Cam­bio, rit­mo y tono

Si ve­lo­ci­dad, tiem­po y sor­pre­sa son fac­tor cla­ve en la pre­ten­sión de cam­biar un ré­gi­men, pre­ci­pi­ta­ción y des­bo­ca­mien­to pue­den frus­trar­la.

Reforma - - OPINIÓN - SOBREAVISO RE­NÉ DELGADO so­bre­avi­so12@gmail.com

El lar­go pe­rio­do de tran­si­ción re­sul­tó cor­to. Al go­bierno en­tran­te le cues­ta en­con­trar la ar­mo­nía y coor­di­na­ción, el rit­mo y tono de su ac­ción.

Los dos so­bre­sal­tos re­gis­tra­dos –los efec­tos pro­vo­ca­dos por la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to y el pro­pó­si­to de re­du­cir o eli­mi­nar el co­bro de co­mi­sio­nes ban­ca­rias–, así co­mo la ten­sión con al­gu­nos fac­to­res de po­der in­for­ma­les, han ge­ne­ra­do cos­tos con­tan­tes e in­cer­ti­dum­bre cre­cien­te. Sin em­bar­go, con­vie­ne re­cor­dar, to­do cam­bio ra­di­cal su­po­ne tur­bu­len­cia y re­sis­ten­cia.

Cam­bios de esa ín­do­le de­man­dan ca­li­brar con qué tan­to po­der y res­pal­do se cuen­ta, es­ta­ble­cer prio­ri­da­des, ela­bo­rar es­tra­te­gias y, en esa con­di­ción, de­ter­mi­nar cuán­tos fren­tes se pue­den abrir y aten­der al mis­mo tiem­po. A la par, es me­nes­ter ad­mi­nis­trar co­rrec­ta­men­te el es­ce­na­rio, pau­sar la ac­tua­ción y ac­ción, in­clu­so de­jar apre­ciar las ta­reas ya rea­li­za­das y evi­tar que la si­guien­te atro­pe­lle a la an­te­rior.

Res­pi­rar es vi­tal, so­bre to­do, si se quie­re evi­tar el aho­ga­mien­to.

• • •

Si la ve­lo­ci­dad, el tiem­po y la sor­pre­sa son fac­to­res fun­da­men­ta­les en la pre­ten­sión de ope­rar un cam­bio de ré­gi­men, la pre­ci­pi­ta­ción y el des­bo­ca­mien­to pue­den frus­trar­la o en­tor­pe­cer­la, si no es que des­pis­tar la po­si­bi­li­dad de con­cre­tar esa trans­for­ma­ción.

Des­de lue­go, la ca­pa­ci­dad del pre­si­den­te elec­to, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pa­ra fi­jar y mo­ver la agen­da po­lí­ti­ca a su libre al­be­drío le ha da­do ven­ta­jas y am­plia­do su mar­gen de ma­nio­bra. Coad­yu­va a ello la au­sen­cia del go­bierno sa­lien­te que, con la ca­be­za en el so­ca­vón, reite­ra que se va sin de­jar al país en cri­sis, aun­que sem­bra­do de una enor­me can­ti­dad de desafíos, el eu­fe­mis­mo pa­ra ocul­tar los gra­ves pro­ble­mas que he­re­da. Con­tri­bu­ye tam­bién en fa­vor del pre­si­den­te elec­to la inep­ti­tud de las di­ri­gen­cias de los par­ti­dos opo­si­to­res pa­ra en­ten­der y aten­der a fon­do y rá­pi­do la cau­sa de su res­pec­ti­va cri­sis y, even­tual­men­te, re­mon­tar­la. Ló­pez Obra­dor do­mi­na la es­ce­na: ha­ce po­lí­ti­ca en des­po­bla­do, sin ad­ver­sa­rio ni con­tra­pe­so al fren­te.

Esa ac­ti­tud proac­ti­va del man­da­ta­rio en cier­nes ha co­lo­ca­do a otros fac­to­res de po­der en una pos­tu­ra reac­ti­va. Sin me­dia­do­res ni re­cur­sos po­lí­ti­cos, la reac­ción –a ve­ces so­bre­rreac­ción– de ellos va a la za­ga de los plan­tea­mien­tos o ac­cio­nes del go­bierno en­tran­te y en­ra­re­ce la at­mós­fe­ra. En esa te­si­tu­ra, los sín­to­mas de una con­fron­ta­ción ame­na­zan el pro­pó­si­to de lle­var a ca­bo los cam­bios en paz, sin so­bre­sal­tos ni rup­tu­ras. Y, de nue­vo, sin ig­no­rar que los cam­bios ge­ne­ran re­sis­ten­cia y tur­bu­len­cia.

Pre­ten­der sen­tar las ba­ses de la trans­for­ma­ción, la cuar­ta se­gún su prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta, en una so­la ope­ra­ción múl­ti­ple, rá­pi­da, con­tu­maz y sor­pre­si­va es una aven­tu­ra de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

• • •

Qué bueno. A di­fe­ren­cia de Vicente Fox, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor sí en­tien­de que la po­pu­la­ri­dad es pa­ra gas­tar­se, no pa­ra acu­mu­lar­la en el ar­cón de la va­ni­dad o fri­vo­li­dad. Sin em­bar­go, co­mo to­do ca­pi­tal, el po­lí­ti­co hay que in­ver­tir­lo con cui­da­do. Ase­gu­rar su ren­di­mien­to.

So­bre­sa­tu­rar la agen­da y dis­pa­rar un anun­cio o ac­ción de­trás de otra sin me­su­rar su efec­to, cal­cu­lar su via­bi­li­dad, pul­sar la re­sis­ten­cia y la ca­pa­ci­dad del equi­po de co­la­bo­ra­do­res, eje­cu­ti­vos y le­gis­la­ti­vos, pa­ra coor­di­nar la ins­tru­men­ta­ción y me­dir la reac­ción del fren­te que les co­rres­pon­de aten­der, pue­de pro­vo­car un co­lap­so. Una ex­plo­sión ha­cia afue­ra, o bien, una im­plo­sión en el equi­po de co­la­bo­ra­do­res, cu­ya ri­que­za es­tri­ba, val­ga el ab­sur­do, en su con­tras­tan­te y frá­gil com­po­si­ción.

Es difícil com­pren­der lo ocu­rri­do an­tier. Justo cuan­do el go­bierno en­tran­te, a tra­vés de la se­na­do­ra y se­cre­ta­ria de­sig­na­da de Go­ber­na­ción, Olga Sán­chez Cordero, pre­sen­tó una ini­cia­ti­va pa­ra re­gu­lar cul­ti­vo, co­mer­cio y con­su­mo del can­na­bis, se anun­ció otra pa­ra eli­mi­nar o re­du­cir las co­mi­sio­nes ban­ca­rias. Am­bas son im­por­tan­tes. La pri­me­ra res­pon­de a un cla­mor: ga­ran­ti­zar la li­ber­tad in­di­vi­dual de de­ci­dir y, a la vez, ga­ran­ti­zar un in­gre­dien­te de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, arre­ba­tar al cri­men el mer­ca­do clan­des­tino de la hier­ba y, en esa me­di­da, re­du­cir la vio­len­cia. La se­gun­da, con­te­ner la vo­ra­ci­dad de los ban­cos que, ob­vio, no con­sul­tan a los cuen­taha­bien­tes so­bre el mon­to de las co­mi­sio­nes.

Car­ga­ron al coor­di­na­dor par­la­men­ta­rio de Mo­re­na en el Se­na­do, Ri­car­do Monreal, los pla­tos rotos por el rui­do pro­vo­ca­do en la Bol­sa con la ini­cia­ti­va pa­ra re­gu­lar las co­mi­sio­nes ban­ca­rias, pe­ro es difícil de creer que el se­na­dor, por sí, ha­ya re­suel­to pre­sen­tar la ini­cia­ti­va. Es au­tó­no­mo el Po­der Le­gis­la­ti­vo, di­ce el pró­xi­mo Eje­cu­ti­vo, pe­ro el par­ti­do do­mi­nan­te en uno y otro po­der es el mis­mo. Monreal no es po­lí­ti­co inex­per­to.

Ese es un ejem­plo, pe­ro va­rios otros se po­drían ci­tar. El go­bierno en­tran­te ha anun­cia­do o ac­tua­do en múl­ti­ples fren­tes y, en esa osa­día, po­ne en pe­li­gro la am­pli­tud y el ca­la­do de la trans­for­ma­ción que pre­ten­de rea­li­zar y, so­bre to­do, co­mo di­cho ya en oca­sión an­te­rior, po­dría con­ver­tir la es­pe­ran­za en ilu­sión.

•••

Es na­tu­ral, to­do cam­bio ge­ne­ra re­sis­ten­cia y tur­bu­len­cia. Las ha­brá. Nin­gún sen­ti­do, agre­gar­le in­gre­dien­tes.

La ve­lo­ci­dad de la ac­ción –in­clu­so, el fac­tor sor­pre­sa– es cla­ve en la ope­ra­ción po­lí­ti­ca de un cam­bio de ré­gi­men, pe­ro tam­bién im­por­ta el freno. El do­mi­nio de la una y el otro fi­ja el rit­mo y, con ello, la po­si­bi­li­dad de al­can­zar la me­ta. Y, so­bra de­cir­lo, el tono de la co­mu­ni­ca­ción in­flu­ye en la dis­po­si­ción de acep­tar o re­sis­tir el cam­bio.

EL SO­CA­VÓN GE­RAR­DO RUIZ

Si des­de ha­ce años se sa­bía de la so­bre­sa­tu­ra­ción del ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ¿por qué el se­cre­ta­rio –di­cen, de Es­ta­do– de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes no re­pa­ró en la con­ve­nien­cia de in­cluir en el tra­zo del tren Mé­xi­co­to­lu­ca una es­ca­la en el ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal me­xi­quen­se?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.