Ma­tar sin con­se­cuen­cias

Por la au­sen­cia de ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les y de in­ves­ti­ga­ción, es muy po­co pro­ba­ble que se cas­ti­gue un ho­mi­ci­dio en nues­tro país.

Reforma - - OPINIÓN -

Va­le­ria Cruz Me­del, hi­ja de la dipu­tada fe­de­ral Carmen Me­del, fue con­fun­di­da con una mu­jer vin­cu­la­da a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y, por ello, una per­so­na le dis­pa­ró al me­nos nue­ve ve­ces en un gim­na­sio en la ciu­dad de Men­do­za en Ve­ra­cruz. Es­ta fue la ex­pli­ca­ción que dio el go­ber­na­dor Miguel Án­gel Yu­nes. ¿Con qué prue­bas? El go­ber­na­dor so­lo se­ña­ló que sus afir­ma­cio­nes se apo­ya­ban en “da­tos y tes­ti­mo­nios”. Y ese es el pro­ble­ma de fon­do: en Mé­xi­co, la ca­pa­ci­dad de las po­li­cías y mi­nis­te­rios pú­bli­cos pa­ra ar­mar los rom­pe­ca­be­zas de­lic­ti­vos en in­ves­ti­ga­cio­nes de ho­mi­ci­dio de for­ma sis­té­mi­ca, pro­fe­sio­nal y con prue­bas só­li­das no exis­te. En nues­tro país se pue­de ma­tar a quien sea y es muy po­co pro­ba­ble que se cas­ti­gue al res­pon­sa­ble. Mien­tras que ello sea así, tra­ge­dias co­mo la de Va­le­ria Cruz, y el do­lor que to­do ello con­lle­va pa­ra su fa­mi­lia y ami­gos, se­gui­rán sien­do par­te del pa­no­ra­ma co­ti­diano del país.

Es­ta se­ma­na, la or­ga­ni­za­ción ci­vil Im­pu­ni­dad Ce­ro dio a co­no­cer el es­tu­dio de­no­mi­na­do “Im­pu­ni­dad en ho­mi­ci­dio do­lo­so en Mé­xi­co: re­por­te 2018”, ela­bo­ra­do por Guillermo Ze­pe­da y Pao­la Ji­mé­nez. Sus ha­llaz­gos son muy preo­cu­pan­tes: mien­tras que el ho­mi­ci­dio va al al­za, la ca­pa­ci­dad de acu­sar, juz­gar y cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles va a la ba­ja. Nun­ca he­mos te­ni­do una ta­sa al­ta de efec­ti­vi­dad en la per­se­cu­ción de ho­mi­ci­dios, pe­ro en 2017, el año más vio­len­to de la úl­ti­ma dé­ca­da, el nú­me­ro to­tal de per­so­nas sen­ten­cia­das por ho­mi­ci­dio dis­mi­nu­yó res­pec­to a los años an­te­rio­res. En 2017, la ta­sa de im­pu­ni­dad de ho­mi­ci­dios fue 87.5%. Nue­ve de ca­da 10 ho­mi­ci­dios que­da­ron im­pu­nes. En Oa­xa­ca y Guerrero la ta­sa de im­pu­ni­dad fue de 99.4% y 98.2% res­pec­ti­va­men­te. Es de­cir, en esas en­ti­da­des, quien ma­ta a al­guien tie­ne ga­ran­ti­za­da ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad. El ca­so de Ve­ra­cruz no apa­re­ce en el es­tu­dio de Im­pu­ni­dad Ce­ro, pues no tie­ne si­quie­ra sis­te­ma­ti­za­da la in­for­ma­ción de sen­ten­cias con­de­na­to­rias por ho­mi­ci­dio. Por tan­to, no po­de­mos co­no­cer la ta­sa de im­pu­ni­dad de esa en­ti­dad. Lo mis­mo su­ce­de en Aguas­ca­lien­tes, Co­li­ma, Si­na­loa y Za­ca­te­cas. Ello só­lo in­di­ca el des­dén de esos go­bier­nos pa­ra si­quie­ra me­dir, aun­que sea por en­ci­mi­ta, el desem­pe­ño de sus ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia. Yu­ca­tán es el úni­co re­duc­to del pa­raí­so que fue Mé­xi­co en ma­te­ria de se­gu­ri­dad: tie­ne una ta­sa muy ba­ja de ho­mi­ci­dios y, ade­más, prác­ti­ca­men­te siem­pre el res­pon­sa­ble ter­mi­na en la cár­cel.

De­jan­do de la­do Yu­ca­tán, el in­for­me de Im­pu­ni­dad Ce­ro nos de­ja cla­ro que en Mé­xi­co ma­tar a otra per­so­na no es una con­duc­ta fran­ca­men­te inad­mi­si­ble, pues la ma­yo­ría de las ve­ces el ho­mi­ci­da se­gui­rá su vi­da or­di­na­ria, sin te­mor a que se le apli­que la ley. Los go­ber­na­do­res no han asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad de cons­truir el an­da­mia­je ins­ti­tu­cio­nal bá­si­co pa­ra que las pro­cu­ra­du­rías al me­nos ten­gan ca­pa­ci­da­des de in­ves­ti­ga­ción ro­bus­tas en ma­te­ria de ho­mi­ci­dios. Res­pec­to del vo­lu­men to­tal de de­nun­cias que se pre­sen­tan en una pro­cu­ra­du­ría lo­cal, los ca­sos de ho­mi­ci­dio só­lo re­pre­sen­tan una frac­ción muy pe­que­ña, en­tre 7 y 3 por cien­to de la car­ga de tra­ba­jo de una pro­cu­ra­du­ría. No se­ría im­po­si­ble ni ti­tá­ni­co ge­ne­rar las ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les y los pro­to­co­los de in­ves­ti­ga­ción pa­ra que esos ca­sos pu­die­sen ter­mi­nar con un res­pon­sa­ble en la cár­cel. Mu­chos paí­ses lo han he­cho y no es tan com­pli­ca­do. Se ne­ce­si­tan al me­nos tres co­sas: ba­ses de da­tos só­li­das de hue­llas dac­ti­la­res y de ba­lís­ti­ca, ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y cien­tí­fi­ca pa­ra re­ca­bar y ana­li­zar las prue­bas de la es­ce­na del cri­men y mu­cha in­te­li­gen­cia a ras de tie­rra.

Por ello creo que lo que fal­ta es que a los go­ber­na­do­res y sus pro­cu­ra­do­res les im­por­te real­men­te que las ma­dres, los pa­dres, los her­ma­nos y ami­gos de to­das esas per­so­nas que ma­tan en Mé­xi­co ten­gan al me­nos una ex­pli­ca­ción ra­zo­na­ble, creí­ble y ba­sa­da en prue­bas só­li­das so­bre qué pa­só, quién es el res­pon­sa­ble y cuál es su san­ción. Pa­re­ce ser que, mien­tras más in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia hay en Mé­xi­co, me­nos in­te­rés tie­nen los go­ber­na­do­res pa­ra cons­truir las ins­ti­tu­cio­nes que tan­to re­que­ri­mos. No en­tien­do por qué.

ANA LAU­RA MAGALONI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.