Me­xi­co First

Trump y López Obra­dor, igual que otros po­lí­ti­cos, creen en la au­to­su­fi­cien­cia que, sin em­bar­go, es inalcanzable e in­de­sea­ble por­que ge­ne­ra po­bre­za.

Reforma - - OPINIÓN - SERGIO SAR­MIEN­TO @Ser­giosar­mien­to

“En mi go­bierno va­mos a pro­du­cir en Mé­xi­co to­do lo que con­su­mi­mos”. An­drés Ma­nuel López Obra­dor

El can­di­da­to de Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria no es el in­ven­tor del na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co, ni el pri­mer po­lí­ti­co en bus­car el vo­to a tra­vés del re­cha­zo a lo ex­tran­je­ro. Do­nald Trump ga­nó la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos con una cam­pa­ña ba­sa­da en el le­ma Ame­ri­ca First, el cual im­pli­ca­ba un re­cha­zo a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y al li­bre co­mer­cio. Co­mo Pre­si­den­te, ha ame­na­za­do a las em­pre­sas pa­ra for­zar­las a de­jar Mé­xi­co y tras­la­dar su pro­duc­ción a Es­ta­dos Uni­dos. Él tam­bién cree, co­mo López Obra­dor, en la au­to­su­fi­cien­cia.

No son los úni­cos. Mu­chos po­lí­ti­cos se sien­ten in­có­mo­dos an­te las im­por­ta­cio­nes o los in­mi­gran­tes. El mo­vi­mien­to del Bre­xit, el Fren­te Na­cio­nal fran­cés, el so­cia­lis­mo del si­glo XXI de Hu­go Chá­vez y Ni­co­lás Ma­du­ro son ejem­plos de co­rrien­tes po­lí­ti­cas que han bus­ca­do la au­to­su­fi­cien­cia.

Un vie­jo ins­tin­to tri­bal nos lle­va a des­con­fiar del ex­tra­ño. Es­to ha­cía que en la an­ti­güe­dad más re­mo­ta los gru­pos hu­ma­nos se en­fren­ta­ran de ma­ne­ra vio­len­ta al en­con­trar­se. Cuan­do el tri­ba­lis­mo abrió pa­so al na­cio­na­lis­mo, pa­sa­mos de plei­tos a gue­rras. Las res­tric­cio­nes al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y a la in­mi­gra­ción son he­re­de­ras di­rec­tas del ins­tin­to tri­bal.

La teo­ría eco­nó­mi­ca, sin em­bar­go, ha­ce mu­cho en­con­tró que el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co nos da­ña a to­dos. Adam Smith apun­tó en el si­glo XVIII que ca­da na­ción de­be es­pe­cia­li­zar­se en pro­du­cir lo que ha­ce me­jor y usar­lo pa­ra co­mer­ciar con las de­más. Da­vid Ri­car­do con­clu­yó des­pués que, al per­se­guir “la ven­ta­ja in­di­vi­dual”, “se es­ti­mu­la la in­dus­tria, se re­com­pen­sa el in­ge­nio... y se uti­li­zan de for­ma más efi­caz las fa­cul­ta­des par­ti­cu­la­res con­ce­di­das por la na­tu­ra­le­za”; la ven­ta­ja comparativa, “al in­cre­men­tar la ma­sa ge­ne­ral de pro­duc­cio­nes, di­fun­de be­ne­fi­cios ge­ne­ra­les”. Au­to­res con­tem­po­rá­neos co­mo Matt Rid­ley y Steven Pin­ker han mos­tra­do có­mo el co­mer­cio ha con­tri­bui­do a cons­truir una ma­yor pros­pe­ri­dad y a re­du­cir la vio­len­cia en el mun­do.

Pro­du­cir en Mé­xi­co to­do lo que con­su­mi­mos no es so­lo un ob­je­ti­vo inalcanzable sino in­de­sea­ble. Los paí­ses no lo­gran la pros­pe­ri­dad por pro­du­cir to­do sino por es­pe­cia­li­zar­se en lo que ha­cen me­jor. Una na­ción que pre­ten­de pro­du­cir to­do es Co­rea del Nor­te, que por eso mis­mo se en­cuen­tra en­tre las más po­bres del mun­do. Sui­za y Sin­ga­pur son ejem­plos de paí­ses que, sin re­cur­sos na­tu­ra­les, se en­cuen­tran en­tre los más prós­pe­ros del mun­do gra­cias al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

En dis­cur­sos y spots, López Obra­dor ha re­cu­rri­do al maíz pa­ra ex­pli­car por qué Mé­xi­co de­be pro­du­cir to­do lo que con­su­me. “Es­ta­mos im­por­tan­do 14 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz”, se­ña­la con alar­ma, pe­ro omi­te de­cir que so­mos au­to­su­fi­cien­tes en maíz blan­co, de con­su­mo hu­mano, e im­por­ta­mos maíz ama­ri­llo que se usa co­mo fo­rra­je y ma­te­ria pri­ma y que ha per­mi­ti­do una ma­yor y me­jor pro­duc­ción de car­ne, po­llo y hue­vo. Tam­po­co re­co­no­ce que la po­lí­ti­ca del vie­jo PRI de pro­mo­ver la pro­duc­ción de maíz con pre­cios de ga­ran­tía en­ca­de­nó a mi­llo­nes de cam­pe­si­nos de eji­dos a la po­bre­za. En cam­bio, la pro­duc­ción de agua­ca­tes, to­ma­tes, hor­ta­li­zas y bayas (be­rries) ha es­ta­lla­do y ge­ne­ra­do pros­pe­ri­dad en mu­chos lu­ga­res del cam­po me­xi­cano.

La au­to­su­fi­cien­cia en la que coin­ci­den López Obra­dor y Trump so­lo pue­de de­fen­der­se por ig­no­ran­cia. El ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca no de­be ser la au­to­su­fi­cien­cia sino la pros­pe­ri­dad. Man­te­ner la vie­ja ac­ti­tud tri­bal que nos ha­ce pen­sar en los ex­tran­je­ros co­mo enemi­gos en vez de clien­tes o so­cios no nos lle­va­rá más que a la po­bre­za.

TE­MAS in­ter­na­cio­na­les

En el de­ba­te en Ti­jua­na de es­te pró­xi­mo do­min­go los te­mas son co­mer­cio ex­te­rior, in­ver­sión y mi­gra­ción. Si bien to­dos tra­ta­rán de mos­trar­se fir­mes fren­te a Trump, no son te­mas que va­yan a cam­biar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va las pre­fe­ren­cias. AMLO se­gui­rá en pri­mer lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.