‘SAL­VA­DAS’ POR DIOS

La exac­triz de pe­lí­cu­las pa­ra adul­tos, Britt­ni de la Mo­ra, cam­bió los re­flec­to­res y los bol­sos de mar­ca, pa­ra pre­di­car en su pro­pia igle­sia

Record - - ENTRETENIMIENTO - RE­DAC­CIÓN CON­TRA

Des­de la edad de 16 años, Britt­ni de la Mo­ra fue una exi­to­sa ac­triz de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to pa­ra adul­tos. Du­ran­te sie­te años lle­vó una vi­da pla­ga­da de di­ne­ro y lu­jos, pe­ro no tar­dó en co­no­cer el la­do os­cu­ro de la fa­ma.

Me­ses des­pués de co­men­zar su ca­rre­ra, con­tra­jo una en­fer­me­dad ve­né­rea y co­men­zó a con­su­mir dro­gas, lo que le aca­rreó fuer­tes pro­ble­mas emo­cio­na­les. De­ses­pe­ra­da por re­cons­truir su vi­da, se mu­dó con su abue­la a Los Án­ge­les (EU), don­de se acer­có a Dios pa­ra su­pe­rar sus adic­cio­nes.

“Me sen­tí re­cha­za­da des­de ni­ña y ado­les­cen­te, en mi ho­gar ha­bía mu­cho caos. Así que em­pe­cé a bus­car amor y acep­ta­ción en lu­ga­res equi­vo­ca­dos”. Sin em­bar­go, en 2012, de­ci­dió aban­do­nar la in­dus­tria por­nogrœƥca pa­ra co­men­zar su ca­mino es­pi­ri­tual. Ac­tual­men­te, Britt­ni es­tá ca­sa­da con el pas­tor Ri­chard de la Mo­ra, y se desem­pe­ña co­mo agen­te de bie­nes raí­ces. La ex ac­triz aƥr­ma que es­te cam­bio de vi­da le ha sen­ta­do muy bien tan­to es­pi­ri­tual co­mo eco­nó­mi­ca­men­te, pues con­ti­nua ge­ne­ran­do los mis­mos in­gre­sos que cuan­do tra­ba­ja­ba en el porno, y la la­bor que ha­ce aho­ra le re­sul­ta mu­cho más gra­tiƥ­can­te.

“Vi­vo la vi­da sin arre­pen­tie­mien­tos. Si nun­ca hu­bie­ra en­tra­do en la in­dus­tria del porno, no ha­bría po­di­do ha­cer to­das las co­sas in­creí­bles que es­toy ha­cien­do aho­ra” Britt­ni de la Mo­ra | Exac­triz XXX

Su nom­bre ar­tís­ti­co era ‘Jen­na Pres­ley’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.