La ren­di­ción de los ven­ci­dos

La éli­te tri­co­lor que aca­pa­ró el par­ti­do y la ad­mi­nis­tra­ción no quie­re na­rrar La Vi­sión de los Ven­ci­dos, só­lo sus­cri­bir el ac­ta de ren­di­ción e ir­se. Quie­ren per­dón con ol­vi­do.

Reforma - - OPINIÓN - SOBREAVISO RE­NÉ DELGADO so­bre­avi­so12@gmail.com

Hi­cie­ron to­do pa­ra per­der y, se­gún es­to, aho­ra los priis­tas se pre­gun­tan por qué fue­ron de­rro­ta­dos.

Des­de lue­go, la éli­te que to­mó el con­trol del par­ti­do y la ad­mi­nis­tra­ción elu­de la pre­gun­ta, ro­gan­do no dar­le res­pues­ta por­que –sa­ben y te­men– la con­tes­ta­ción po­dría arras­trar­los al ca­dal­so de los po­lí­ti­cos ra­te­ros, cí­ni­cos o, cuan­do me­nos, ne­gli­gen­tes o in­do­len­tes. Los in­te­gran­tes de ese gru­po se true­nan los de­dos y cie­rran la bo­ca y, ni por error, de­fien­den las re­for­mas, las po­lí­ti­cas y las obras que su­pues­ta­men­te trans­for­ma­rían a Mé­xi­co. No es pa­ra me­nos, el es­ce­na­rio don­de ac­tua­ron lo man­cha­ron de san­gre y al te­lón de fon­do lo lu­ye­ron a fuer­za de co­rrup­ción.

Esos priis­tas que has­ta del par­ti­do se apro­pia­ron hoy mi­ran al cie­lo, re­ce­lo­sos an­te la po­si­bi­li­dad de ver­se tras las re­jas o con­de­na­dos por pro­pios y aje­nos. No pue­den es­cri­bir la vi­sión de los ven­ci­dos por­que se­ría fla­ge­lar­se, pe­ro sí sus­cri­bir el ac­ta de ren­di­ción y la po­lí­ti­ca de per­dón, en su ca­so, con ol­vi­do.

En es­tos días, la di­vi­sa de esos hom­bres y mu­je­res del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to –in­clui­do él y ex­clui­dos quie­nes go­zan ya de fue­ro– es: ahí mue­re, ha­gan lo que quie­ran y dé­jen­nos ir co­mo si na­da.

Más allá de los mé­ri­tos pro­pios de la cam­pa­ña de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, esa éli­te im­pul­só con to­do y sin que­rer las po­si­bi­li­da­des del Pre­si­den­te elec­to.

Aban­do­na­ron la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad has­ta rom­per ré­cord en el nú­me­ro de muer­tos y des­apa­re­ci­dos y, en el des­cui­do, to­le­ra­ron la di­ver­si­fi­ca­ción del cri­men en la ex­tor­sión, la or­de­ña de duc­tos, el co­bro de pi­so, el asal­to a tre­nes, fin­gien­do no ad­ver­tir cuan­to ocu­rría. Nin­guno de los miem­bros de esa éli­te se po­dría pa­rar en un fo­ro con víc­ti­mas y, en­ton­ces, ig­no­ra­ron a los do­li­dos, ahon­dan­do aún más el agra­vio co­me­ti­do. Sin el me­nor res­pe­to, es­con­die­ron los ca­dá­ve­res don­de pu­die­ron.

Sí que tie­nen es­que­le­tos en el cló­set de su in­di­fe­ren­cia. Me­nu­do lío el del se­na­dor Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, ten­ta­do a re­sis­tir la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad en puer­ta, des­pués de ha­ber­le subido la fla­ma al in­fierno de su ges­tión en ese cam­po.

Res­pe­tuo­sí­si­mos del fe­de­ra­lis­mo, el se­lec­to gru­po tri­co­lor se hi­zo de la vis­ta gor­da fren­te a los abu­sos de go­ber­na­do­res y co­la­bo­ra­do­res que, aho­ra, in­te­gran el cua­dro de ho­rror de la co­rrup­ción y, aun así, an­tes de ir­se, les pro­cu­ran fa­ci­li­da­des pa­ra bo­rrar­los, per­ma­ne­cer en fu­ga o pa­sar el me­nor tiem­po po­si­ble en la som­bra.

De gran uti­li­dad le re­sul­tó a esa éli­te des­man­te­lar el apa­ra­to de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, po­nien­do al fren­te de ella a un ve­la­dor de las tro­pe­lías y abu­sos co­me­ti­dos por ellos mis­mos. De los so­bor­nos de Ode­brecht, na­da. Del es­pio­na­je te­le­fó­ni­co a ac­ti­vis­tas y pe­rio­dis­tas, tam­po­co. De la es­ta­fa maes­tra, lo mis­mo. De la per­se­cu­ción de fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos en el sa­queo de re­cur­sos, igual. De los de­re­chos hu­ma­nos...

De la ver­dad his­tó­ri­ca, ofi­cial o ju­di­cial de más de un asun­to del in­te­rés pú­bli­co, hi­cie­ron el cuen­to de la pes­qui­sa in­ter­mi­na­ble, la in­te­gra­ción de un ex­pe­dien­te desecha­ble o la fan­ta­sía de la fal­ta de ele­men­tos. Con­fun­di­do el po­der con el te­ner, la idea de trans­for­mar al país se con­vir­tió en el ejer­ci­cio de em­pren­der re­for­mas, desa­rro­llar po­lí­ti­cas y rea­li­zar obras ha­cien­do fa­vo­res, ob­te­nien­do pro­pi­nas y pro­vo­can­do ne­ce­si­da­des con tal de vis­lum­brar al­gún ne­go­cio.

Así, com­pra­ron fie­rros vie­jos y oxi­da­dos sa­can­do be­ne­fi­cios; se de­jó “se­car” –así di­jo el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to– la ga­lli­na de los hue­vos de oro, has­ta desa­rro­llar a las em­pre­sas im­pro­duc­ti­vas del Es­ta­do; se aban­do­na­ron las re­fi­ne­rías; ge­ne­ra­ron la so­bre­sa­tu­ra­ción del ae­ro­puer­to de la ciu­dad, de­jan­do de mo­der­ni­zar equi­pos, subuti­li­zan­do To­lu­ca y aban­do­nan­do la idea del sis­te­ma ae­ro­por­tua­rio; li­ci­ta­ron obras mal he­chas...

La fór­mu­la mo­der­ni­za­ción con co­rrup­ción no arro­jó el re­sul­ta­do pre­vis­to y, en­ton­ces, la trans­for­ma­ción en va­rios de sus ca­pí­tu­los que­dó man­cha­da... in­de­fen­di­ble.

Me­jor ca­llar, ba­jar los bra­zos, no an­dar­le bus­can­do tres pies al ga­to.

Hoy, la de­rro­ta de la ad­mi­nis­tra­ción sa­lien­te es no­to­ria por­que, de nue­vo, el so­ca­vón del Pa­so Ex­prés de Cuer­na­va­ca reaparece co­mo el mau­so­leo de su ges­tión, el agu­je­ro adon­de la im­pu­ni­dad y la pu­si­la­ni­mi­dad lle­va­ron al país, “el mal ra­to” –pa­ra­fra­sean­do al gro­se­ro se­cre­ta­rio Gerardo Ruiz Es­par­za– que in­fi­ni­dad de me­xi­ca­nos pa­sa­ron du­ran­te el se­xe­nio.

Ese mal pa­so sig­ni­fi­có uno de los mu­chos tro­pie­zos de la ad­mi­nis­tra­ción y se cons­ti­tu­yó en su sím­bo­lo: des­pre­cio por la gen­te y la vi­da aje­na, obra sin pro­yec­to, mo­der­ni­za­ción con pro­pi­na, so­bre­cos­tos in­creí­bles, san­cio­nes sin cas­ti­go, re­con­tra­ta­ción de las em­pre­sas constructoras y, des­de lue­go, per­ma­nen­cia en el pues­to y co­bi­jo del fun­cio­na­rio irres­pon­sa­ble...

A ese fun­cio­na­rio se lo lle­vó un tren in­con­clu­so y le die­ron el avión en el ae­ro­puer­to de Tex­co­co. Hi­zo del so­ca­vón em­ble­ma del go­bierno. Y del si­len­cio, vehe­men­te ren­di­ción de cuen­tas.

Si al ini­cio del se­xe­nio, esa éli­te tri­co­lor pre­su­mía es­tar sal­van­do a Mé­xi­co; al con­cluir­lo, in­ten­ta huir de la idea de ha­ber­lo hun­di­do.

De ahí su in­te­rés por que el priis­mo no ande pre­gun­tan­do ni re­fle­xio­nan­do por qué fue­ron de­rro­ta­dos. El error de nom­brar pre­si­den­te del tri­co­lor a En­ri­que Ochoa, de apropiarse de la asam­blea, de des­ta­par al pre­can­di­da­to no in­di­ca­do y de des­ple­gar una cam­pa­ña sin di­rec­ción ni sen­ti­do es lo de me­nos. Lo de más fue­ron los erro­res co­me­ti­dos a lo lar­go del se­xe­nio que, hoy, los ha­cen sus­cri­bir el ac­ta de ren­di­ción.

Só­lo así se ex­pli­ca el si­len­cio de esa éli­te. No trans­for­ma­ron al país. Mo­vie­ron a Mé­xi­co, pe­ro no adon­de de­cían.

• El so­ca­vón Gerardo ruiz

Ni qué de­cir, ahí es­tá la pos­tu­ra de la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos fren­te a la in­fa­me obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.