nue­vo ami­go Cé­sar, quien lo asis­te por su con­di­ción, y su si­lla de rue­das.

“Ten­go 40 años de edad y 20 des­de que que­dé pa­ra­lí­ti­co por el ac­ci­den­te. Ob­via­men­te por mi con­di­ción fí­si­ca no pue­do en­con­trar tra­ba­jo en Hon­du­ras, y mu­cho me­nos re­ci­bía ayu­da del go­bierno, pues pa­ra ellos so­mos un es­tor­bo”, se la­men­ta.

Y re­cuer­da que la vio­len­cia en su ba­rrio era ya in­so­por­ta­ble, pues a dia­rio las pan­di­llas ha­cían

• Un des­can­so en las enor­mes car­pas del re­fu­gio

El ba­ño de los mi­gran­tes en el es­ta­dio Pa­li­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.