Un­der­wood en Tla­te­lol­co

Ins­pi­ra­da en el mo­de­lo de Hou­se of Cards, la se­rie Un ex­tra­ño enemi­go per­vier­te la ima­gen del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til del 68.

Reforma - - OPINIÓN - JOR­GE VOLPI @jvol­pi

As­tu­to, am­bi­cio­so, ma­ni­pu­la­dor. En­car­na­do con su­ti­le­za y con­vic­ción por Da­niel Gi­mé­nez Ca­cho, uno de nues­tros me­jo­res ac­to­res. Un an­ti­guo mi­li­tar ob­se­sio­na­do con el po­der. Un Ia­go que con­tro­la los sen­ti­mien­tos no só­lo de sus je­fes y su­bor­di­na­dos, sino de ese ce­lo­so país que es Mé­xi­co. Un Fou­ché tro­pi­cal, des­ca­ra­do y en­can­ta­dor, ca­paz de re­tor­cer a la pa­tria con sus in­tri­gas. Un con­se­je­ro áu­li­co sin prin­ci­pios ni es­crú­pu­los, o cu­yo so­lo prin­ci­pio es la vo­lun­tad de as­cen­der, de me­drar, de lle­gar a la ci­ma. Un vi­llano de pe­lí­cu­la. O, en es­te ca­so, de se­rie de te­le­vi­sión.

Des­de que el aho­ra de­fe­nes­tra­do Ke­vin Spa­cey en­car­na­se el re­ma­ke es­ta­dou­ni­den­se de la bri­tá­ni­ca Hou­se of Cards, es­te ti­po de per­so­na­je, encarnación del mal con­tem­po­rá­neo a fuer­za de ser tan vil co­mo carismático, ha cap­tu­ra­do nues­tra ima­gi­na­ción, co­mo si su odio­so y fas­ci­nan­te per­fil fue­se ca­paz de re­ve­lar­nos las tor­ci­das al­mas de nues­tros po­lí­ti­cos. Sus so­ber­bios mo­nó­lo­gos a la cá­ma­ra cum­plían es­te ob­je­ti­vo: vol­ver­nos cóm­pli­ces de su per­ver­sión y de su in­fa­mia, con­fi­den­tes de esa mal­dad que tan­to nos se­du­ce. Un mi­to: el del hom­bre pro­vi­den­cial que, gra­cias a su in­te­li­gen­cia y su la­bia, de­vie­ne en res­pon­sa­ble de su tiem­po.

Co­mo ya es­cri­bió Jor­ge Ze­pe­da en El País, a na­die pue­de es­ca­pár­se­le que los guio­nis­tas de Un ex­tra­ño enemi­go (2018), la se­rie so­bre el 68 pro­du­ci­da por Te­le­vi­sa pa­ra Ama­zon, en­cuen­tran su ins­pi­ra­ción en Hou­se of Cards o que el per­so­na­je de Fer­nan­do Ba­rrien­tos, es de­cir, de Fer­nan­do Gu­tié­rrez Ba­rrios, es una trans­fi­gu­ra­ción po­co afor­tu­na­da de Frank Un­der­wood. Por des­gra­cia, la idea, que de en­tra­da de­bió pa­re­cer bri­llan­te, no ha he­cho sino per­ver­tir una vez más la ima­gen que te­ne­mos del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y de sus con­se­cuen­cias.

Por­que, en el Mé­xi­co de Un ex­tra­ño enemi­go, to­do gi­ra en torno a la ca­pa­ci­dad de ma­ni­pu­la­ción de Ba­rrien­tos-gu­tié­rrez Ba­rrios: apro­ve­chán­do­se de las dispu­tas en­tre Luis Eche­ve­rría, Al­fon­so Co­ro­na del Ro­sal y Emi­lio Mar­tí­nez Ma­na­tou, no só­lo se con­vier­te en el si­nies­tro ár­bi­tro de la su­ce­sión, sino en el crea­dor –ni más ni me­nos– del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til. La es­ce­na en la que le pre­sen­ta al se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción las fo­tos del Ma­yo fran­cés y de la pe­lea en­tre la Vo­ca 2 y la pre­pa Isaac Ocho­te­re­na, ofre­cién­do­le convertir el pe­que­ño in­ci­den­te me­xi­cano en un su­ce­so se­me­jan­te a las mo­vi­li­za­cio­nes eu­ro­peas, es gro­tes­co y des­le­gi­ti­ma, de un plu­ma­zo, las lu­chas de los si­guien­tes 50 años.

Po­dría de­cir­se que Un ex­tra­ño enemi­go es só­lo una fic­ción y que, co­mo ad­vier­ten sus cré­di­tos, cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad es me­ra coin­ci­den­cia, pe­ro las fic­cio­nes crean reali­da­des y, co­mo con­me­mo­ra­ción de las ba­ta­llas de 1968, la se­rie de Ga­briel Rips­tein só­lo con­tri­bu­ye a la des­in­for­ma­ción, apro­ve­chán­do­se de una ver­sión ya en boga en­ton­ces –la de que el mo­vi­mien­to era so­lo pro­duc­to de las lu­chas in­tes­ti­nas de los ba­ro­nes del PRI–, arre­ba­tán­do­les a los jó­ve­nes el ca­rác­ter es­pon­tá­neo de su afán an­ti­au­to­ri­ta­rio.

Ob­se­sio­na­dos con los al­tos círcu­los del po­der –más cer­ca de Spo­ta que de Po­nia­tows­ka o Gon­zá­lez de Al­ba–, sus guio­nis­tas se es­me­ran en re­tra­tar a ca­da po­lí­ti­co mien­tras ol­vi­dan por com­ple­to a los es­tu­dian­tes, con­vir­tién­do­los en com­par­sas de las “fuer­zas os­cu­ras” que es­tán, en es­te ca­so, en Bu­ca­re­li. La prue­ba más cla­ra de es­te des­dén es que, mien­tras los fun­cio­na­rios con­ser­van sus nom­bres rea­les –o ape­nas va­ria­dos–, los lí­de­res es­tu­dian­ti­les son una ma­sa in­di­fe­ren­cia­ble, en la que ape­nas se dis­tin­guen unos cuan­tos ros­tros y unas cuan­tas vo­ces –ca­si siem­pre con lí­neas de ca­ri­ca­tu­ra– al la­do del in­fil­tra­do que ni por aso­mo se ase­me­ja a Só­cra­tes Ama­do Cam­pos Le­mus.

Si a to­do es­to aña­di­mos el coc­tel en el que apa­re­cen tan­to la CIA co­mo los ru­sos –pa­ra col­mo, pro­por­cio­nán­do­les ar­mas a los es­tu­dian­tes–, crí­me­nes a man­sal­va que ja­más ocu­rrie­ron y un am­bien­te más cer­cano a una pe­lí­cu­la de es­pías que al Gri­to, la se­rie se tor­na en una odio­sa fal­si­fi­ca­ción de los he­chos que da al tras­te con su bue­na di­rec­ción de ac­to­res o su bue­na fac­tu­ra téc­ni­ca. En un he­cho his­tó­ri­co, es­ta mis­ma se­ma­na el INAI de­cla­ró de in­te­rés pú­bli­co, aje­nos a la Ley de Da­tos Per­so­na­les, cien­tos de do­cu­men­tos del 68: lás­ti­ma que los guio­nis­tas de la se­rie no pu­die­ran aguar­dar a leer­los pa­ra ofre­cer no ya una me­jor ima­gen del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, sino una sim­ple­men­te ve­ro­sí­mil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.