En­fren­tan­do la co­rrup­ción

Es po­si­ble disminuir la co­rrup­ción. Ali­near y sim­pli­fi­car nor­mas, re­gla­men­tos y pro­ce­sos es par­te de la ru­ta.

Reforma - - OPINIÓN - Jo­sé Ma­ría Zu­bi­ría Ma­queo

Ha­ce 15 años di­ri­gí el SAT; ahí en­con­tré mu­chas per­so­nas que de­di­ca­ban su vi­da a pro­cu­rar un tra­ba­jo ho­nes­to, mu­chos que que­rían me­jo­rar, que tra­ba­ja­ban con la ge­nui­na in­ten­ción de ser­vir. Tam­bién ha­bía a quie­nes les preo­cu­pa­ba sim­ple­men­te man­te­ner su es­ta­tus, su po­der. Es en la gen­te, en el ca­pi­tal hu­mano, don­de es­ta­ba la ma­yor for­ta­le­za y la ma­yor de­bi­li­dad. En­con­tré pro­ce­sos que no sin­cro­ni­za­ban con las res­pon­sa­bi­li­da­des, que bus­ca­ban cum­plir con la ley y los re­gla­men­tos pe­ro que es­ta­ban trun­cos e in­com­ple­tos. En­con­tré re­glas de go­bierno que pre­mia­ban el no de­ci­dir y que no asig­na­ban ni su­per­vi­sa­ban co­rrec­ta­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad. En­con­tré un uso par­ce­la­do de la in­fra­es­truc­tu­ra y de la tec­no­lo­gía. El es­que­ma de re­co­no­ci­mien­to y de san­ción era in­com­ple­to, la eva­lua­ción y sus re­per­cu­sio­nes, sub­je­ti­vas. Lo an­te­rior per­mi­tía un ex­ce­si­vo e in­ne­ce­sa­rio ni­vel de dis­cre­cio­na­li­dad fa­ci­li­tan­do la co­rrup­ción. Mu­chos com­par­tían la vi­sión y el desafío.

Tra­ba­ja­mos en dar re­co­no­ci­mien­to al va­lor de los pues­tos, sim­pli­fi­ca­mos la es­truc­tu­ra, los per­fi­les de pues­tos y los es­que­mas de com­pen­sa­ción. De­fi­ni­mos los prin­ci­pios y va­lo­res, desa­rro­lla­mos un plan de re­no­va­ción y evo­lu­ción de la cul­tu­ra. Bus­ca­mos no to­le­rar fal­tas de ho­nes­ti­dad. El ob­je­ti­vo: desa­rro­llar un sis­te­ma de desa­rro­llo hu­mano jus­to. Bus­ca­mos un equi­po in­te­gra­do por ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas. Las re­co­men­da­cio­nes de con­tra­tar per­so­nas eran con­ti­nuas. Fue fun­da­men­tal que exis­tie­ra con­fian­za en que era el mé­ri­to pro­fe­sio­nal el que per­mi­tía el en­trar y cre­cer en la or­ga­ni­za­ción.

En pa­ra­le­lo al la­do hu­mano de la or­ga­ni­za­ción se im­ple­men­ta­ron me­jo­ras pa­ra ali­near y sim­pli­fi­car nor­mas, re­gla­men­tos y pro­ce­sos. Se re­no­va­ron las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas apro­ve­chan­do la in­te­li­gen­cia que sur­ge de un uso or­de­na­do de la in­for­ma­ción. Se me­jo­ra­ron las ins­ta­la­cio­nes, no so­lo de for­ma sino pa­ra fa­ci­li­tar la in­ter­ac­ción y trans­pa­ren­cia. La tec­no­lo­gía fue nues­tro gran alia­do, fue la pa­lan­ca que uti­li­za­mos pa­ra disminuir la dis­cre­cio­na­li­dad, fa­ci­li­tar el cum­pli­mien­to y au­men­tar el con­trol.

Es­toy con­ven­ci­do de que po­de­mos disminuir los ni­ve­les de co­rrup­ción. Pa­ra ello se re­quie­re vo­lun­tad, cla­ri­dad de ob­je­ti­vos, ca­pa­ci­dad pa­ra ce­der po­der, in­ver­sión, tiem­po y per­se­ve­ran­cia. Los pun­tos que con­si­de­ro bá­si­cos son:

1. Es­ta­ble­cer mo­de­los de go­bierno que ope­ren de ma­ne­ra efi­cien­te, trans­pa­ren­te y que mi­ni­mi­cen los con­flic­tos de in­te­rés. A los or­ga­nis­mos de ca­rác­ter fis­ca­li­za­dor, PGR, SAT y di­ver­sas Co­mi­sio­nes, dar­les la au­to­no­mía jun­to con re­glas cla­ras pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de con­flic­tos, de se­lec­ción y re­mo­ción de sus con­se­je­ros y prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos. A los de­más or­ga­nis­mos, cla­ri­fi­car y trans­pa­ren­tar las re­glas del jue­go.

2. Por ca­da or­ga­nis­mo, rea­li­zar el diag­nós­ti­co so­bre su ope­ra­ción, ta­len­to, re­cur­sos pa­ra ase­gu­rar con­ti­nui­dad de lo bueno y co­rrec­ción de lo de­más. In­cluir un diag­nós­ti­co de las ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas de eje­cu­ción y mo­ni­to­reo.

3. Desa­rro­llar un plan es­tra­té­gi­co a 5 años que de­fi­na vi­sión, mi­sión, va­lo­res y prin­ci­pios de ac­tua­ción, que re­vi­sen las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de los pro­ce­sos, las vul­ne­ra­bi­li­da­des an­te la co­rrup­ción y que pro­pon­gan las ini­cia­ti­vas y pro­gra­mas pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos con in­di­ca­do­res cla­ros.

Em­pe­ce­mos por los 10 or­ga­nis­mos de ma­yor im­pac­to en la so­cie­dad, es­co­ja­mos las 10 áreas de do­lor más im­por­tan­te y ase­gu­re­mos que ellas son de­bi­da­men­te aten­di­das. La co­rrup­ción e im­pu­ni­dad no va a des­apa­re­cer, pe­ro sí pue­de disminuir drás­ti­ca­men­te. El au­tor fue Je­fe del SAT de 2003 a 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.