A fa­vor del tren

El pro­yec­to del Tren Ma­ya es vis­to por mu­chos en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán co­mo be­ne­fi­cio­so y ne­ce­sa­rio.

Reforma - - OPINIÓN - CA­TÓN

“¡ Eres a to­da ma­dre!”. Así le di­jo Afro­di­sio Pi­ton­go, hom­bre pro­cli­ve a la con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, a Ma­ri­li­na Grand­pom­pier, mu­cha­cha de bue­na so­cie­dad ya no tan bue­na. (La so­cie­dad, quie­ro de­cir, no Ma­ri­li­na). He de re­co­no­cer que la ex­pre­sión usa­da por Pi­ton­go ca­re­ce de ati­cis­mo, pe­ro la di­jo con en­tu­sias­mo tal que se per­do­na su vul­ga­ri­dad. La lin­da jo­ven ha­bía acep­ta­do la in­vi­ta­ción del sa­laz ti­po a beber un par de co­pas. Fue en­ton­ces que Afro­di­sio le di­jo aque­llo: “¡Eres a to­da ma­dre!”. Re­pi­tió la fra­se cuan­do ella ac­ce­dió a acom­pa­ñar­lo a su de­par­ta­men­to: “¡Eres a to­da ma­dre!”, y la vol­vió a de­cir por­que Ma­ri­li­na no pu­so re­pa­ros a ir con él a la ca­ma: “¡Eres a to­da ma­dre!”. Ter­mi­na­do el tran­ce de for­ni­cio la mu­cha­cha le di­jo con tono gra­ve: “Si a con­se­cuen­cia de es­to sal­go em­ba­ra­za­da y no te ca­sas conmigo, me qui­ta­ré la vi­da”. “¡Te di­go! –ex­cla­mó el tal Pi­ton­go–. ¡Eres a to­da ma­dre!”... Ca­da vez que me por­to bien Dio­si­to bueno me pre­mia ha­cién­do­me ir a Mé­ri­da. Amo a esa her­mo­sí­si­ma ciu­dad don­de tan­tos mo­ti­vos ten­go pa­ra el afec­to y pa­ra los recuerdos. Es­ta vez fui allá in­vi­ta­do por mi ami­go An­drés Váz­quez Ruiz, que es yu­ca­ten­se, o sea par­te yu­ca­te­co y par­te coahui­len­se, o coahuil­te­co, es­to es par­te coahui­len­se y par­te yu­ca­te­co. Él me lle­vó al lu­ci­dí­si­mo –y sa­bro­sí­si­mo– ban­que­te en el cual se festejó el aniver­sa­rio de una em­pre­sa fe­rre­te­ra que tie­ne lin­do nom­bre: El Ni­pli­to. La fun­dó el ma­tri­mo­nio Far­jat Váz­quez en la co­che­ra de su ca­sa ha­ce 45 años, y hoy tie­ne sucursales en to­da la pe­nín­su­la. La no­che an­te­rior, que ca­si vi­mos con­ver­tir­se en día, fui­mos a la se­re­na­ta que ca­da jue­ves tie­ne lu­gar en el pre­cio­so par­que de San­ta Lu­cía, don­de la­te el co­ra­zón de la tro­va yu­ca­te­ca y de la mú­si­ca y dan­zas de las va­que­rías. Aca­ba­do el even­to, que con­gre­ga lo mis­mo a vi­si­tan­tes que a mo­ra­do­res de la ciu­dad blan­ca, An­drés tra­jo a nues­tra me­sa a un ex­ce­len­te trío que nos lle­nó la no­che y el al­ma con las can­cio­nes de Guty y Pal­me­rín, de Co­qui Na­va­rro y de Pas­tor Cer­ve­ra, de Ar­man­do Man­za­ne­ro y Ser­gio Es­qui­vel. Un so­lo lap­sus tu­vie­ron los can­to­res: me sor­pren­dió sa­ber que no sa­bían Un cruel pu­ñal, esa be­lla can­ción que tan be­lla­men­te canta Ós­car Chá­vez: “Un cruel pu­ñal con ara­bes­cos de oro / lle­vo en el pe­cho has­ta la cruz cla­va­do. / Una be­lla mu­jer a la que ado­ro / al ir pa­san­do lo de­jó ol­vi­da­do”. To­do es­to vie­ne a co­la­ción por­que el día si­guien­te lo de­di­qué, pre­gun­tón que soy de ofi­cio, a re­co­ger opi­nio­nes acer­ca del Tren Ma­ya que Ló­pez Obra­dor se pro­po­ne cons­truir, les gus­te o no les gus­te. Pa­ra mi sor­pre­sa to­dos los pa­re­ce­res que es­cu­ché, lo mis­mo en­tre gen­te sen­ci­lla –el me­se­ro; la en­car­ga­da de la pe­que­ña tien­da de ar­te­sa­nías– que en­tre im­por­tan­tes em­pre­sa­rios, per­so­nas del go­bierno y co­mu­ni­ca­do­res, fue­ron fa­vo­ra­bles al pro­yec­to. Se con­si­de­ra que el tren de AMLO se­rá un de­to­na­dor pa­ra la eco­no­mía de una vas­ta zo­na del país que no ha re­ci­bi­do ple­na­men­te los be­ne­fi­cios de la mo­der­ni­dad. No­té in­clu­so en­tu­sias­mo por esa obra, de mo­do que me he vis­to obli­ga­do a re­vi­sar mis con­cep­tos so­bre ella. Es­pe­ro en­ton­ces que el Tren Ma­ya sea de be­ne­fi­cio pa­ra la pe­nín­su­la. Y es­pe­ro tam­bién que aquel buen trío se apren­da Un cruel pu­ñal... Nal­ga­ri­na iba a des­po­sar a un ru­do su­je­to de nom­bre Frank Hens­tein, que no se ca­rac­te­ri­za­ba por su ga­la­nu­ra. Una ami­ga le pre­gun­tó: “¿Por qué te ca­sas con ese hom­bre? Es más feo que pe­gar­le a la Ma­dre Te­re­sa”. “Ya lo sé –res­pon­dió ella–. Pe­ro tie­ne al­go muy gran­de que me en­can­ta”. “¿Qué es? ¿Qué es?” –in­qui­rió la ami­ga. Con­tes­tó Nal­ga­ri­na: “Su cuen­ta ban­ca­ria”... FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.