Del la­do grin­go

Reforma - - OPINIÓN -

Es­tá en las ma­nos de Es­ta­dos Uni­dos acep­tar con­di­cio­nes equi­ta­ti­vas en el TLC o la re­ne­go­cia­ción que­da­rá en vi­lo.

El fu­tu­ro del nue­vo Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos es­tá en ma­nos de los ve­ci­nos al nor­te del Bra­vo.

Mé­xi­co re­cha­zó las úl­ti­mas exi­gen­cias so­bre “con­te­ni­do de ori­gen” y otras ne­ce­da­des que su re­pre­sen­tan­te nos pre­ten­día im­po­ner, por lo que la de­ci­sión de fir­mar o no AN­TES de que se ven­cie­ra el pla­zo im­pues­to por el lí­der de los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so, Paul Ryan, ES YA TO­TAL­MEN­TE de­ci­sión del Pre­si­den­te Trump. (Ori­gi­nal­men­te el pla­zo ven­cía ayer, pe­ro se di­ce que hu­bo ahí un ajus­te que lo apla­za­ría pa­ra el do­min­go).

Qué ha­rá es­te se­ñor es im­po­si­ble de pre­de­cir, es una lás­ti­ma que tras tan­to ne­go­ciar se ha­ya da­do un ato­rón al fi­nal, pe­ro la gen­te “del cuar­to de al la­do” ala­ba la ac­tua­ción de nues­tros ne­go­cia­do­res y res­pal­da su de­ci­sión de no cum­plir­le sus ca­pri­chos a Ro­bert Light­hi­zer, el ne­go­cia­dor nom­bra­do por Trump.

Nues­tros ne­go­cia­do­res es­tán bus­can­do un acuer­do que DÉ CER­TI­DUM­BRE a la in­ver­sión, que no can­ce­le em­pleos en Mé­xi­co y que sea equi­ta­ti­vo. Las pro­pues­tas de Light­hi­zer no cum­plían con es­tos re­qui­si­tos bá­si­cos, por lo que fue­ron re­cha­za­das en su to­ta­li­dad.

El Go­bierno nor­te­ame­ri­cano ya sa­be a qué es­tá dis­pues­to Mé­xi­co y a qué no, de ma­ne­ra que se­rá de­ci­sión de ellos re­ti­rar sus pro­pues­tas gua­ji­ras y acep­tar con­di­cio­nes equi­ta­ti­vas o el Tra­ta­do que­da­rá en sus­pen­so has­ta pa­sa­das las elec­cio­nes me­xi­ca­nas y las de me­dio tér­mino nor­te­ame­ri­ca­nas de no­viem­bre.

El pla­zo fi­ja­do por Ryan tie­ne que ver con que un Tra­ta­do de es­ta na­tu­ra­le­za re­quie­re ser ra­ti­fi­ca­do por el Se­na­do, así que si no se pre­sen­ta el lu­nes 21 ya no al­can­za­rá a ser vo­ta­do, pues esa Cá­ma­ra pos­te­rior­men­te en­tra­rá en re­ce­so y no ha­brá tiem­po pa­ra que se ana­li­ce y sea vo­ta­do an­tes de que ini­cien las cam­pa­ñas de re­elec­ción.

Aho­ra bien, el ries­go –pa­ra ellos– es que los de­mó­cra­tas ga­nen es­ca­ños en el me­dio tér­mino, per­dien­do los re­pu­bli­ca­nos el con­trol, y se eli­mi­ne la po­si­bi­li­dad de que lo que pro­pon­ga Trump sea apro­ba­do. Por eso es inex­pli­ca­ble la in­tran­si­gen­cia de EU al cin­co pa­ra las do­ce por­que fra­ca­sar en las ne­go­cia­cio­nes les afectará tan­to a ellos co­mo a no­so­tros: que le jue­guen al “to­ro echa­do”, ni avan­zan­do ni re­tro­ce­dien­do, es una in­sen­sa­tez.

No de­be sor­pren­der­nos es­ta ac­ti­tud de ne­go­ciar pa­ra aplas­tar e im­po­ner, se ha vis­to que es el “es­ti­lo” trum­piano. De he­cho, si­mul­tá­nea­men­te a la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do, el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano trae dis­cu­sio­nes de al­to ni­vel con los chi­nos y fla­tu­len­cias de gran ta­ma­ño y he­dor con los nor­co­rea­nos, quie­nes ame­na­zan con re­ti­rar­se de las plá­ti­cas de desar­me, pre­sun­ta­men­te pre­vis­tas pa­ra ju­nio en­tre Kim Jong-un y Trump.

Pu­die­ran re­sul­tar es­tas dis­trac­cio­nes un ar­ma de dos fi­los: pa­ra col­gar­se una me­da­lla le da la se­ñal a Light­hi­zer de que fir­me el nue­vo Tra­ta­do, pues lo­gró lo su­fi­cien­te, o bien que lo man­de a vo­lar pa­ra te­ner un pre­tex­to de echar­nos pes­tes. Tal co­mo lo hi­zo el miér­co­les, cuan­do di­jo que “Mé­xi­co no ha­ce na­da” por evi­tar la lle­ga­da de ile­ga­les a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

El co­men­ta­rio, co­mo mu­chos de los que emi­te es­te se­ñor, de­mues­tra un des­co­no­ci­mien­to del pro­ble­ma y mar­ca un con­tras­te con la con­cep­ción avan­za­da de Pre­si­den­tes que le an­te­ce­die­ron, por ejem­plo, John F. Ken­nedy, quien al to­mar la Pre­si­den­cia lan­zó la “Alian­za Pa­ra el Pro­gre­so”, cu­yo fin era que JUN­TOS, de la mano, Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca en ge­ne­ral tra­ba­ja­rían pa­ra eli­mi­nar la po­bre­za y la de­sigual­dad.

Es­to es, ce­rrar la bre­cha en­tre ri­cos y po­bres ge­ne­ran­do opor­tu­ni­da­des de sa­lud, edu­ca­ción y em­pleos dig­nos pa­ra to­dos. Ken­nedy, es­ta­dis­ta y vi­sio­na­rio, en­ten­dió que la me­jor ma­ne­ra de pro­te­ger su fron­te­ra era eli­mi­nan­do las desigualdades eco­nó­mi­cas en­tre el la­do nor­te del Bra­vo y el sur.

Trump no co­no­ce ni en­tien­de la pro­ble­má­ti­ca so­cial y eco­nó­mi­ca ni de Mé­xi­co ni de nin­gún otro país la­ti­noa­me­ri­cano, to­do lo quie­re lo­grar a gol­pes, ame­na­zas e in­sul­tos. Si no apren­de, rá­pi­do, y con­ti­núa ene­mis­tán­do­se con to­do el res­to del pla­ne­ta aca­ba­rá por achi­car a Es­ta­dos Uni­dos, en lu­gar de en­gran­de­cer­lo, que es lo que les ha pro­me­ti­do a sus con­ciu­da­da­nos.

Ma­nuel J. Jáu­re­gui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.