Ase­si­nar la ver­dad

En una ver­ti­gi­no­sa no­ve­la, Pe­dro Án­gel Pa­lou re­crea la pe­sa­di­lla de una pren­sa libre so­me­ti­da a la ven­gan­za de po­lí­ti­cos y de­lin­cuen­tes.

Reforma - - OPINIÓN - JORGE VOL­PI @jvol­pi

Da­nie­la Real co­rre a lo lar­go de un día en­te­ro por la des­ven­ci­ja­da, omi­no­sa, pu­tre­fac­ta Ciu­dad de Mé­xi­co. Da­nie­la Real –co­mo su con­tra­par­te ale­ma­na en Co­rre, Lo­la, co­rre– no se de­tie­ne, cons­cien­te de los ries­gos que la ace­chan, de los in­for­tu­nios que se tien­den so­bre tan­tas vi­das en es­ta acia­ga me­ga­ló­po­lis. Da­nie­la Real, pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción –una de las pro­fe­sio­nes más pe­li­gro­sas en es­ta na­ción de ase­si­nos y fan­tas­mas–, co­rre sin fin, siem­pre vi­gi­la­da, sin sa­ber quié­nes son sus alia­dos y quié­nes sus enemi­gos por­que, co­mo tan­tos re­por­te­ros, no tie­ne otra sa­li­da. Ha si­do valiente y arries­ga­da –o in­ge­nua y tor­pe– y ha re­ve­la­do uno de los in­con­ta­bles ca­sos que in­vo­lu­cran al po­der con el cri­men or­ga­ni­za­do, esa amal­ga­ma que, en es­ta na­ción de víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios, se ha vuel­to im­po­si­ble de des­ma­de­jar.

En To­dos los mie­dos (2018), Pe­dro Án­gel Pa­lou ha rein­ven­ta­do –más bien re­con­cen­tra­do– una de nues­tras pesadillas ha­bi­tua­les: la de una pren­sa libre y crí­ti­ca, ca­da vez más es­ca­sa, so­me­ti­da a la ven­gan­za de po­lí­ti­cos y de­lin­cuen­tes, o de de­lin­cuen­tes que go­zan de la pro­tec­ción po­lí­ti­ca o de po­lí­ti­cos que en reali­dad son de­lin­cuen­tes dis­fra­za­dos. Des­de las 3:20 de la ma­dru­ga­da has­ta las 11:05 de la noche, Da­nie­la Real –un per­so­na­je mo­de­la­do en in­fi­ni­dad de pe­rio­dis­tas reales– in­ten­ta elu­dir el des­tino que han se­lla­do pa­ra ella quie­nes se han vis­to ex­hi­bi­dos por sus es­cri­tos, cus­to­dia­da ape­nas por un agó­ni­co vi­gi­lan­te de­ci­di­do, co­mo ex­pia­ción por sus pro­pias cul­pas, a pro­te­ger­la.

Da­nie­la Real sa­be, co­mo el sub­pro­cu­ra­dor Ca­rea­ga y ca­si to­dos los per­so­na­jes de es­ta ver­ti­gi­no­sa no­ve­la, que des­de el año 2000 más de cien pe­rio­dis­tas han si­do ase­si­na­dos en Mé­xi­co. Sa­be de la fra­gi­li­dad de su con­di­ción: si quie­ren ma­tar­la, na­die po­drá im­pe­dir­lo. Sa­be, ade­más, que na­da les pa­sa­rá a los cul­pa­bles. En un país don­de só­lo uno de ca­da diez ho­mi­ci­dios se re­suel­ve –y en el que la gue­rra con­tra el nar­co ha de­ja­do un sal­do ofi­cial de 220 mil ca­dá­ve­res–, es muy po­co pro­ba­ble que el su­yo sea es­cla­re­ci­do. La ci­fra de im­pu­ni­dad es un ali­cien­te pa­ra quie­nes bus­can si­len­ciar­la: una ga­ran­tía ins­ti­tu­cio­nal.

To­dos los mie­dos re­su­me, así, en efec­to, bue­na par­te de nues­tros mie­dos: una cla­se po­lí­ti­ca co­rrom­pi­da has­ta la mé­du­la; una po­li­cía in­ca­paz o re­tor­ci­da, in­di­fe­ren­cia­ble de los cri­mi­na­les; un sis­te­ma de jus­ti­cia en ban­ca­rro­ta: un lu­gar don­de quie­nes de­be­rían ser los en­car­ga­dos de bus­car la ver­dad son los mis­mos res­pon­sa­bles de des­truir­la. Por­que en Mé­xi­co la ver­dad no se bus­ca, no se in­ves­ti­ga, no se per­si­gue: se cons­tru­ye a prio­ri, por man­da­to de los de arri­ba, y se im­po­ne por la fuer­za, trans­for­ma­da en ver­dad ofi­cial o en ver­dad his­tó­ri­ca. Si no hay prue­bas, és­tas se cons­tru­yen o se siem­bran; si no hay tes­ti­gos, se les ame­na­za o se les tor­tu­ra o se les com­pra; si no hay con­fe­sión de los pre­sun­tos cul­pa­bles, se les arran­ca con vio­len­cia.

Por eso los pe­rio­dis­tas, los au­tén­ti­cos pe­rio­dis­tas que re­sis­ten el cha­yo­te tan­to co­mo las ame­na­zas, re­sul­tan tan in­có­mo­dos: son quie­nes, con su tra­ba­jo, des­obe­de­cien­do el si­len­cio for­zo­so, acu­mu­lan in­di­cios, unen tra­mas, in­te­rro­gan a los in­vo­lu­cra­dos y, a fin de cuen­tas, ex­hi­ben mon­ta­jes y fe­cho­rías po­lí­ti­cas, po­li­cia­cas o ju­di­cia­les y nos per­mi­ten ver, así sea por unos se­gun­dos, que no vi­vi­mos en un país don­de im­pe­re el Es­ta­do de De­re­cho, sino en un Es­ta­do fa­lli­do in­ca­paz de ga­ran­ti­zar una jus­ti­cia equi­ta­ti­va, trans­pa­ren­te, con­fia­ble, in­de­pen­dien­te, más que a quie­nes tie­nen po­der o di­ne­ro (si no han caí­do en des­gra­cia). De ahí la te­rri­ble ur­gen­cia –tan bien des­cri­ta en la no­ve­la– de im­po­ner la jus­ti­cia por pro­pia mano, de que­rer que apa­rez­can su­per­hé­roes o vi­gi­lan­tes –o au­to­de­fen­sas– en me­dio del va­cío ins­ti­tu­cio­nal.

To­dos los mie­dos es un li­bro desa­so­se­gan­te que no da un so­lo res­pi­ro al lec­tor y lo obli­ga a en­fren­tar­se sin tre­gua a la pes­te a co­rrup­ción e im­pu­ni­dad que rei­na a nues­tro al­re­de­dor. Una lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra quie­nes hoy es­tán dis­pues­tos a in­dig­nar­se y ho­rro­ri­zar­se y a exi­gir al nue­vo go­bierno una re­for­ma ra­di­cal de nues­tra po­li­cía y de nues­tro sis­te­ma de jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.