Tres Mé­xi­cos

En un bre­ve re­co­rri­do, la Fe­ria del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra, la ca­ra­va­na mi­gran­te y la aper­tu­ra de Los Pi­nos ofre­cen tres es­tam­pas con­tras­tan­tes del país.

Reforma - - OPINIÓN - @jor­ge­ra­mos­news JOR­GE RA­MOS ÁVA­LOS

Es­to de ser pe­rio­dis­ta es, mu­chas ve­ces, un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio. Pue­des ver lo me­jor y lo peor de un país en muy po­co tiem­po. Así, en una se­ma­na, via­jé de Gua­da­la­ja­ra a Ti­jua­na y, de ahí, a la Ciudad de Mé­xi­co. Y lo que em­pe­zó co­mo un ho­me­na­je al li­bro ter­mi­nó en un mo­nu­men­to a la de­sigual­dad. Les cuen­to.

No hay na­da co­mo ca­mi­nar en­tre mon­ta­ñas de li­bros. Li­te­ral­men­te. En un mun­do ca­da vez más di­gi­tal, don­de los li­bros se es­tán con­vir­tien­do en pan­ta­llas, hay al­go ca­si nos­tál­gi­co en el olor a pa­pel. Por eso la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra es, sin lu­gar a du­das, una de las me­jo­res co­sas de Mé­xi­co. Re­su­me –en un la­be­rín­ti­co cen­tro de con­ven­cio­nes– la cul­tu­ra, el pa­sa­do y las ideas que se nos han ocu­rri­do a los me­xi­ca­nos en los úl­ti­mos años.

Ahí, to­can­do y olien­do li­bros, re­cor­dé una entrevista que le hi­ce en el 2006 al in­dis­pen­sa­ble Car­los Fuen­tes. “Es­te es un país con una so­cie­dad ci­vil muy fuer­te, que tie­ne una cul­tu­ra muy fuer­te y que ha ve­ni­do practicando la de­mo­cra­cia en mil agru­pa­cio­nes cí­vi­cas”, me di­jo. “Hay una cul­tu­ra cí­vi­ca que se ha desa­rro­lla­do sub­te­rrá­nea­men­te. Es­te país tie­ne una lar­ga tradición de ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co que, si no se ha ma­ni­fes­ta­do siempre en la al­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, sí se ha ejer­ci­do a la al­tu­ra de la cul­tu­ra po­pu­lar”. Qué ri­co es Mé­xi­co.

El prin­ci­pal pro­ble­ma que uno tie­ne en la Fe­ria del Li­bro es con­se­guir­se una ma­le­ta su­fi­cien­te­men­te gran­de para lle­var­se to­do lo que quie­res leer en los pró­xi­mos me­ses. Y ese es, di­ga­mos, un buen pro­ble­ma.

Bien leí­do y re­car­ga­do lle­gué a Ti­jua­na, Ba­ja Ca­li­for­nia, a cu­brir la lle­ga­da de las ca­ra­va­nas de re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos. Es­to es lo que ocu­rre cuan­do gen­te de­ses­pe­ra­da to­ma de­ci­sio­nes de­ses­pe­ra­das. Es­tán hu­yen­do de la vio­len­cia de las pan­di­llas, la co­rrup­ción y la po­bre­za ex­tre­ma. Im­po­si­ble cul­par­los.

Los ven­go si­guien­do des­de que cru­za­ron la fron­te­ra de Gua­te­ma­la con Chia­pas. Cuan­do es­tos in­mi­gran­tes, en su ma­yo­ría de Hon­du­ras, se en­te­ra­ron que po­dían acer­car­se a Es­ta­dos Uni­dos, re­la­ti­va­men­te pro­te­gi­dos y sin te­ner que pa­gar­les mi­les de dó­la­res a los co­yo­tes, se pu­sie­ron a ca­mi­nar.

Pe­ro po­cas ve­ces he vis­to sa­cri­fi­cios tan gran­des. Aca­bo de en­tre­vis­tar a un pa­dre sol­te­ro de 27 años de edad que ha em­pu­ja­do y car­ga­do por cien­tos de ki­ló­me­tros la si­lla de rue­das en la que via­ja su hi­ja, de sie­te años de edad y que su­frió un de­rra­me ce­re­bral. Bus­ca tra­ta­mien­to mé­di­co para su hi­ja y ya cru­zó a Es­ta­dos Uni­dos.

Fue frus­tran­te e in­dig­nan­te ver có­mo que­dó el al­ber­gue Be­ni­to Juá­rez en Ti­jua­na des­pués de un agua­ce­ro. Los im­pro­vi­sa­dos techos de plás­ti­co no aguan­ta­ron y las po­cas per­te­nen­cias que tra­je­ron los re­fu­gia­dos que­da­ron to­tal­men­te em­pa­pa­das. Ha­bía ni­ños en­fer­mos, gen­te sin za­pa­tos y, a unos me­tros, una fron­te­ra ca­si se­lla­da por Do­nald Trump.

La ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes ya han si­do tras­la­da­dos a otro al­ber­gue, con techos y más pro­te­gi­do. Otros se es­tán sal­tan­do el mu­ro, re­gre­san­do a sus paí­ses o ex­plo­ran­do una nue­va vi­da en Mé­xi­co. Mi­les de me­xi­ca­nos los han ayu­da­do du­ran­te to­do el tra­yec­to con ro­pa, co­mi­da, trans­por­te y dán­do­les áni­mo. Pe­ro me brin­can los gri­tos e in­sul­tos xe­no­fó­bi­cos que es­cu­ché de al­gu­nos, po­cos, en Ti­jua­na. Eso des­afi­na en un país, co­mo Mé­xi­co, que ha si­do ex­por­ta­dor de in­mi­gran­tes por dé­ca­das.

Y de ahí me fui a la Ciudad de Mé­xi­co a la to­ma de po­se­sión de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Más de 30 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos vo­ta­ron por un cam­bio y ya se sien­te.

Pe­ro, más que na­da, aho­ri­ta nos es­ta­mos tan­tean­do. Tan­tear es una pa­la­bra ma­ra­vi­llo­sa y apli­ca­dí­si­ma en es­tos días en Mé­xi­co. Es­ta­mos co­no­cien­do los lí­mi­tes del nue­vo go­bierno y, en al­gu­nos ca­sos, se es­tá ofre­cien­do (tem­po­ral­men­te) el be­ne­fi­cio de la du­da.

La po­lí­ti­ca es bru­tal. Na­die es­tá más so­lo en Mé­xi­co que un ex Pre­si­den­te. Pe­ro para sim­bo­lis­mos me que­do con la aper­tu­ra al pú­bli­co de la que fue­ra la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos (con una su­per­fi­cie 14 ve­ces más gran­de que la Ca­sa Blanca). Na­da co­mo ver, con tus pro­pios ojos, la des­co­ne­xión, los lu­jos y ex­ce­sos de los ex go­ber­nan­tes pa­ga­dos, por su­pues­to, con los im­pues­tos de to­dos los me­xi­ca­nos. ¿De ver­dad era ne­ce­sa­rio el ci­ne pri­va­do y un bún­ker de gue­rra? Lo nor­mal ha de­ja­do de ser­lo.

Así vi tres Mé­xi­cos de un ja­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.