LOS PI­NOS AYER Y HOY

Reforma - - PORTADA - JOR­GE RICARDO

El ja­lis­cien­se Ro­ga­ciano Javier Me­za cree que aquí hu­bo de to­do: pac­tos in­con­fe­sa­bles, pa­gos ocul­tos, trai­cio­nes, des­pil­fa­rro, li­tros de al­cohol, jo­yas, ca­ba­llos, fies­tas to­dos los días. “Aquí hu­bo de­ma­sia­da ex­tra­va­gan­cia, la re­cá­ma­ra pre­si­den­cial mi­de cien me­tros cua­dra­dos. Ahí ca­be to­da mi fa­mi­lia, has­ta mi co­che”, di­ce.

Des­de ha­ce ocho días cuan­do Los Pi­nos se abrió des­pués de 83 años, los me­xi­ca­nos en­tran con te­mor. Co­mo se en­tra al te­rri­to­rio de un enemi­go que se ha ido en re­ti­ra­da. Ima­gi­nan, pe­ro la ima­gi­na­ción no al­can­za. “Quién sa­be qué ha­brá pa­sa­do por acá, se sien­te al­go, no sé, pe­ro se sien­te al­go ra­ro’”, di­ce la se­ño­ra Li­dia Mar­tí­nez.

Si el re­co­rri­do por el nue­vo es­pa­cio tu­vie­ra dos ma­pas, uno ten­dría que ubi­car los es­cán­da­los. En la en­tra­da es­tá el es­cu­do me­xi­cano, don­de en agos­to se re­tra­tó el ta­tua­dor Jon Boy, co­no­ci­do por co­brar mil dó­la­res por ho­ra. Ahí mis­mo ini­cia una ram­pa que man­dó a cons­truir Díaz Or­daz para que sus hi­jos con­du­je­ran sus go-carts.

Por ahí cru­zó el Pa­pa Juan Pablo II en 1979 para ofi­ciar una misa a la ma­má de López Por­ti­llo. “Se vi­ve bien en Los Pi­nos”, es­cri­bió el priis­ta en sus me­mo­rias. “Dis­fru­té la can­cha de te­nis y las dos al­ber­cas. Re­co­rrí Los Pi­nos a pie y cuan­do se ne­ce­si­ta­ba usa­ba el tren eléc­tri­co”.

Ciu­da­da­nos re­co­rren a pie la ex re­si­den­cia ofi­cial.

Jo­sé López Por­ti­llo y su hi­jo tro­tan­do en la ca­sa pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.