Su­fren in­di­fe­ren­cia víc­ti­mas de vol­cán

Reforma - - INTERNACIONAL - JO­SÉ ELÍAS EL PAÍS IN­TER­NA­CIO­NAL

Vi­ven ha­ci­na­dos en es­pa­cios co­mu­nes a más de 4 me­ses de la erup­ción

ES­CUINTLA, Gua­te­ma­la.- A las 3 de la tar­de del 3 de ju­nio, la vi­da dio un gi­ro ra­di­cal pa­ra las mi­les de per­so­nas que vi­vían en las fal­das del Vol­cán de Fue­go gua­te­mal­te­co.

El co­lo­so, de ca­si 3 mil 800 me­tros de al­tu­ra, en­tró en erup­ción con una bru­tal ex­plo­sión que lan­zó tres ríos de fue­go por la la­de­ra y que con­vir­tió el sue­lo y el cie­lo en tram­pas mor­ta­les, y cen­te­na­res de ni­ños, fa­mi­lias, ca­sas y co­ches que­da­ron se­pul­ta­dos ba­jo to­ne­la­das de ce­ni­za. Cua­tro al­deas fue­ron, en cues­tión de se­gun­dos, en­gu­lli­das por la la­va. Has­ta la fe­cha, se han con­ta­bi­li­za­do 190 muer­tos.

A 130 días de la ca­tás­tro­fe, ca­si 3 mil 200 afec­ta­dos si­guen vi­vien­do de la ca­ri­dad en im­pro­vi­sa­dos al­ber­gues en Es­cuintla, la ciu­dad más pró­xi­ma a la mon­ta­ña, en el más ab­so­lu­to ol­vi­do por par­te de las au­to­ri­da­des gua­te­mal­te­cas.

Do­min­go Ro­drí­guez, de 65 años y re­si­den­te –has­ta la ca­tás­tro­fe– en la po­bla­ción de San Mi­guel Los Lotes, la­men­ta el aban­dono en el que so­bre­vi­ven. Su an­gus­tia es­tá a flor de piel y se en­tre­mez­cla con un sen­ti­mien­to de in­dig­na­ción.

“No hay nin­gu­na co­mu­ni­ca­ción ni in­te­rés de las au­to­ri­da­des ha­cia no­so­tros. Si nos die­ran un te­rreno, no­so­tros, que so­mos al­ba­ñi­les, cons­trui­ría­mos nues­tras vi­vien­das, sin que el Go­bierno gas­te su­mas enor­mes de di­ne­ro pa­ra do­tar­nos de ca­sas que no lle­nan los re­que­ri­mien­tos mí­ni­mos”, afir­ma en el co­me­dor del al­ber­gue im­pro­vi­sa­do, don­de char­la con otros ve­ci­nos que tam­bién lo han per­di­do to­do.

“Só­lo en es­tos mo­men­tos en­con­tra­mos con­sue­lo. Des­pués, la so­le­dad nos car­co­me”.

En los re­fu­gios, cien­tos de cam­pe­si­nos lle­van cua­tro me­ses re­clui­dos en vi­vien­das pro­vi­sio­na­les. Los 24 me­tros de vi­vien­da de ha­bi­tácu­lo les con­vier­ten, sin em­bar­go, en afor­tu­na­dos: el res­to per­ma­ne­ce ha­ci­na­do en es­pa­cios co­mu­nes, co­mo el gim­na­sio mu­ni­ci­pal, don­de 57 fa­mi­lias de cua­tro co­mu­ni­da­des com­par­ten el sue­lo dur­mien­do en camas pe­ga­das en­tre sí.

“Es de­ses­pe­ran­te. No po­de­mos des­can­sar por­que no te­ne­mos in­ti­mi­dad pa­ra ha­cer­lo. A es­to hay que su­mar la de­ses­pe­ra­ción de no te­ner un lu­gar a dón­de ser tras­la­da­dos, ni sa­ber cuán­to tiem­po más per­ma­ne­ce­re­mos en es­te lu­gar”, di­ce Her­nán, di­ri­gen­te del gru­po de re­fu­gia­dos, crea­do pa­ra ha­cer de en­la­ce en­tre las víc­ti­mas y las au­to­ri­da­des.

Mien­tras tan­to, los fa­mi­lia­res su­ben ca­da día al lu­gar

fa­tal pa­ra con­ti­nuar la bús­que­da de los cuer­pos de los su­yos. Re­mo­vien­do to­ne­la­das de ce­ni­za con pa­los, aza­do­nes o sim­ple­men­te con las ma­nos an­te el más ab­so­lu­to ol­vi­do ofi­cial: el Go­bierno pa­re­ce más preo­cu­pa­do por re­abrir la ca­rre­te­ra que por sa­nar o, al me­nos mi­ti­gar, el do­lor de los lu­ga­re­ños.

Los cam­pe­si­nos de la zo­na han en­con­tra­do un apo­yo esen­cial en el Obis­po de Es­cuintla, Víc­tor Hu­go Pal­ma, que ha exi­gi­do al Go­bierno de Mo­ra­les una au­di­to­ría so­bre la ayu­da re­ci­bi­da.

“Es ne­ce­sa­rio que se ha­ga una ren­di­ción de cuen­tas de lo re­ci­bi­do y de có­mo se ha in­ver­ti­do has­ta la fe­cha”, sub­ra­ya el re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.