De mar­tes a jue­ves

La CNTE es pro­cli­ve a no cum­plir acuer­dos; la pe­ti­ción de dar se­ma­nas com­ple­tas de cla­ses lle­ga tar­de.

Reforma - - OPINIÓN - El au­tor fue Go­ber­na­dor de Chia­pas de 2000 a 2006.

El go­bierno elec­to de Mo­re­na fir­mó a la cnte un che­que en blan­co: abro­gar la re­for­ma a cam­bio de na­da.

En Oa­xa­ca, el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, reite­ró su com­pro­mi­so de abro­gar la mal lla­ma­da Re­for­ma Edu­ca­ti­va –co­mo los maes­tros tam­bién la ca­li­fi­can–, pe­ro por pri­me­ra vez pu­so una con­di­ción: “que no ha­ya se­ma­nas de mar­tes a jue­ves, se­ma­nas com­ple­tas (de cla­ses), ese es el com­pro­mi­so, eso es lo que les pi­do”, di­jo.

La con­tra­pres­ta­ción pe­di­da al ma­gis­te­rio ra­di­cal agru­pa­do en la CNTE lle­gó tar­de. No quie­ro su­ge­rir que el nue­vo pre­si­den­te no los co­no­ce, pe­ro fal­tó al­guien que in­sis­tie­ra, le ad­vir­tie­ra del com­por­ta­mien­to de es­ta frac­ción del sin­di­ca­to na­cio­nal, be­li­ge­ran­te y pro­cli­ve a no cum­plir acuer­dos.

La Coor­di­na­do­ra na­ció en Chia­pas ha­ce más de 30 años –no es al­go pa­ra enor­gu­lle­cer­nos–, y des­de sus orí­ge­nes se guió por la prác­ti­ca de una pe­da­go­gía de vio­len­cia. De­mo­crá­ti­cos, se ha­cían lla­mar, y Cha­rros, lla­ma­ban a sus ad­ver­sa­rios del SN­TE. Fue tal la fuer­za de su irrup­ción que lo­gra­ron di­vi­dir a co­mu­ni­da­des y pue­blos enteros. Las es­cue­las tu­vie­ron que di­vi­dir tur­nos; en uno, to­ma­ban cla­ses los hi­jos de pa­dres que sim­pa­ti­za­ban con los lla­ma­dos Cha­rros, y en otro, el de los De­mo­crá­ti­cos. Un nue­vo ele­men­to de se­gre­ga­ción en una en­ti­dad ya de por sí mar­ca­da por sus his­tó­ri­cas di­vi­sio­nes por re­li­gión, tie­rra, ra­zas y lu­chas por el po­der.

Los mé­to­dos pa­ra lo­grar que los ofi­cia­lis­tas se pa­sa­ran a las fi­las de es­ta ex­tra­ña ver­sión de­mo­cra­ti­za­do­ra ya for­man par­te de las pá­gi­nas más os­cu­ras de la his­to­ria de Chia­pas. Sin dis­tin­guir hom­bre o mu­jer, ra­pa­ban a los que se ne­ga­ban a pa­sar a sus fi­las, an­tes los ha­cían ca­mi­nar des­cal­zos, y co­mo tro­feo de ca­za, el ver­du­go ex­hi­bía la ca­be­lle­ra del hu­mi­lla­do (a) en ple­na pla­za pú­bli­ca, co­mo si fue­ra lu­cha li­bre o co­li­seo ro­mano.

Así han trans­cu­rri­do más de tres dé­ca­das en­tre plantones, mar­chas, blo­queos, to­mas de edi­fi­cios, sa­queo de co­mer­cios, vio­len­cia ca­lle­je­ra y re­plie­gues tác­ti­cos.

En el le­jano 2001, co­mo Go­ber­na­dor in­ten­té un acuer­do con la Coor­di­na­do­ra, obli­ga­do, co­mo hoy es­tá AMLO, por los vo­tos que me ha­bían otor­ga­do pa­ra ga­nar la gu­ber­na­tu­ra de Chia­pas.

Fue pre­sen­ta­do un diag­nós­ti­co ba­sa­do en 4 gran­des de­bi­li­da­des: de­ser­ción, re­pro­ba­ción, anal­fa­be­tis­mo y au­sen­tis­mo la­bo­ral. En­ton­ces se les di­jo al­go que ellos sa­bían me­jor: en co­mu­ni­da­des ru­ra­les, los maes­tros lle­ga­ban el mar­tes y se iban el jue­ves. De un ca­len­da­rio es­co­lar de 200 días obli­ga­to­rios de cla­ses, so­lo se cu­brían 80. Y la su­ma de tan­to aban­dono de­ri­va­do de sus lu­chas gre­mia­les arro­ja­ba ya, pa­ra ese en­ton­ces, la es­ca­lo­frian­te ci­fra de ¡10 años de cla­ses efec­ti­va­men­te per­di­dos!

Les fue plan­tea­do que eso no po­día con­ti­nuar y no for­mu­la­ron al­gu­na pro­pues­ta. En­ton­ces se les di­jo que el go­bierno de Chia­pas se re­gi­ría por una pre­mi­sa: el que no tra­ba­ja, no co­bra.

Su me­jor res­pues­ta fue: us­ted nos quie­re in­mo­vi­li­zar y no lo va­mos a per­mi­tir, por­que la mo­vi­li­za­ción es la esen­cia de nues­tra lu­cha.

Así trans­cu­rrie­ron 6 años de ten­sa re­la­ción con los lí­de­res de la Coor­di­na­do­ra. Sin re­flec­to­res ni as­pa­vien­tos, se lo­gró que hu­bie­ra exá­me­nes de opo­si­ción pa­ra to­das las pro­mo­cio­nes, in­gre­sos y as­cen­sos, el al­to a la ven­ta de pla­zas, una drás­ti­ca re­duc­ción a las pla­zas co­mi­sio­na­das y el fin de la do­ble ne­go­cia­ción sa­la­rial. El re­sul­ta­do fue un in­cre­men­to en la pre­sen­cia en au­las, de 80 a 180 días de cla­ses, y tan so­lo dos plantones en 6 años.

El go­bierno elec­to de Mo­re­na fir­mó a la CNTE un che­que en blan­co: abro­gar la re­for­ma a cam­bio de na­da. To­da­vía es­tán a tiem­po. La asam­blea re­ven­ta­da a si­lla­zos en Gue­rre­ro es so­lo la vi­si­bi­li­za­ción del gen vio­len­to de es­ta fac­ción ma­gis­te­rial. Ya con­si­guie­ron la can­ce­la­ción de aque­lla, aho­ra van por las che­que­ras de los Es­ta­dos don­de no las tie­nen.

PA­BLO SA­LA­ZAR MENDIGUCHÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.