Mú­si­ca pa­ra sen­tir

Evelyn Glen­nie en Be­llas Ar­tes

Reforma - - PORTADA - Eri­ka P. Bu­cio

La per­cu­sio­nis­ta es­co­ce­sa Evelyn glen­nie es la voz más au­to­ri­za­da pa­ra afir­mar que su mi­sión es en­se­ñar al mun­do a es­cu­char.

La tra­yec­to­ria de la per­cu­sio­nis­ta ha es­ta­do mar­ca­da por la te­na­ci­dad

Evelyn Glen­nie, per­cu­sio­nis­ta es­co­ce­sa, en­sa­ya en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes Kon­zers­tück, del is­lan­dés Ás­kell Más­son, obra pa­ra ta­ro­la y or­ques­ta. Co­mo en la ma­yo­ría de sus con­cier­tos, es­tá des­cal­za.

Lo ha­ce así pa­ra es­tar más co­nec­ta­da con el so­ni­do. “El so­ni­do vie­ne de aba­jo ha­cia arri­ba”, ex­pli­ca des­pués, ya en su ca­me­rino. Pe­ro tam­bién por ra­zo­nes prác­ti­cas: sin za­pa­tos lo­gra una me­jor pos­tu­ra, y el Con­cier­to pa­ra per­cu­sio­nes de Jo­seph Sch­want­ner, que to­ca­rá en el re­cin­to con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal, le exi­ge mo­ver­se con ra­pi­dez en­tre los ins­tru­men­tos.

Glen­nie, de 52 años, es una de las po­cas per­so­nas que ha lo­gra­do sos­te­ner una ca­rre­ra de tiem­po com­ple­to en la per­cu­sión co­mo so­lis­ta; un ca­mino na­da ter­so, al me­nos en el co­mien­zo. Cria­da en la gran­ja fa­mi­liar en Es­co­cia, co­men­zó a per­der la au­di­ción y fue diag­nos­ti­ca­da a los 12 años con sor­de­ra pro­fun­da –la ca­li­dad del so­ni­do no es su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der la pa­la­bra ha­bla­da–. Cam­bió en­ton­ces el piano por la per­cu­sión, y vi­vió co­mo un ins­tan­te de éx­ta­sis la pri­me­ra vez que to­có la ta­ro­la.

Re­ci­bió una pri­me­ra ne­ga­ti­va de la Ro­yal Aca­demy of Mu­sic pa­ra in­gre­sar a es­tu­diar en su pro­gra­ma. Ar­gu­men­ta­ron que no te­nían idea de cuál se­ría el fu­tu­ro de un mú­si­co con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va.

¿Có­mo les de­mos­tró que es­ta­ban equi­vo­ca­dos?

Te­na­ci­dad, qui­zá. Te­nía que ase­gu­rar­me de te­ner el ni­vel pa­ra en­trar. Ellos te­nían que acep­tar a per­so­nas con el ni­vel sin im­por­tar sus cir­cuns­tan­cias; al­guien sin bra­zos o sin pier­nas o con ce­gue­ra, eso no de­bía im­por­tar. Me di­je­ron que te­nía el ni­vel, pe­ro aun así no me de­ja­rían en­trar.

Su preo­cu­pa­ción era que nin­gu­na or­ques­ta em­plea­ría a un mú­si­co con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va. Les di­je que yo no que­ría es­tar en una or­ques­ta.

No era mi pro­pó­si­to.

Era co­mo crear pro­ble­mas don­de no exis­tían.

Fue ad­mi­ti­da en una se­gun­da au­di­ción, un par­tea­guas en los cri­te­rios de ad­mi­sión en las ins­ti­tu­cio­nes bri­tá­ni­cas.

En Hea­ring Es­say (2015), Glen­nie es­cri­be que, si el pú­bli­co só­lo se in­tere­sa en sa­ber có­mo un mú­si­co sor­do pue­de to­car las per­cu­sio­nes, en­ton­ces ha fa­lla­do co­mo mú­si­co. Y de­ja en cla­ro cuál es el tra­ba­jo de un mú­si­co: pin­tar una ima­gen que co­mu­ni­que al pú­bli­co la es­ce­na que el com­po­si­tor in­ten­ta des­cri­bir.

En una es­ce­na del do­cu­men­tal Touch the Sound, de Tho­mas Rie­dels­hei­mer, que ex­plo­ra la na­tu­ra­le­za del so­ni­do, Glen­nie to­ca las per­cu­sio­nes a es­pal­das de una ni­ña sor­da. Cuan­do se qui­ta el au­xi­liar au­di­ti­vo, la ni­ña se da cuen­ta de que su cuer­po tam­bién par­ti­ci­pa del ac­to de oír.

“En lu­gar de for­zar sus sen­ti­dos pa­ra oír con el oí­do, cuan­do abre su cuer­po pue­de per­ci­bir mu­cho más, ca­si co­mo si el cuer­po fue­ra un gran oí­do”, ex­pli­ca la per­cu­sio­nis­ta so­bre aquel en­cuen­tro. Una de­mos­tra­ción de que no só­lo se escucha con el oí­do.

“Mi mi­sión es en­se­ñar al mun­do a es­cu­char”.

Glen­nie mis­ma pa­só mu­chas ho­ras con su profesor de per­cu­sión Ron For­bes agu­zan­do su ha­bi­li­dad pa­ra de­tec­tar vibraciones con di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po.

Ha con­tri­bui­do a am­pliar el re­per­to­rio pa­ra per­cu­sio­nes con co­mi­sio­nes de obra – más de 200 obras de­di­ca­das a ella–. Ha com­pues­to pa­ra te­le­vi­sión y ci­ne, ade­más de co­la­bo­rar con otros com­po­si­to­res. Aho­ra mis­mo es­cri­be pa­ra la Ro­yal Sha­kes­pea­re Company mú­si­ca pa­ra la obra Troi­lo y Cré­si­da, de Sha­kes­pea­re.

Ha to­ca­do en los cin­co con­ti­nen­tes y gra­ba­do más de 30 dis­cos. Ofre­ce unos 80 con­cier­tos al año, aun­que an­tes era el rit­mo más in­ten­so. So­lía pa­sar tres me­ses fue­ra de ca­sa; aho­ra pre­fie­re no es­tar más de dos se­ma­nas le­jos de su ho­gar en Cam­brid­ges­hi­re. En su ha­ber tie­ne un Po­lar Mu­sic Pri­ze y el nom­bra­mien­to de Da­ma el Imperio Bri­tá­ni­co.

Vie­ne a la Ciu­dad por pri­me­ra vez pa­ra ofre­cer dos con­cier­tos por los 75 años de The An­glo Me­xi­can Foun­da­tion y el Bri­tish Coun­cil en Mé­xi­co en Be­llas Ar­tes, el pri­me­ro ce­le­bra­do ayer, y el se­gun­do, a rea­li­zar­se ma­ña­na a las 12:15 ho­ras.

Hoy re­ci­bi­rá, a las 18:00 ho­ras en la Bi­blio­te­ca Vas­con­ce­los, el doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa de 17, Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Crí­ti­cos. En el ac­to, ac­to­res de la com­pa­ñía Se­ña y Ver­bo co­la­bo­ra­rán con el En­sam­ble Li­mi­nar en un per­for­man­ce. Ade­más, im­par­ti­rá el lu­nes una cla­se ma­gis­tral en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.